La responsabilidad en accidentes en las piscinas de uso colectivo y privadas comunitarias

Responsabilidad en accidentes ALT

Las normativas autonómicas que regulan la creación y el cuidado de las piscinas públicas y privadas comunitarias también especifican las medidas de seguridad que deben incorporar estas instalaciones para evitar todo tipo de accidentes. En este post vamos ver a qué tiene derecho la víctima de un siniestro en una instalación acuática, en qué casos y la importancia de contar con un seguro de responsabilidad civil que nos ofrezca una cobertura adecuada como responsables de la instalación.

Obligaciones en materia de seguridad en piscinas

En términos generales, estos reglamentos obligan a disponer de uno o varios socorristas, en función del número de piscinas que existan y las dimensiones de las mismas, y un botiquín visible y adecuadamente señalizado para poder localizarlo de inmediato en caso de accidente.

Pero por muchas precauciones que se tomen, muchas veces, los accidentes son inevitables. Cuando ocurren, en primer lugar, es imprescindible prestar a la víctima los primeros auxilios básicos según el tipo de accidente. Si se trata de una contusión conviene mover al accidentado lo menos posible y prestar especial atención a la zona cervical para evitar lesiones graves.

En caso de ahogo, hay que sacar a la víctima rápidamente del agua y posicionar la boca arriba. Si no respira se debe iniciar de inmediato la reanimación cardiopulmonar a la espera de que lleguen los servicios de urgencias, a los que hay que dar aviso tanto si se intuyen daños graves como si no.

Asumir responsabilidades

Tras el siniestro nos vienen varias cuestiones a la mente, como saber quién asume la responsabilidad  o si el accidentado tiene derecho a solicitar algún tipo de indemnización. El primer concepto que hay que aclarar para resolverlas son las circunstancias en las que se haya producido el incidente y comprobar si la piscina cumplía con todas las medidas de seguridad obligatorias.

En ocasiones es el propio accidentado el que ha podido provocar la situación por diversas razones. Por ejemplo, si accede a las instalaciones fuera del horario permitido o no cumple con las indicaciones o avisos presentes en las piscinas la responsabilidad en accidentes será únicamente suya.

Igualmente, si no se observa ningún tipo de irregularidad en el ámbito de la seguridad o el mantenimiento de la piscina ni ninguna negligencia por parte de los socorristas, se entiende que la comunidad de vecinos o la empresa que gestiona la instalación no tienen por qué asumir la responsabilidad ni indemnizar a la víctima.

Derecho a indemnización

Sin embargo, si se concluye que los daños o lesiones pueden imputarse a un estado de conservación deficiente de la piscina en sí, de las instalaciones anejas a la misma o de una negligencia cometida por el personal asalariado de la comunidad,  se aplicará la responsabilidad civil comunitaria frente a terceros.

En las piscinas públicas, el último en responder será el ayuntamiento o la fundación municipal responsable de las instalaciones deportivas. El gerente o titular de la concesión de la piscina, e incluso el socorrista si ha cometido alguna negligencia, se verán obligados a responder y hacer frente al pago de la indemnización a la víctima, en caso de que ésta fuera concedida, y no contaran con un seguro de responsabilidad civil o un seguro de tipo multirriesgo para la instalación.

En el caso de las piscinas privadas comunitarias, la Ley de Propiedad Horizontal no obliga a disponer ningún tipo de seguro de responsabilidad civil, pero es muy recomendable contratar uno. La razón fundamental es que, si no se posee, si acontece algún tipo de siniestro que pueda imputarse a la comunidad, serán los propietarios de las viviendas los que tendrán que hacer frente al pago de la correspondiente indemnización.

El accidentado debe tener en cuenta que, si considera que tiene derecho a recibir dicha indemnización, deberá localizar a un responsable de la piscina para poder rellenar los formularios de queja correspondientes.

Si no puede cumplimentarlos en el momento del accidente debido a las lesiones, deberá hacerlo lo antes posible, o una persona debidamente autorizada para hacerlo en su nombre, detallando el incidente y completando la reclamación con un parte médico.

No te olvides de contratar el seguro para tu piscina.

Solicita presupuesto a través de Autocontrol Piscinas y las principales empresas de seguros se pondrán en contacto contigo para ofrecerte la mejor solución. Es gratis y sin compromiso.

Comparte este artículo

Artículos relacionados