¿Cuáles son los valores correctos del pH en la piscina?

Aunque el concepto de pH no es tan familiar como lo es el de la cloración, no es por ello menos importante. De hecho, un nivel de pH que no esté comprendido entre los 7,7 y 8, tal y como refleja el Real Decreto 742/2013, provoca que los agentes de desinfección no cumplan con su tarea con eficacia.

El pH óptimo para el agua de una piscina debe situarse en el rango 7,2-7,4, en el que afortunadamente el cloro es donde presenta su mayor efectividad.

Un agua ácida (pH inferior a 7,0) puede producir corrosión en los accesorios de la piscina, mientras que un pH demasiado alcalino (mayor de 7,8) favorecerá la formación de incrustaciones calcáreas así como una pérdida de efectividad del cloro. Cuando los valores estén por debajo de 6,0 y por encima de 9,0 se cerrará el vaso hasta la normalización del valor.

Comprar medidores de PH

Además los procesos de cloración tienden a modificar el pH del agua por lo que es necesario realizar un control sobre éste, incluso en algunos procesos de tratamiento de agua van unidos al control de pH.

En la actualidad, la medida del pH del agua es un procedimiento sumamente sencillo. Simplemente basta con introducir un electrodo en el agua y visualizar la medida directamente en el regulador.

Sin embargo, no conviene olvidar que, como en cualquier otra técnica analítica, para obtener una medida de pH correcta es necesario realizar una buena calibración del regulador.

Aun provocando un aumento del coste de la instalación es más óptimo realizar la regulación de forma automática, evitando la manipulación en piscinas de productos peligrosos, que no exista una exactitud en las mediciones y que el control no sea continuo, cosa que puede acarrear problemas al resto de la instalación.


Si necesitas más información relativa a los productos químicos para piscinas en Autocontrol Piscinas encontraras a los mejores profesionales, nosotros te ayudamos a buscarlos y que tengas el mejor servicio.

Comparte este artículo

Artículos relacionados