Los elevadores de piscina, un elemento fundamental para la accesibilidad de tu instalación

Ya hemos hablado de las bondades de la piscina como medio idóneo para el ejercicio. Estas ventajas son también aplicables a las personas que sufren algún tipo de discapacidad física, por tanto, en Autocontrol Piscinas tenemos especial interés en mostrar equipamientos que permitan a este sector de la población disfrutar de la natación. Los elevadores de piscinas.

Existen varias opciones de accesibilidad, dependiendo de si su uso va a ser frecuente o puntual, del tamaño, de la capacidad y el presupuesto que le dediques de las que ya hablamos en el post ‘Accesibilidad en piscinas para personas con discapacidad física‘.

Una de las opciones más seguras son los elevadores para piscinas. Vamos a ver las principales características a  tener en cuenta si estás valorando en instalar uno.

¿Qué son los ascensores de piscina?

Se trata de un sistema de elevación que permite a un usuario con movilidad reducida acceder al interior de la piscina a través de una silla conectada a un brazo articulado.

Elementos y características a valorar a la hora de instalar un elevador de piscina:

Material: El mástil, estructura que soporta todo el peso del elevador, debe estar construido con materiales resistentes a la oxidación, tanto del agua como del cloro y la sal, así como al deterioro producido por las inclemencias del tiempo.

Se aconseja evitar lo materiales plásticos que no resistan los rayos UVA. Los materiales más apropiados son el aluminio y el acero inoxidable. Este último además ofrece mayor dureza, peso y resistencia, siendo la opción más indicada.

mastil

Comodidad: la silla es la otra parte fundamental ya que es donde se sentará el usuario. Su diseño debe ser ergonómico, adaptado a la forma de la columna vertebral sin dejar de ser cómodo. Si además, está realizado con materiales ligeros y flexibles como resinas o plásticos homologados para exteriores, supondrá un menor esfuerzo de la estructura motriz, lo que redundará en la durabilidad.

silla

Seguridad: Además de las certificaciones europeas que existen para estos productos, es aconsejable que cumpla con requisitos que garanticen la seguridad del que los use. Asegúrate que tiene como mínimo un punto donde cogerse y que tenga un reposapiés para conseguir mayor estabilidad durante la transferencia.

Anclaje: existen elevadores fijos y móviles. Ambas opciones son seguras, pero si piensas darle un uso puntual, el elevador móvil es la mejor opción. Algunos funcionan con patas o contrapesos.

Portatil

También los encontrarás con anclajes, los cuales requieren de una pequeña base atornillada a la base de cemento del borde de la piscina, por ello ofrece mayor estabilidad y son una opción segura.

Fija

Recorrido: No todas las piscinas son iguales, por lo que deberás asegúrate que el elevador puede adaptarse a los diversos niveles de agua, permitiendo al usuario acceder sin quedarse a medio camino.

Autonomía y conexión: la mayoría de elevadores funcionan con baterías eléctricas o con presión hidráulica. En el caso de las baterías, dependerás de su nivel de carga, de tener un enchufe cerca y de la calidad de la propia batería.

Por otra parte, las que funcionan con presión hidráulica demuestran ser más versátiles. Únicamente necesita con una conexión de manguera. Al abrir el paso, la manguera transfiere el agua que dará la presión suficiente para activar el mecanismo de elevación.

Consulta a profesionales antes de tomar una decisión de compra. En Autocontrol Piscinas encontrarás una gran selección de elevadores para tu piscina. Pincha aquí o ponte en contacto con nosotros para más información.

 

Comparte este artículo

Artículos relacionados