normativa-piscinas-canarias

Comparativa Normativa Piscinas Canarias D. 212/2005 y RD 742/2013

En este post realizamos una comparativa entre las Normativas de Piscinas de uso público de Canarias (Decreto 212/2005) y la Normativa de ámbito nacional (Real Decreto 742/2013).

OBJETO

Decreto 212/2005

Artículo 1. – Objeto.
El presente Reglamento tiene por objeto regular:
a) Las condiciones higiénico-sanitarias de las piscinas de uso colectivo, la seguridad de sus instalaciones y servicios, la calidad sanitaria de su agua y el tratamiento de ésta.
b) El régimen de autorización, vigilancia, control e inspección sanitaria de las piscinas de uso colectivo.

Real Decreto 742/2013

Artículo 1. – Objeto.
Este real decreto tiene por objeto establecer los criterios básicos técnicosanitarios de la calidad del agua y del aire de las piscinas con la finalidad de proteger la salud de los usuarios de posibles riesgos físicos, químicos o microbiológicos derivados del uso de las mismas.

NOTA 1
Los criterios técnico-sanitarios de la calidad del agua y del aire de las piscinas regulados por el Real Decreto 742/2013 tienen carácter básico, estableciendo unos requisitos mínimos que deben ser cumplidos en todos sus extremos.
El Decreto 212/2005 tiene un objeto más amplio que el del RD, regulando cuestiones como la seguridad y el régimen de autorización o algunos aspectos de la calidad del agua no recogidos en la norma estatal y que por tanto siguen siendo de aplicación, si bien sólo a las piscinas incluidas en su ámbito de aplicación. En cuanto a los aspectos regulados por ambas normas, la Disposición Derogatoria única del RD 742/2013 no hace derogaciones expresas, si bien establece que quedan derogadas “cuantas disposiciones de igual o inferior rango se opongan a lo establecido en este real decreto”; por tanto, el contenido del Decreto 212/2005 sigue siendo aplicable, salvo que se oponga a lo establecido en el Real Decreto, debiendo respetarse aquellos aspectos en los que la normativa autonómica
establece niveles de protección más altos que la normativa básica estatal.
En este documento se trata de aclarar, tras la entrada en vigor del RD 742/2013, la aplicación de la normativa sanitaria en las piscinas de la Comunidad Autónoma de Canarias.

DEFINICIONES

Decreto 212/2005

Artículo 2.1. Piscina: es el vaso o conjunto de vasos artificiales destinados al baño colectivo,
así como los servicios e instalaciones complementarios, necesarios para garantizar su funcionamiento.
Artículo 2.2. Piscina de uso colectivo: las que no son de uso exclusivamente unifamiliar, independientemente de que se encuentren ubicadas en comunidades de propietarios, establecimientos turísticos, sociedades, clubes, instituciones deportivas, centros de enseñanza y las de las administraciones públicas, tanto de titularidad pública
como privada, destinadas al baño colectivo, ya sea con fines recreativos, deportivos o de rehabilitación.

Real Decreto 742/2013

Artículo 2.1. Piscina: Instalación formada por un vaso o un conjunto de vasos destinados al baño, al uso recreativo, entrenamiento deportivo o terapéutico, así como las construcciones complementarias y servicios necesarios
para garantizar su funcionamiento. Pueden ser descubiertas, cubiertas o mixtas.
Artículo 2.2. Piscina de uso público: Aquellas piscinas abiertas al público o a un grupo definido de usuarios, no destinada únicamente a la familia e invitados del propietario u ocupante, con independencia del pago de un
precio de entrada. Podrán ser:
a) Tipo 1. Piscinas donde la actividad relacionada con el agua es el objetivo principal, como en el caso de piscinas públicas, de ocio, parques acuáticos o spas.
b) Tipo 2. Piscinas que actúan como servicio suplementario al objetivo principal, como en el caso de piscinas de hoteles, alojamientos turísticos, camping o terapéuticas en centros sanitarios, entre otras.
Artículo 2.3. Piscinas de uso privado: Aquellas piscinas destinadas únicamente a la familia e invitados del propietario, u ocupante, incluyendo el uso relacionado con el alquiler de casas para uso familiar.
a) Tipo 3A: Piscinas de comunidades de propietarios, casas rurales o de agroturismo, colegios mayores o similares.

Decreto 212/2005

Artículo 2.3. Piscina unifamiliar: es la piscina utilizada por una unidad familiar.

Real Decreto 742/2013

b) Tipo 3B: Piscinas unifamiliares

NOTA 2
El Decreto 212/2005 clasificaba las piscinas en uso colectivo y unifamiliares (excluidas del ámbito de aplicación). El RD 742/2013 establece distinción entre el uso público y privado: la adecuada clasificación de las piscinas es importante, ya que el régimen de aplicación del Real Decreto (artículo 3), va a depender de ésta.
A continuación, se incluyen en cada uno de los tipos de piscina que establece el RD, los establecimientos más frecuentemente registrados en el RPI:
– Tipo 1: aquellas de uso público en las que la actividad relacionada con el agua es el objetivo principal. Ejemplos: piscinas públicas, de ocio, parques acuáticos, spas…
– Tipo 2: aquellas de uso público que actúan como servicio suplementario al objetivo principal. Ejemplos: hoteles, alojamientos turísticos (apartamentos, apartoteles), camping, terapéuticas en centros sanitarios, colegios, comunidades de propietarios con explotación turística…
– Tipo 3A: destinadas únicamente a la familia e invitados del propietario, u ocupante, incluyendo el uso relacionado con el alquiler de casas para uso familiar, excepto las piscinas unifamiliares. Ejemplos: comunidades de propietarios; casas rurales o de agroturismo; colegios mayores, clubes privados (salvo que admitan la entrada de no propietarios mediante pago, o que se usen para celebrar cursos, competiciones u otras actividades en las que puedan acceder
otras personas)…
– Tipo 3B: piscinas unifamiliares.

Decreto 212/2005

Artículo 2.4. Piscina de baño termal: es aquella en la que el agua de alimentación del vaso ha sido declarada termal por la Administración competente.

Real Decreto 742/2013

Artículo 2.5. Vaso de agua termal o mineromedicinal: Vaso cuya agua de alimentación ha sido declarada mineromedicinal o termal por la autoridad competente y no está tratada químicamente, ubicada en una estación termal y utilizada exclusivamente para tratamientos médico-termales.

Decreto 212/2005

Artículo 2.5. Piscina natural: es aquella en la que el agua de alimentación del vaso es agua de
mar, está ubicada junto a la costa y su sistema de renovación del agua está asociado a los movimientos
de las mareas.

Real Decreto 742/2013

Artículo 2.4. Piscina natural: Aquella en la que el agua de alimentación del vaso es agua costera o continental, está ubicada junto a su medio natural, y la renovación del agua está asociada al movimiento natural de mareas o cursos de ríos y se encuentra dentro del ámbito de aplicación del Real Decreto 1341/2007, de 11 de octubre, sobre la gestión de la calidad de las aguas de baño.

Decreto 2012/2005

Artículo 2.6. Piscina de hidromasaje: es aquella en la que el agua en el vaso está sometida a agitación constante y recirculación a través de chorros de alta velocidad o por inyección de aire (jacuzzis, bañeras de hidromasaje, tratamientos con chorro a presión, etc).

No se hace referencia en el Real Decreto 742/2013

Decreto 212/2005

Artículo 2.7. Piscina cubierta: es la piscina en la que todos los elementos que la integran se encuentran en recinto cubierto y los vasos pueden tener el agua a distintas temperaturas.

No se contempla en el Real Decreto 742/2013

Decreto 212/2005

Artículo 2.8. Parque acuático: es la piscina de uso colectivo ubicada en un recinto acotado con control de acceso público y formada por un conjunto de vasos artificiales dotados de instalaciones recreativas acuáticas, sujetas a normativa específica, tales como “piscina de olas”, ríos que simulan torrentes, “rafting”, toboganes vertiginosos, juegos de velocidad y otras actividades y juegos en el agua que, por sus características y las particularidades de su uso, entrañan un riesgo añadido al del simple baño y la natación. Dispone también de los servicios y las instalaciones complementarias necesarias para garantizar su funcionamiento.

No se hace referencia en el Real Decreto 742/2013

Decreto 212/2005

Artículo 2.9. Vaso: es la estructura o receptáculo que contiene el agua destinada al baño.

Real Decreto 742/2013

Artículo 2.6. Vaso: Estructura constructiva que contiene el agua destinada a los usos previstos en el apartado 1.

Decreto 212/2005

Artículo 2.10. Vaso climatizado: es aquel en el que el agua ha sido sometida a un proceso de calentamiento.

Real Decreto 742/2013

Artículo 2.7. Vaso climatizado: Vaso sometido a un proceso de calentamiento, con el fin de regular su temperatura.

Decreto 212/2005

Artículo 2.11. Andén: es la superficie horizontal impermeable y antideslizante que circunda el vaso y que permite el acceso al mismo.

No se contempla en el Real Decreto 742/2013

Decreto 212/2005

Artículo 2.12. Solarium: es la zona contigua al andén, destinada al descanso y esparcimiento
de los usuarios.

No se hace referencia en el Real Decreto 742/2013

Decreto 212/2005

Artículo 2.13. Agua de alimentación: es el agua utilizada para el llenado del vaso.

No se contempla en el Real Decreto 742/2013

Decreto 212/2005

Artículo 2.14. Agua recirculada: es el agua procedente del vaso que es enviada al sistema de tratamiento y desinfección del mismo.

No se hace referencia en el Real Decreto 742/2013

Decreto 212/2005

Artículo 2.15. Titular de piscina de uso colectivo: es la persona física o jurídica, pública o privada, propietaria de una piscina de uso colectivo. En el caso de que la piscina sea explotada por persona física o jurídica distinta del propietario, será titular a los efectos de este Reglamento quien asuma su explotación.

Real Decreto 742/2013

Artículo 2.8. Titular: Persona física o jurídica, pública o privada o comunidad de propietarios que sea propietaria de la piscina, responsable del cumplimiento de este real decreto. En el caso de que la piscina sea explotada por persona física o jurídica diferente del propietario, será titular a los efectos de la explotación en relación con este real decreto quien asuma dicha explotación.

Decreto 212/2005

Artículo 2.16. Aforo: es el número máximo de usuarios que pueden utilizar al mismo tiempo
los vasos, sin que se derive un aumento del riesgo para su salud y seguridad. El aforo de un
vaso se calculará a razón de un usuario por cada cuatro metros cuadrados de superficie de lámina
de agua, exceptuando los vasos infantiles y los de rehabilitación.

No se hace referencia en el Real Decreto 742/2013

Decreto 212/2013

Artículo 2.17. Valor paramétrico: nivel mínimo o máximo fijado para cada uno de los parámetros a controlar.

No se contempla en el Real Decreto 742/2013

Real Decreto 742/2005

Artículo 2.9. Sistema semiautomático de tratamiento: Aquel en que la dosificación de los productos químicos se realiza de forma no manual, mediante un equipo programable sin medición en continuo de ningún parámetro.
Artículo 2.10. Sistema automático de tratamiento: Aquel en que la dosificación de los productos químicos se realiza de forma no manual, mediante un equipo programable y asociada a la medición en continuo de algún parámetro.

Artículo 2.11. Autoridad competente: Órganos de las comunidades autónomas y ciudades de Ceuta y Melilla y de las administraciones locales en el ámbito de sus competencias.

No se hace referencia en el Decreto 212/2013

ÁMBITO DE APLICACIÓN

Decreto 212/2005

Artículo 3.

1. Las disposiciones contenidas en este Reglamento, así como las que se dicten en su desarrollo, son de aplicación a todas las piscinas de uso colectivo, excepto a las siguientes:
a) Las piscinas de uso exclusivamente unifamiliar.
b) Las piscinas de baños termales.
c) Las piscinas naturales.
d) Las piscinas de hidromasaje y las de rehabilitación con hidromasaje.

Real Decreto 742/2013

Artículo 3.

1. Este real decreto se aplicará a cualquier piscina de uso público instalada en el territorio español o bajo bandera española.
2. En el caso de las piscinas de uso privado de tipo 3A deberán cumplir, como mínimo, lo dispuesto en los artículos 5, 6, 7, 10, 13 y 14.d), e) y f). La autoridad competente podrá exigir el cumplimiento de las restantes disposiciones de este real decreto; en tal caso, deberá comunicarlo al Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad antes de los 12 meses siguientes a la entrada en vigor de este real decreto.
3. Para las piscinas de uso privado de tipo 3B deberán cumplir lo dispuesto en el artículo 13.
4. Se excluyen del ámbito de aplicación de este real decreto:
a) Las piscinas naturales.
b) Los vasos termales o mineromedicinales.

NOTA 3
Los ámbitos de aplicación de ambas normas no son exactamente iguales, siendo las diferencias las siguientes:
– El Decreto 212/2005 excluye de su ámbito las piscinas de hidromasaje, incluidas expresamente en el del RD 742/2013.
– El RD 742/2013, dispone para las piscinas tipo 3A y tipo 3B, el cumplimiento obligatorio de sólo unos determinados artículos, dejando a disposición de las Comunidades Autónomas la potestad de exigir el resto. Hasta el momento, la autoridad competente no ha exigido el resto de disposiciones del RD, por lo que a esas piscinas les será exigible sólo lo dispuesto en los artículos 3.2 y 3.3 del RD 742/2013, respectivamente.
Además hay que tener en cuenta que en el caso de instalaciones que produzcan aerosoles, será también de aplicación el RD 865/2003, de 4 de julio, por el que se establecen los criterios higiénico-sanitarios para la prevención y control de la legionelosis.
A continuación se incluye un cuadro con la aplicación de estas tres normas en función del tipo de piscina de que se trate:

Tipos de vasos piscinas Canarias

 

Decreto 212/2005

Artículo 3.2. La piscina que cuente con vasos multiusos deberá cumplir la normativa específica aplicable para cada uno de ellos.

No se hace referencia en el Real Decreto 742/2013

NOTA 4
Esto implica que los vasos con distintas usos, deberán cumplir con todas las normas que le son de aplicación. A modo de ejemplo, un vaso recreativo de agua climatizada debe cumplir lo establecido en el Decreto 212/2005 y en el RD 742/2013. En caso de que se le añadan unos dispositivos de hidromasaje que produzcan aerosoles, deberá cumplir, además, con lo establecido en el RD 865/2003.

Decreto 212/2005

Artículo 4.- Construcción.
1. La construcción y diseño de todos los servicios e instalaciones comprendidos en el recinto de las piscinas no supondrá riesgo para la salud de los usuarios, responderá a su seguridad y permitirá su conservación en buen estado y limpieza.
2. Los suelos serán de material impermeable, antideslizante y contarán con sistemas de evacuación que eviten encharcamientos.
3. Las superficies serán lisas, sin aristas vivas y de materiales resistentes a los productos químicos utilizados en su limpieza y desinfección.
4. Todos los elementos metálicos que se empleen deberán ser resistentes a la acción del agua y a la de los productos químicos que se utilicen.
5. Las instalaciones contarán con los dispositivos adecuados para efectuar la limpieza y desinfección de todas las zonas.

No existe comparativa con el Real Decreto 742/2013

Decreto 212/2005

Artículo 5.- Solarium.
1. El solarium será de un material antideslizante que permita su correcta limpieza y adecuado mantenimiento.
2. Podrán existir áreas de césped en el solarium, siempre que su estado de mantenimiento y conservación no constituya un riesgo para la salubridad y seguridad de las instalaciones.
3. Podrá haber arena en zonas delimitadas del solarium, siempre que no entre en contacto con el agua del vaso. En el caso de que la arena entre en contacto con la zona de pies descalzos se instalarán pediluvios que desaguarán en la red de saneamiento y que serán paso obligado para el bañista antes de la inmersión.

No se contempla en el Real Decreto 742/2013

Decreto 212/2005

Artículo 6.- Duchas.
1. En el entorno de la piscina se instalará una ducha por cada treinta usuarios del aforo, no pudiendo ser su número inferior a dos.
2. El agua de las duchas tendrá la calificación de apta para el consumo humano.
3. El diseño de las duchas impedirá que se formen encharcamientos a su alrededor y el paso del agua al interior del vaso; los materiales serán inoxidables; el suelo antideslizante y estarán provistas de sistema de apertura-cierre con mecanismo temporizado.
4. Las duchas estarán siempre en buen estado de conservación y de limpieza y serán tratadas, al menos una vez al año, mediante operaciones de limpieza, desincrustación y desinfección destinadas a la prevención y control de la legionelosis.
5. Las duchas desaguarán directamente a la red de saneamiento.

No se hace referencia en el Real Decreto 742/2013

Decreto 212/2005

Artículo 7.- Flotador salvavidas.
1. En toda piscina habrá como mínimo un flotador salvavidas junto a cada vaso, en lugar visible
y accesible, excepto en los vasos clasificados como infantiles o de chapoteo.

2. Los salvavidas estarán provistos de una cuerda cuya longitud permita alcanzar cualquier
punto del vaso.

No existe comparativa con el Real Decreto 742/2013

Decreto 212/2005

Artículo 8.- Recipientes de residuos sólidos.
En todas las piscinas habrá recipientes para el depósito de residuos sólidos distribuidos a lo largo del solarium, que permitan su utilización de forma cómoda por los usuarios.

No se contempla en el Real Decreto 742/2013

Decreto 212/2005

Artículo 9.- Vestuarios y aseos.
1. Las piscinas dispondrán de vestuarios y aseos diferenciados por sexos con los siguientes
elementos:
a) Estarán construidos con materiales impermeables, tendrán ventilación suficiente, natural o forzada al exterior y estarán siempre en buen estado de conservación y limpieza.
b) Contarán con agua apta para el consumo humano, caliente y fría, papel higiénico, jabón cosmético con dosificador y toallas de un solo uso o secador de manos.
c) Los vestuarios contarán como mínimo, con una ducha y una cabina por cada cincuenta personas de aforo o fracción. Dispondrán de taquillas o colgadores y bancos o asientos individuales.
d) Los aseos contarán como mínimo, con un retrete y un lavabo por cada cuarenta personas de aforo o fracción. Un setenta por ciento de los retretes masculinos podrá sustituirse por urinarios de descarga automática.
2. Los grifos, duchas y conducciones deberán ser tratados, al menos, una vez al año, mediante operaciones de limpieza, desincrustación y desinfección destinadas a la prevención y control de la legionelosis.
3. En las piscinas de alojamientos turísticos destinadas al uso exclusivo de clientes y en las de las comunidades de propietarios no es obligatoria la existencia de vestuarios. Solamente habrán de contar, como mínimo, con un aseo provisto de lavabo y retrete en las inmediaciones del vaso.

No se hace referencia en el Real Decreto 742/2013

Decreto 212/2005

Artículo 10.- Piscinas cubiertas.
1. En las piscinas cubiertas el recinto dispondrá de las instalaciones necesarias que permitan la renovación constante del aire, con una humedad relativa entre el cincuenta y cinco y el setenta por ciento.
2. Las piscinas cubiertas dispondrán de los aparatos necesarios para medir la humedad relativa del aire y la temperatura ambiente.

Real Decreto 742/2013

Artículo 10.2. El aire del recinto de los vasos cubiertos o mixtos y en las salas técnicas, no deberá entrañar un riesgo para la salud de los usuarios y no deberá ser irritante para los ojos, piel o mucosas y deberá cumplir con los requisitos que se especifican en el anexo II.

NOTA 5
En las TABLAS 2 y 3, se comparan los parámetros de calidad del agua de los vasos y ambientales de las piscinas cubiertas, respectivamente, según lo dispuesto en el Anexo 1 del Decreto 212/2005 y en los Anexos I y II del Real Decreto 742/2013, incluyéndose una columna final con los valores de cumplimiento que quedarían para cada uno de los parámetros. Se ha sombreado, para cada parámetro, los preceptos aplicables, señalándose las particularidades de los vasos de hidromasaje.

Decreto 212/2005

Artículo 11.- Sala de máquinas.
1. La sala de máquinas es el local en el que se ubican los equipos de tratamiento del agua. Sus dimensiones serán tales que, instalados los equipos de tratamiento, permitan el desarrollo de las tareas de mantenimiento.
2. Las especificaciones técnicas de los equipos estarán en la sala a disposición del personal de mantenimiento de la piscina y de la autoridad sanitaria.
3. La sala de máquinas deberá cumplir los siguientes requisitos:
a) Fácil acceso.
b) Buena ventilación.
c) Contar con los dispositivos necesarios para efectuar la limpieza.
d) Disponer de sistema de evacuación de líquidos que evite encharcamientos.
e) Entrada restringida a personas autorizadas.

No se contempla en el Real Decreto 742/2013

Decreto 212/2005

Artículo 12.- Almacén de productos químicos.
1. El almacén de productos químicos es el lugar en el que se guardan los productos químicos utilizados para el tratamiento del agua y de las instalaciones. Deberá estar separado físicamente de cualquier otra zona. El diseño permitirá su fácil limpieza.
2. En el almacén los productos deberán estar ordenados, envasados, tapados y etiquetados de manera que no entrañen riesgos para la seguridad y sin perjuicio del cumplimiento de las disposiciones aplicables a las sustancias y preparados peligrosos y biocidas.
3. El almacenamiento de los productos químicos deberá cumplir los siguientes requisitos:
a) Fácil acceso y alejado de zonas en las que se puedan producir encharcamientos.
b) Buena ventilación.
c) Provisto de dispositivos para la recogida de posibles derrames de productos químicos.
d) Dotado de un sistema de cierre accesible exclusivamente para el personal autorizado.

No existe comparativa con el Real Decreto 742/2013

Decreto 212/2005

Artículo 13.- Instalaciones eléctricas.
Las instalaciones eléctricas cumplirán con lo establecido en el vigente Reglamento Electrotécnico para Baja Tensión y en lo previsto en las Instrucciones Técnicas Complementarias que regulan las instalaciones eléctricas para piscinas y en las demás disposiciones que resulten de aplicación.

No se contempla en el Real Decreto 742/2013

Decreto 212/2005

Artículo 14.- Accesibilidad.
Será de aplicación a las piscinas objeto de este Reglamento y a sus instalaciones la normativa vigente sobre accesibilidad y supresión de barreras físicas y de la comunicación.

No se hace referencia en el Real Decreto 742/2013

Decreto 212/2005

Artículo 15.- Clasificación.
1. A los efectos de este Reglamento los vasos se clasifican en:
a) Vasos infantiles o de chapoteo: son los destinados a usuarios menores de seis años. Serán independientes de otros vasos en cuanto a su estructura y sistema de tratamiento y desinfección. Su emplazamiento estará dispuesto de manera que los niños no puedan acceder involuntariamente a otros vasos. Su profundidad máxima será de cincuenta
centímetros.
b) Vasos recreativos: son los destinados al baño y la natación.
c) Vasos deportivos o de competición: son los destinados a la práctica de deportes náuticos o realización de competiciones (natación y saltos).
d) Vasos de rehabilitación: son los destinados a la realización de ejercicios con fines terapéuticos.
2. Todo vaso, independientemente de su calificación, podrá ser climatizado.
3. Los vasos que se destinen a uso deportivo o de competición podrán adaptar sus características a lo determinado por las normas de los organismos deportivos nacionales o internacionales para la práctica de cada deporte.
4. Los vasos de rehabilitación podrán incorporar a su estructura los elementos y condiciones necesarios para el desempeño de la actividad a la que están destinados.

Real Decreto 742/2013

Artículo 2.6, párrafo 2º.
Los vasos podrán ser:
a) Polivalentes, de enseñanza, de chapoteo, de recreo o de natación.
b) Fosos de saltos.
c) De hidromasaje: Con chorros de aire o agua.
d) Terapéuticos: Para usos médicos o rehabilitación.

Decreto 212/2005

Artículo 16.- Construcción del vaso.
1. La construcción del vaso de la piscina garantizará la estabilidad, resistencia y estanqueidad de su estructura.
2. Los materiales o productos de construcción en contacto con el agua de la piscina no trasmitirán sustancias o propiedades que alteren su calidad.

No existe comparativa con el Real Decreto 742/2013

Decreto 212/2005

Artículo 17.- Paredes y fondo.
1. Las paredes y el fondo del vaso serán de color claro, con vértices redondeados y revestidas de material de fácil limpieza y desinfección, impermeable y resistente a los reactivos utilizados en el tratamiento del agua y antideslizante.
2. En el fondo del vaso existirá un sistema de desagüe de fondo o de gran paso, correctamente diseñado para permitir la evacuación rápida de la totalidad del agua por gravedad o por medio de bombas de extracción. El desagüe estará protegido mediante los dispositivos de seguridad necesarios para evitar posibles accidentes e instalado de forma que no pueda ser extraído por los usuarios.
El desagüe estará formado por dos sumideros de fondo conectados a una única línea, con el fin de evitar turbulencias y efectos de succión que puedan ser causa de accidentes.

No se contempla en el Real Decreto 742/2013

Decreto 212/2005
Artículo 18.- Pendiente.
1. Los vasos podrán tener una pendiente máxima del diez por ciento hasta llegar a uno con cuarenta metros de profundidad. A partir de esa profundidad los cambios de pendiente no serán bruscos, sino progresivos y moderados y estarán señalizados, al igual que los puntos de máxima y mínima profundidad, de manera que sean claramente visibles para el usuario, tanto desde el exterior como desde el interior del vaso.
2. Los vasos que tengan distintos niveles de lámina de agua o los diseñados de tal modo que se simule la prolongación visual indefinida de la lámina de agua dispondrán de elementos de protección y señalización que garanticen la seguridad de los bañistas en los puntos de cambio de nivel.

No se hace referencia en el Real Decreto 742/2013

Decreto 212/2005

Artículo 19.- Andén.
El andén que rodea el vaso tendrá la consideración de zona de pies descalzos; su superficie será continua y de material antideslizante e impermeable que permita su correcta limpieza y adecuado mantenimiento y su diseño impedirá el retorno del agua de encharcamientos o de limpieza al vaso.

No existe comparativa con el Real Decreto 742/2013

Decreto 212/2005

Artículo 20.- Rebosadero.
1. Los vasos dispondrán de un rebosadero perimetral para la depuración uniforme de la totalidad de la lámina superficial de agua.
2. La canaleta en la que se recoge el agua deberá ser accesible para facilitar su limpieza y mantenimiento y en el caso de que sea transitable irá cubierta por una rejilla de material no astillable, indeformable y antideslizante.
3. El agua en el vaso alcanzará en todo momento el nivel necesario para garantizar un óptimo funcionamiento del sistema de tratamiento del agua.

No se contempla en el Real Decreto 742/2013

Decreto 212/2005

Artículo 21.- Escaleras y rampas.
1. En las piscinas de uso colectivo existirá una escalera o rampa de acceso al vaso cada quince metros o fracción, excepto en los vasos infantiles o de chapoteo. La medición tendrá en cuenta el ancho del vaso. En ningún caso el número de escaleras o rampas podrá ser inferior a dos.
2. Los puntos de acceso estarán situados preferentemente en los ángulos del vaso o equivalentes y en los cambios de pendiente del fondo. Estarán provistos de pasamanos de seguridad y deberán alcanzar bajo el agua la profundidad suficiente para salir con comodidad del vaso. Serán de material inoxidable y de fácil limpieza y desinfección. Las escaleras tendrán peldaños antideslizantes y sin aristas vivas.
3. Los vasos con un tramo ciego que dificulte o impida la instalación de una escalera o rampa estarán provistos de un asidero continuo por encima de la lámina de agua, que permita garantizar la seguridad de los usuarios.

No se hace referencia en el Real Decreto 742/2013

Decreto 212/2005

Artículo 22.- Toboganes y deslizadores.
1. Los toboganes y deslizadores serán de material inoxidable, lisos y no presentarán juntas ni solapas que puedan producir lesiones a los usuarios. Las escaleras de acceso tendrán una inclinación moderada, contarán con pasamanos de seguridad y peldaños antideslizantes, sin aristas vivas. Los vasos en los que se instalen deberán contar con la profundidad adecuada. La zona de caída estará convenientemente señalizada y acotada para que su utilización no entrañe riesgo para los usuarios.
2. Los trampolines, las palancas, las plataformas y las torres de salto sólo podrán ubicarse en los vasos deportivos o destinados a saltos.

No existe comparativa con el Real Decreto 742/2013

Decreto 212/2005

Artículo 23.- Agua de alimentación.
1. En caso de que el agua de alimentación del vaso no proceda de la red de distribución de agua de consumo humano se dispondrá de autorización otorgada por la Administración pública competente.
2. La entrada de agua de alimentación a los vasos deberá contar con dispositivos antirreflujo que impidan el retorno del agua.

No se contempla en el Real Decreto 742/2013

Decreto 212/2005

Artículo 23.3. El agua de alimentación será filtrada y desinfectada antes de su entrada al vaso.

Real Decreto 742/2013

Artículo 6.2. El agua de recirculación de cada vaso deberá estar, al menos, filtrada y desinfectada antes de entrar en el vaso, al igual que el agua de alimentación si no procede de la red de distribución pública.

NOTA 6
Para todas las piscinas de Canarias, excepto para las de uso exclusivo como hidromasaje, el agua debe ser filtrada y desinfectada antes de su entrada al vaso, independientemente del origen del agua de alimentación. En el caso de los vasos de hidromasaje se atenderá a lo dispuesto en el RD 742/2013 al no serles de aplicación el Decreto 212/2005, si bien en este caso, el agua del vaso debe cumplir los requisitos de pH y desinfectante residual indicados en la tabla 2, más restrictivos que los establecidos para el agua de consumo humano, por lo que sólo en el caso de que puedan garantizarse que el agua de consumo cumple con estos requisitos podrá realizarse el llenado de los vasos de hidromasaje directamente.

Decreto 212/2005

Artículo 24.- Calidad del agua.
1. El agua de los vasos deberá cumplir los criterios de calidad establecidos en el anexo 1 del presente Reglamento y contendrá desinfectante residual en todo momento.

Real Decreto 742/2013

Artículo 10.1. El agua del vaso deberá estar libre de organismos patógenos y de sustancias en una cantidad o concentración que pueda suponer un riesgo para la salud humana, y deberá cumplir con los requisitos que se especifican en el anexo I.
El agua del vaso deberá contener desinfectante residual y tener poder desinfectante.

NOTA 5
En las TABLAS 2 y 3, se comparan los parámetros de calidad del agua de los vasos y ambientales de las piscinas cubiertas, respectivamente, según lo dispuesto en el Anexo 1 del Decreto 212/2005 y en los Anexos I y II del Real Decreto 742/2013, incluyéndose una columna final con los valores de cumplimiento que quedarían para cada uno de los parámetros. Se ha sombreado, para cada parámetro, los preceptos aplicables, señalándose las particularidades de los vasos de hidromasaje.

NOTA 7
Se llama la atención sobre la novedad que introduce el Real Decreto al establecer que el agua del vaso deberá tener poder desinfectante, si bien en concordancia con el artículo 26.4 del Decreto 212/2005, que establecía que los tratamientos de desinfección y de regulación del pH estarán estrechamente relacionados.
Se incluye a continuación un gráfico sobre la curva de ionización del HOCl en función del pH donde se visualiza claramente la importancia del valor del pH en el equilibrio entre el HOCl y el OCl¯, y por tanto en la desinfección.

 

Decreto 212/2005

Artículo 24.2. Cuando el resultado de los análisis demuestre una alteración no aceptable de la calidad del agua de baño, se adoptarán las medidas correctoras oportunas y se repetirá el análisis para la comprobación de la corrección de los parámetros alterados.
Artículo 24.3. Para el mantenimiento de los criterios de calidad del agua deberá procederse, cuando sea necesario, al vaciado total o parcial del vaso y, en todo caso, cuando lo ordene la autoridad sanitaria.

Real Decreto 742/2013

Artículo 12. Situaciones de incumplimiento.
1. Las situaciones de incumplimiento serán aquellas en las que no se cumpla lo dispuesto en el anexo I, II o III. Una vez detectada la situación de incumplimiento, el titular investigará inmediatamente el motivo de la misma, adoptando las medidas correctoras oportunas y en su caso las medidas preventivas para que no vuelva a ocurrir. La autoridad competente, si así lo dispone, será informada del incumplimiento. Dicha comunicación podrá ser realizada
por medios electrónicos.
2. El titular realizará una comprobación de que los motivos del incumplimiento se han corregido correctamente. En su caso lo comunicará a los usuarios y autoridad competente.
3. El vaso deberá ser cerrado al baño, hasta que se normalicen sus valores, al menos, en las siguientes situaciones:
a) Cuando el titular o la autoridad sanitaria considere que existe de forma inminente un riesgo para la salud de los usuarios.
b) Tras el control de rutina y/o periódico cuando se presenten las condiciones de cierre del vaso contempladas en el anexo I.
c) Cuando en el agua del vaso haya presencia de heces o vómitos u otros residuos orgánicos visibles.

NOTA 8
Hasta el momento, no se ha dispuesto la obligatoriedad de informar a la autoridad competente de incumplimientos conforme lo establecido en el artículo 12.1 del RD 742/2013, por lo que, salvo requerimientos puntuales por parte de la autoridad sanitaria, con carácter general los titulares no están obligados a informar de estas situaciones.
Hay que tener en cuenta que, aunque a las piscinas tipo 3A no les es de aplicación el artículo 12, todas las piscinas incluidas éstas, deben cumplir con los requisitos establecido en el Anexo 1 (artículo 10.1 del RD), por lo que en el caso de que se detecten las condiciones para el cierre de los vasos serán aplicable a todos las piscinas (excepto a las unifamiliares tipo 3B).

Decreto 212/2005

Artículo 25.- Tratamiento del agua.
1. El agua del vaso será filtrada y desinfectada por procedimientos físicos y químicos que no supongan riesgo para la salud y seguridad del personal de mantenimiento y de los usuarios. Todas las fases del tratamiento estarán integradas en un único sistema que estará en funcionamiento durante el tiempo en que la piscina permanezca abierta al público.
2. El tiempo de recirculación de todo el volumen de agua del vaso no será superior a una hora en los infantiles o de chapoteo y a cuatro horas en los restantes tipos de vasos.

Real Decreto 742/2013

Artículo 6.1. Los tratamientos previstos serán los adecuados para que la calidad del agua de cada vaso cumpla con lo dispuesto en este real decreto.
Artículo 6.2. El agua de recirculación de cada vaso deberá estar, al menos, filtrada y desinfectada antes de entrar en el vaso, al igual que el agua de alimentación si no procede de la red de distribución pública.

Decreto 212/2005

Artículo 26.- Equipos de tratamiento del agua.
1. Las redes hidráulicas, líneas de impulsión y de retorno y cualquier otro elemento que forme parte del sistema de tratamiento del agua se diseñarán para los tiempos de recirculación establecidos, evitándose velocidades de circulación del agua superiores a dos con cinco metros por segundo en las tuberías de aspiración y a tres metros por segundo en las de impulsión. Así mismo el diseño garantizará la distribución equilibrada del agua en las tuberías y una mezcla homogénea del agua en el vaso.
2. El número y dimensiones de los dispositivos de toma de agua del vaso hacia la sala de máquinas deberá diseñarse para evitar un nivel peligroso de succión en relación con el régimen de caudal previsto.
3. Los equipos de filtración tendrán capacidad suficiente para asegurar el paso de toda la masa de agua del vaso en los tiempos establecidos, teniendo en cuenta que la velocidad máxima de filtración no debe superar los treinta y cinco metros cúbicos por hora por metro cuadrado.

No se hace referencia en el Real Decreto 742/2013

Decreto 212/2005

Artículo 26.4. Los tratamientos de desinfección y de regulación del pH estarán estrechamente relacionados y se realizarán mediante sistemas automáticos.

Real Decreto 742/2013

Artículo 7.3. En el caso de nuevas piscinas o de modificación constructiva del vaso, la dosificación de las mezclas o sustancias señalados en el apartado 1 y 2, se realizará con sistemas automáticos o semiautomáticos de tratamiento, sin perjuicio de lo dispuesto en el segundo párrafo del artículo 6.3.

NOTA 9
El Decreto 212/2005, en cuanto a la automaticidad de los sistemas de desinfección y regulación de pH, no se opone en su contenido del RD 742/2013, opta por uno de los dos sistemas contemplados en la norma nacional, el automático, que confiere un mayor nivel de protección. La desinfección y regulación de pH debe por tanto realizarse por sistemas automáticos, en todo tipo de piscinas (excepto 3B), según dispone el artículo 26.4 del Decreto 212/2005.

Decreto 212/2005

Excepcionalmente, se permitirá la dosificación manual de productos como tratamiento de cobertura o corrector, garantizando el cumplimiento de los plazos de seguridad establecidos fuera del horario en el que la piscina permanezca abierta al público y en el caso de que sea imprescindible.

Real Decreto 742/2013

Artículo 6.3. Los tratamientos químicos no se realizarán directamente en el vaso. El agua deberá circular por los distintos procesos unitarios de tratamiento antes de pasar al vaso. En situaciones de causa justificada, el tratamiento químico se podría realizar en el propio vaso, siempre, previo cierre del vaso y con ausencia de bañistas en el mismo, garantizando un plazo de seguridad antes de su nueva puesta en funcionamiento.

Decreto 212/2005

Artículo 27.- Productos químicos para el tratamiento.
1. El tratamiento químico del agua del vaso se realizará exclusivamente con productos químicos que cumplan los requisitos establecidos en su normativa específica e inscritos en el listado de productos homologados por el órgano competente de la Administración General del Estado para el tratamiento de aguas de piscina.

Real Decreto 742/2013

Artículo 7. Productos químicos utilizados para el tratamiento del agua del vaso.
Artículo 7.1. Las sustancias biocidas utilizadas en el tratamiento del agua del vaso, serán las incluidas como tipo de producto 2: Desinfectantes utilizados en los ámbitos de la vida privada y de la salud pública y otros biocidas, del Real Decreto 1054/2002, de 11 de octubre, por el que se regula el proceso de evaluación para el registro, autorización y comercialización de biocidas y por otra legislación o norma específica que le fuera de aplicación

Artículo 7.2. El resto de sustancias químicas utilizadas en el tratamiento del agua de cada vaso, estarán afectadas por los requisitos contemplados en el Reglamento (CE) n.º 1907/2006 relativo al registro, evaluación, autorización y restricción de sustancias y preparados químicos (REACH) y por otra legislación o norma específica que le fuera de aplicación.

NOTA 10
El artículo 7.1 del RD 742/2013, establece que las sustancias biocidas que se empleen en el tratamiento serán las incluidas como tipo de producto 2 del Real Decreto 1054/2002, y según lo establecido en el Reglamento 528/2012. No obstante, actualmente no existe ninguna sustancia tipo de producto 2 inscrita en el Registro Oficial de Biocidas.
Mientras tanto, las sustancias biocidas (antiguos productos homologados para las claves 60 y 60/70), que se pueden emplear serán:
– Las incluidas en el Registro de Productos Homologados para el tratamiento de agua de piscinas conforme a la Orden de 31 de mayo de 1960 sobre piscinas públicas, con las claves 60 (bactericidas y algicidas prioritariamente) y clave 60/70 (combinación de los usos anteriores con algún otro de carácter no biocida) y que pueden consultarse en la página web del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, en el “Listado de productos homologados
para tratamiento de aguas de piscina. http://www.msssi.gob.es/ciudadanos/productos.do?tipo=piscinas
– Las incluidas en el Registro de Plaguicidas de acuerdo con el Real Decreto 3349/1983, de 30 de noviembre, por el que se aprueba la Reglamentación Técnico-Sanitaria para la fabricación, comercialización y utilización de plaguicidas y autorizadas para tal uso, y que pueden consultarse en el “Registro de Plaguicidas no agrícolas o biocidas” del Ministerio de Sanidad: http://www.msssi.gob.es/ciudadanos/productos.do?tipo=plaguicidas

NOTA 11
El resto de sustancias químicas deben cumplir con las disposiciones del Reglamento (CE) 1907/2006 REACH.
En este sentido, indicar que en el Registro de Productos Homologados antes citado ya no existen productos de la clave 70. Los productos de la clave 60/70, deberán también cumplir con esta normativa.

Decreto 212/2005

Artículo 27.2. La concentración en el agua del vaso de los productos químicos utilizados para el tratamiento cumplirá con los límites establecidos en la presente norma o, en su defecto, con los establecidos por el fabricante en cada caso.

No se contempla en el Real Decreto 742/2013

Decreto 212/2005

Artículo 27.3. El establecimiento dispondrá de los elementos necesarios para efectuar la determinación rápida de los desinfectantes y correctores de pH en el agua del vaso.

Real Decreto 742/2013

Artículo 9.3. Los kits usados en los controles del agua de la piscina, deberán cumplir con la norma UNE-ISO 17381 «Calidad del agua. Selección y aplicación de métodos que utilizan kits de ensayo listos para usar en el análisis del agua» u otra norma o estándar análoga que garantice un nivel de protección de la salud, al menos, equivalente.

NOTA 12
El RD establece como parámetros de control del agua “in situ”: pH, desinfectante residual, turbidez, temperatura (sólo en vasos climatizados), transparencia y tiempo de recirculación. Para estos parámetros y en aquellos casos de que los métodos de medidas utilicen kits (generalmente pH, desinfectante residual y turbidez), éstos deberán cumplir la norma UNE – ISO 17381.

Decreto 212/2005

Artículo 28.- Sistemas de registro del volumen del agua.
En toda piscina se instalarán dos sistemas de registro del volumen de agua, uno a la entrada del agua de alimentación y otro después de la filtración y antes de la desinfección, que permitirán conocer, en todo momento, el volumen de agua de alimentación y el de agua recirculada.

No se hace referencia en el Real Decreto 742/2013

Decreto 212/2005

Artículo 29.- Aparatos, reactivos y patrones.
Las piscinas de uso colectivo contarán con los aparatos, reactivos y patrones necesarios para efectuar los ensayos de los parámetros de control establecidos en el anexo 1 del presente Reglamento.

Anexo I. Métodos de medida: se utilizarán los métodos de medida indicados, o métodos alternativos
siempre que sus resultados sean equivalente. En caso de litigio dirimirá el método indicado. Los resultados de las determinaciones diarias mediante sus respectivos test colorimétricos visuales se considerarán como aproximado, debiendo en caso de duda realizar la determinación de laboratorio.
En el caso de desinfectantes se dispondrá en el establecimiento / piscina del kit de determinación de la concentración de desinfectante residual.

Real Decreto 742/2013

Artículo 9. Laboratorios y métodos de análisis.
1. Los laboratorios donde se analicen las muestras de agua de piscina deberán tener implantado un sistema de garantía de calidad.
2. Los laboratorios donde se realicen las determinaciones analíticas en muestras de agua de piscina, y no tengan los métodos de análisis acreditados por la norma UNE EN ISO/IEC 17025, deberán tener al menos los procedimientos validados de cada método de análisis utilizado, para la cuantificación de cada uno de los parámetros en el intervalo de trabajo adecuado para comprobar el cumplimiento de los valores paramétricos del anexo I, con determinación de su incertidumbre y límites de detección y cuantificación.
3. Los kits usados en los controles del agua de la piscina, deberán cumplir con la norma UNE-ISO 17381 «Calidad del agua. Selección y aplicación de métodos que utilizan kits de ensayo listos para usar en el análisis del agua» u otra norma o estándar análoga que garantice un nivel de protección de la salud, al menos, equivalente.
4. El titular de la piscina deberá disponer de los procedimientos escritos de los métodos de análisis in situ utilizados para la cuantificación de los parámetros y los límites de detección o de cuantificación.

NOTA 13
Los laboratorios donde se realicen los controles deben tener implantado un sistema de garantía de calidad (certificación ISO 9001 o acreditación UNE EN ISO/IEC 17025). En caso de que los métodos de análisis no se encuentren acreditados por la norma UNE EN ISO/IEC 17025, deberá tenerse al menos validado cada uno de los métodos utilizados.

Decreto 212/2005

Artículo 30.- Mantenimiento, limpieza y vaciado del vaso.
1. No se efectuarán operaciones de mantenimiento, limpieza o vaciado del vaso, aunque sea parcial, en el horario de utilización del mismo.
2. En el momento en que se inicie el vaciado de un vaso se prohibirá su utilización para el baño, impidiendo el acceso de usuarios mediante la colocación de barreras físicas, que deberán mantenerse mientras el vaso permanezca vacío.

No existe comparativa en el Real Decreto 742/2013

Decreto 212/2005

Artículo 31.- Vertidos.
El vertido de aguas procedentes del vaciado total o parcial del vaso estará sujeto al cumplimiento de lo establecido en la normativa que resulte de aplicación.

No se contempla en el Real Decreto 742/2013

Decreto 212/2005

Artículo 32.- El titular.
1. El titular de la piscina es el responsable del funcionamiento, mantenimiento y vigilancia de sus condiciones sanitarias y de seguridad, así como del cumplimiento de las previsiones contenidas en este Reglamento y demás disposiciones de aplicación. Su nombre estará anotado en el Registro de piscinas de uso colectivo de la Comunidad Autónoma de Canarias.
2. La existencia de servicios de mantenimiento externo no exime al titular de la instalación de su responsabilidad.

Real Decreto 742/2013

Artículo 4.2.
Una vez iniciada la actividad, el funcionamiento de la piscina es una responsabilidad exclusiva del titular que deberá, por tanto, observar y cumplir las exigencias derivadas de esta norma y demás disposiciones vigentes sin perjuicio de que la administración competente establezca las medidas de vigilancia que estime pertinentes.
Artículo 5.2.
El titular de la piscina deberá velar para que sus instalaciones tengan los elementos adecuados para prevenir los riesgos para la salud y garantizar la salubridad de las instalaciones.

Decreto 212/2005

Artículo 33.- Personal de mantenimiento.
1. Las piscinas de uso colectivo dispondrán del personal necesario para el manejo de los equipos, el uso de los productos químicos, la utilización de los aparatos, reactivos y patrones necesarios para realizar el autocontrol del agua del vaso y para la ejecución de los programas de mantenimiento de las instalaciones.
2. El mantenimiento de las instalaciones podrá efectuarse mediante personal propio o de servicios externos.

Real Decreto 742/2013

Artículo 8. Personal.
El personal para la puesta a punto, el mantenimiento y la limpieza de los equipos e instalaciones de las piscinas deberá contar con el certificado o título que le capacite para el desempeño de esta actividad mediante la superación de los contenidos formativos que a tal efecto establezca el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad y en las condiciones que éste determine.

NOTA 14
El Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, dispone hasta el 11/12/15 para establecer los contenidos formativos para la obtención de la capacitación de este personal, según lo dispuesto en la Disposición Final Tercera del RD 742/2013. Actualmente, dicho contenido está en fase de preparación, y entretanto no esté establecido, no será de aplicación lo recogido respecto a él en el RD y por lo tanto se mantendrá a todos los efectos la situación actual.

Decreto 212/2005

Artículo 34.- Socorrista.
1. A los efectos del presente Reglamento el socorrista acreditará su conocimiento en las técnicas de socorrismo acuático a través de cualquiera de los siguientes medios:
a) la certificación de haber realizado el curso establecido en el anexo 2;
b) la titulación de formación específica que, previa evaluación de su contenido, le exima de la realización del curso señalado en el apartado anterior;
c) la titulación que por su contenido releve de aquella evaluación.
2. El desempeño de las funciones de socorrista no será incompatible con la realización de tareas relacionadas con la piscina en las inmediaciones de los vasos, siempre que no interfieran en el cumplimiento de sus obligaciones.
3. Las piscinas de uso colectivo contarán al menos con la presencia de un socorrista durante el horario de funcionamiento.
4. Cuando la piscina presente vasos a distintas cotas que imposibilite la visión de todos ellos será obligatoria su vigilancia mediante la presencia del número de socorristas necesario para poder ver todos los vasos o la utilización de un sistema telemático de visión simultánea en conexión directa con los socorristas de servicio en la piscina.
El número de socorristas necesario en cada momento será fijado por el establecimiento en función de la ocupación, del número de vasos y de su disposición en el recinto, y será el necesario para garantizar la atención de urgencia en todos ellos.
5. Están exentas de la obligación de tener socorrista las piscinas ubicadas en edificaciones y construcciones de uso residencial no turístico, así como en establecimientos que ofrezcan servicios de alojamientos turísticos y cuya capacidad no exceda de 40 unidades alojativas, siempre que los vasos o la piscina dispongan de barreras de protección que impidan el acceso a los niños menores de seis años que no vayan acompañados por un adulto.
Las barreras de protección cumplirán con las exigencias del Documento Básico de Seguridad de Utilización del Código Técnico de la Edificación.
6. Las piscinas exceptuadas conforme a lo dispuesto en el apartado anterior lo harán constar en el Registro de Piscinas de Canarias y en el Libro de Registro del Control Sanitario.
7. En los establecimientos turísticos no exentos de esta obligación, la misma deberá ser cumplida por los explotadores turísticos que asumirán la responsabilidad por su incumplimiento de conformidad con lo dispuesto en el artículo 44.

No se contempla en el Real Decreto 742/2013

Decreto 212/2005

Artículo 35.- Botiquín y atención médica.
1. Las piscinas de uso colectivo, salvo las previstas en el apartado 5 del artículo anterior, dispondrán de un botiquín de primeros auxilios que deberá contar, al menos, con los productos descritos en el anexo 3 de este Reglamento. El socorrista estará a cargo del botiquín, de su uso y de la renovación del material.
2. Los parques acuáticos dispondrán de atención médica durante su horario de funcionamiento y contarán con un local destinado a enfermería bien señalizado, provisto de agua apta para el consumo humano, lavabo y dotado del equipamiento mínimo que se señala en el anexo 4 del presente Reglamento. El médico será responsable de la renovación y conservación de los medicamentos y productos sanitarios existentes en la enfermería.

No se hace referencia en el Real Decreto 742/2013

Decreto 212/2005

Artículo 36.- Normas de uso, indicaciones y prohibiciones dirigidas a los usuarios.
1. Las piscinas de uso colectivo dispondrán de los medios adecuados para difundir entre los usuarios las siguiente normas de uso, indicaciones y prohibiciones:
a) Los menores de seis años deberán estar acompañados por un adulto cuando se bañen en los vasos no infantiles.
b) Los usuarios deberán ducharse antes del baño.
c) Los usuarios deberán utilizar zapatillas de baño en aseos y vestuarios.
d) Los usuarios deberán cumplir en el recinto de la piscina las indicaciones del socorrista.
e) Los usuarios serán advertidos de que tirarse al agua de cabeza puede ser muy peligroso.
f) La profundidad y zonas acotadas de los vasos.
g) El aforo y el horario de funcionamiento de la piscina.
h) Las direcciones y números de teléfono de los servicios de urgencia de los centros sanitarios más próximos y el 112.
i) En caso de urgencia debe llamarse inmediatamente al 112.
j) La existencia de hojas de reclamaciones para los usuarios.
k) La prohibición del uso de vasos y envases de cristal en el agua y el solarium.
l) La prohibición de la entrada de animales de compañía al recinto de la piscina, salvo los perros adiestrados de las personas invidentes.
2. Aquellas piscinas que no estén obligadas a disponer de socorrista deberán advertir a los usuarios de dicha circunstancia mediante un cartel colocado en lugar visible que permita su lectura sin dificultad, como mínimo en español e inglés, en el que se indique que se trata de una piscina exenta de tener socorrista.

Real Decreto 742/2013

Artículo 14. Información al público.
El titular de la piscina pondrá a disposición de los usuarios en un lugar accesible y fácilmente visible, al menos, la siguiente información:
a) Los resultados de los últimos controles realizados (inicial, rutina o periódico), señalando el vaso al que se refieren y la fecha y hora de la toma de muestra. Estos análisis se expondrán al público en cuanto el titular de la piscina obtenga los resultados.
b) Información sobre situaciones de incumplimiento del anexo I o II, las medidas correctoras así como las recomendaciones sanitarias para los usuarios en caso de que hubiera un riesgo para la salud.
c) Material divulgativo sobre prevención de ahogamientos, traumatismos craneoencefálicos y lesiones medulares. En el caso de las piscinas no cubiertas además dispondrá de material sobre protección solar.
d) Información sobre las sustancias químicas y mezclas utilizadas en el tratamiento.
e) Información sobre la existencia o no de socorrista y las direccionesy teléfonos de los centros sanitarios más cercanos y de emergencias.
f) Las normas de utilización de la piscina y derechos y deberes para los usuarios de la misma.

NOTA 15
A continuación se indica la información que debe proporcionarse a los usuarios conforme lo establecido en los artículos 36 del Decreto 212/2005 y del RD 742/2013, en función del tipo de piscina de que se trate.
· PISCINAS TIPO 3B:
– Nada
· PISCINAS TIPO 3A , excepto hidromasaje (spas):
a) Los menores de seis años deberán estar acompañados por un adulto cuando se bañen en los vasos no infantiles.
b) Los usuarios deberán ducharse antes del baño.
c) Los usuarios deberán utilizar zapatillas de baño en aseos y vestuarios.
d) Los usuarios deberán cumplir en el recinto de la piscina las indicaciones del socorrista.
e) Los usuarios serán advertidos de que tirarse al agua de cabeza puede ser muy peligroso.
f) La profundidad y zonas acotadas de los vasos.
g) El aforo y el horario de funcionamiento de la piscina.
h) Las direcciones y números de teléfono de los servicios de urgencia de los centros sanitarios más próximos y el 112.
i) En caso de urgencia debe llamarse inmediatamente al 112.
j) La existencia de hojas de reclamaciones para los usuarios.
k) La prohibición del uso de vasos y envases de cristal en el agua y el solarium.
l) La prohibición de la entrada de animales de compañía al recinto de la piscina, salvo los perros adiestrados de las personas invidentes.
m) Información sobre la existencia o no de socorrista
n) Información sobre las sustancias químicas y mezclas utilizadas en el tratamiento.
ñ) Derechos y deberes de los usuarios de la piscina.
· PISCINAS TIPO 1 Y TIPO 2, excepto hidromasaje (spas):
a-ñ) Lo mismo que lo dispuesto para las piscinas Tipo 3A anteriores, y además
o) Los resultados de los últimos controles realizados (inicial, rutina o periódico)
p) Información sobre situaciones de incumplimiento del anexo I o II, medidas correctoras y recomendaciones sanitarias en caso de que hubiera un riesgo para la salud.
q) Material divulgativo sobre prevención de ahogamientos, traumatismos cráneo-encefálicos y lesiones medulares*.
r) En caso de piscinas no cubiertas: material sobre protección solar*.
· PISCINAS DE HIDROMASAJE (SPAS) TIPO 3A:
a) Información sobre las sustancias químicas y mezclas utilizadas en el tratamiento.
b) Información sobre la existencia o no de socorrista
c) Información sobre las direcciones y teléfonos de los centros sanitarios más cercanos y de emergencias.
d) Normas de utilización de la piscina.
e) Derechos y deberes de los usuarios de la piscina.
· PISCINAS DE HIDROMASAJE (SPAS) TIPO 1 y TIPO 2:
a-e) Lo mismo que lo dispuesto para las piscinas de hidromasaje (spas) tipo 3A y además:
f) Los resultados de los últimos controles realizados (inicial, rutina o periódico)
g) Información sobre situaciones de incumplimiento del anexo I o II, medidas correctoras y recomendaciones sanitarias en caso de que hubiera un riesgo para la salud.
h) Material divulgativo sobre prevención de ahogamientos, traumatismos cráneo-encefálicos y lesiones medulares*.
i) En caso de piscinas no cubiertas: material sobre protección solar*.
* La Dirección General de Salud Pública del Servicio Canario de la Salud, en su campaña “Verano saludable 2013”, dispone de información sobre ambos temas (disponibles en http://veranosaludable.org/accidentes/ y http://veranosaludable.org/proteccion-solar/)

Decreto 212/2005

Artículo 37.- Autorización de las piscinas.
1. Será de aplicación el régimen establecido para las actividades clasificadas a las instalaciones o actividades contempladas en este Decreto al tratarse de una actividad susceptible de alterar las condiciones de salubridad y producir riesgo para la salud de las personas.
En consecuencia, y sin perjuicio de las intervenciones que correspondan a otras Administraciones Públicas o a otros órganos de la Administración de la Comunidad Autónoma de Canarias, se sujeta a informe sanitario preceptivo y vinculante la construcción de las piscinas y las reformas que afecten a la estructura de los vasos. Este informe versará sobre el cumplimiento de los requisitos exigidos en el presente Reglamento y será previo y necesario para el otorgamiento de las autorizaciones que correspondan por su condición de actividad clasificada.
2. La solicitud del informe se realizará según el modelo establecido en el anexo 5, acompañada de la documentación que se detalla en el mismo, dirigida al órgano del Servicio Canario de la Salud competente en materia de salud pública. El proyecto técnico detallará las características de la piscina, debiendo incluir como mínimo:
a) Memoria técnico-sanitaria de la piscina con indicación pormenorizada de las características de las instalaciones y servicios generales, así como de los vasos, instalaciones anexas y tratamiento del agua, conforme a lo previsto en este Reglamento.
b) Plano de detalle de los vasos e instalaciones anexas, sistema de tratamiento del agua y servicios e instalaciones generales.
3. El plazo máximo de emisión del informe será de treinta días.

Real Decreto 742/2013

Artículo 5. Características de la piscina.
1. Todo nuevo proyecto de construcción de una piscina o de modificación constructiva del vaso, que se inicie a partir de la entrada en vigor de esta norma, deberá seguir lo dispuesto en el Real Decreto 314/2006, de 17 de marzo, por el que se aprueba el Código Técnico de la Edificación y en el Real Decreto 1027/2007, de 20 de julio, por el que se aprueba el Reglamento de Instalaciones Térmicas en los Edificios. Además se regirá por cualquier otra legislación
y norma que le fuera de aplicación.

NOTA 16
La situación permanece como hasta ahora en lo que a la necesidad de informe sanitario se refiere, requiriéndose éste únicamente a las piscinas incluidas en el ámbito de aplicación del Decreto 212/2005, para su construcción o reformas que afecten a la estructura del vaso.

Decreto 212/2005

Artículo 38.- Registro de Piscinas de Uso Colectivo de Canarias.
1. Se crea el Registro de Piscinas de Uso Colectivo de Canarias, en el que deberá inscribirse toda piscina de uso colectivo ubicada en la Comunidad Autónoma de Canarias. Su gestión corresponde a la Dirección General competente en materia de salud pública.
2. La inscripción se practicará de oficio. A tal efecto, el titular de la piscina de uso colectivo deberá comunicar, con carácter previo, el comienzo de su actividad, según el modelo establecido en el anexo 6. La comunicación se acompañará del resguardo del pago de la tasa de inscripción en el Registro, de acuerdo con lo dispuesto en el apartado 3.9 del artículo 135 del Texto Refundido de las disposiciones legales vigentes en materia de tasas y precios públicos de la Comunidad Autónoma de Canarias, aprobado por Decreto Legislativo 1/1994, de 29 de julio.
3. La Dirección General competente en materia de salud pública dará cuenta de la comunicación y documentación presentada a la entidad local en la que radique la piscina.
4. En este Registro se anotarán las excepciones al régimen general reguladas en este Reglamento referidas a cada piscina de uso colectivo, así como cualquier dato relativo a la situación administrativa de cada una de ellas. Por la Consejería competente en materia de ordenación turística se comunicará al Registro de Piscinas de Uso Colectivo las explotaciones turísticas a las que se refiere el apartado 5 del artículo 34 del presente Reglamento.
5. El titular será responsable de la actualización de los datos que consten en el Registro, comunicando las modificaciones que se produzcan en ellos.

Real Decreto 742/2013

Artículo 4. Actuaciones y responsabilidades.
1. El titular de la piscina deberá comunicar la apertura de la misma a la autoridad competente, antes de su entrada en funcionamiento tras las obras de construcción o modificación de la misma. Dicha comunicación podrá ser realizada por medios electrónicos.

NOTA 17
La comunicación de la apertura de las piscinas debe realizarse, como hasta ahora, a la Dirección General de Salud Pública y antes de su entrada en funcionamiento tras obras de construcción o modificación de las mismas y se hará conforme establece el Decreto 212/2005, mediante el modelo establecido en el anexo 6. Se habilitará la comunicación por medios electrónicos a través del catálogo de procedimientos administrativos existente.

NOTA 22
El Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad ha puesto en funcionamiento el Sistema de Información Nacional de Piscinas, SILOÉ, en el que deben estar inscritas todas las piscinas y vasos tipo 1 y tipo 2 y en las que los titulares deben grabar los datos relativos a los autocontroles de calidad del agua y del aire, en su caso. La Dirección General de Salud Pública sólo notificará a SILOÉ aquellas piscinas que estén previamente inscritas en el Registro de Piscinas de Uso Colectivo de Canarias, conforme lo establecido en el artículo 38 del Decreto 212/2005.

Decreto 212/2005

Artículo 39.- Autocontrol.
El autocontrol es el conjunto de las actuaciones que deberá llevar a cabo el titular de la piscina para garantizar el correcto funcionamiento, mantenimiento, salubridad y seguridad de las instalaciones, de acuerdo con las exigencias de este Reglamento.

Real Decreto 742/2013

Artículo 4.3. El titular de la piscina deberá registrar los datos relativos al autocontrol y situaciones de incidencias e incumplimiento, con las medidas correctoras adoptadas, preferentemente en soporte informático.
Artículo 4.4. La autoridad competente pondrá a disposición de los titulares, una guía adecuada a su territorio para el diseño del programa de autocontrol de piscinas o en su defecto, un programa de vigilancia sanitaria de las piscinas para su ámbito territorial.
Artículo 9.4. El titular de la piscina deberá disponer de los procedimientos escritos de los métodos de análisis in situ utilizados para la cuantificación de los parámetros y los límites de detección o de cuantificación

Decreto 212/2005

Artículo 24.- Calidad del agua.
1. El agua de los vasos deberá cumplir los criterios de calidad establecidos en el anexo 1 del presente Reglamento y contendrá desinfectante residual en todo momento.

Artículo 11. Control de la calidad.
1. El titular de la piscina deberá controlar en cada vaso, como mínimo, los parámetros establecidos en los anexos I y II.
2. Los controles a efectuar serán los siguientes:
a) Control inicial: se realizará, al menos, en aquellos vasos en los cuales el agua de aporte no proceda de la red de distribución pública, se controlarán los parámetros contemplados en los anexos I y II. Se realizará durante la quincena anterior a la apertura de la piscina.
Asimismo, este control inicial se llevará a cabo, en todo caso, después de tener el vaso cerrado más de 2 semanas o después de cierres temporales que puedan suponer variaciones significativas de los parámetros de control del agua o aire.
b) Control de rutina: control diario que tiene por objeto conocer la eficacia del tratamiento del agua de cada vaso; se controlará conforme a lo descrito en el anexo III.
c) Control periódico: control mensual que tiene por objeto conocer el cumplimiento del agua de cada vaso con lo dispuesto en los anexos I y II; se controlará conforme a lo descrito en el anexo III.
3. En piscinas cubiertas o mixtas se asegurará una buena renovación del aire y se realizarán, al menos, los controles en aire que señala el anexo II conforme a lo descrito en el anexo III.

NOTA 18
TABLA 4, se comparan la periodicidad de los análisis a realizar dentro del autocontrol, en función del tipo de piscina de que se trate, según lo dispuesto en los Anexos 1 y 7 del Decreto 212/2005 y el Anexo III del Real Decreto 742/2013. Se incluye una columna final con los valores de cumplimiento que quedarían para cada uno de los parámetros de control, según el tipo de piscina, quedando sombreados los preceptos de aplicación.

Decreto 212/2005

Artículo 40.- Programa de autocontrol.
1. El titular de la piscina es el responsable de establecer el programa de autocontrol, que estará en el establecimiento a disposición de la autoridad sanitaria.
2. El programa de autocontrol incluirá como mínimo los siguientes planes:
2.1. Plan de tratamiento y control de calidad del agua de los vasos: en este documento deberá recogerse detalladamente, la descripción y un esquema del proceso al que se somete el agua desde su entrada en el punto de abastecimiento, hasta su uso en el vaso (prefiltración, filtración, dosificación de desinfectante, corrección de pH …), así como la relación de todos los productos utilizados en el tratamiento, con indicación del nombre comercial, número de homologación, ficha de datos de seguridad e instrucciones de uso. También se describirá el procedimiento a seguir para la determinación de los parámetros de control diario de la calidad del agua del vaso y el cronograma de determinación de los restantes parámetros contenidos en el anexo 1.
2.2. Plan de revisión, mantenimiento y limpieza de las instalaciones: en este documento deberán detallarse todas las operaciones de revisión, mantenimiento y limpieza que aseguren el correcto funcionamiento de las instalaciones y sus equipos. En él se incluirá la descripción de las tareas a realizar y la periodicidad de ejecución de las mismas, tales como el lavado de los filtros, fallos en el sistema depurador, averías, vaciado de los vasos.

Real Decreto 742/2013

Artículo 11.5. El titular de la piscina deberá disponer de un protocolo de autocontrol específico de la piscina, que siempre estará en la propia piscina a disposición del personal de mantenimiento y de la autoridad competente, debiendo actualizarlo con la frecuencia necesaria en cada caso. Este protocolo de autocontrol deberá contemplar,
al menos, los siguientes aspectos:
a) Tratamiento del agua de cada vaso.
b) Control del agua.
c) Mantenimiento de la piscina.
d) Limpieza y desinfección.
e) Seguridad y buenas prácticas.
f) Plan de control de plagas.
g) Gestión de proveedores y servicios.

NOTA 19
● El protocolo de autocontrol recogido en el artículo 11.5 del RD presenta un contenido más amplio que el del Decreto si bien este es más detallado. A continuación, siguiendo el esquema planteado por el Real Decreto, se indican los aspectos que deben contemplar los protocolos de autocontrol para dar cumplimiento a ambas normativas:
a) Tratamiento del agua en cada vaso
– Descripción y esquema del proceso al que se somete el agua desde su entrada en el punto de abastecimiento, hasta su uso en el vaso (prefiltración, filtración, dosificación de desinfectante, corrección de pH.
– Relación de todos los productos utilizados en el tratamiento, con indicación del nombre comercial, número de homologación (en su caso), ficha de datos de seguridad e instrucciones de uso.
– Registros.
b) Control del agua.
– Procedimientos escritos de los métodos de análisis in situ utilizados y los límites de detección o de cuantificación.
– Cronograma de determinación de los parámetros de control
– Registros: resultados analíticos de los controles de la calidad del agua y aire de cada vaso.
c) Mantenimiento de la piscina
– Detalle de las operaciones de revisión y mantenimiento que aseguren el correcto funcionamiento de las instalaciones y sus equipos, con descripción de las tareas a realizar y la periodicidad de ejecución de las mismas
– Registro de las operaciones de revisión y mantenimiento, con acreditación de fecha y descripción de las operaciones realizadas: control de filtros, estado de las bombas, del dosificador de desinfectante, reposición o sustitución de piezas, averías, vaciado del vaso, cierre temporal y cualquier otra que pudiera realizarse.
d) Limpieza y desinfección
– Descripción de las operaciones de limpieza y desinfección de las instalaciones y sus equipos, con descripción de las tareas a realizar y la periodicidad de ejecución de las mismas.
– Registro de las operaciones de limpieza y desinfección, con acreditación de fecha y descripción de las operaciones realizadas: especificación del lugar, superficies, focos de contaminación, productos utilizados.
e) Seguridad y buenas prácticas.
– Registro de los datos relativos al autocontrol.
f) Plan de control de plagas, con registros de los datos.
– Registro de los datos relativos al autocontrol
g) Gestión de proveedores y servicios.
– Registro de los datos relativos al autocontrol.
Aparte de los registros propios del autocontrol, deberá llevarse el siguiente:
– Registro de situaciones de incidencias e incumplimientos (artículo 12 y 13 del RD), con las medidas correctoras y preventivas adoptadas.
● Para las piscinas de hidromasaje, el autocontrol deberá cumplir, además, con lo establecido en el RD 865/2003:
– El registro de operaciones de mantenimiento según lo establecido en el artículo 5 del RD 865/2003.
– Piscinas de agua climatizada con agitación constante y recirculación a través de chorros de alta velocidad o la inyección de aire (mayor probabilidad de proliferación y dispersión de Legionella): programa de mantenimiento según lo establecido en el artículo 8.1 del RD 865/2003
– Piscinas que produzcan aerosoles, con menor probabilidad de proliferación y dispersión de Legionella: programa de mantenimiento según lo establecido en el artículo 8.2 del RD 865/2003

Real Decreto 742/2013

Artículo 11.6. Ante la sospecha de un riesgo para la salud de los usuarios o en función de datos históricos de esa piscina, la autoridad competente podrá requerir al titular de la misma que incluya en su protocolo de autocontrol los parámetros, puntos de muestreo, muestreos complementarios, y otros criterios de calidad que considere necesarios o incrementar la frecuencia de muestreo o establecer valores más estrictos que los señalados en este real decreto que crea oportunos para salvaguardar la salud de los usuarios.

No existe comparativa con el Decreto 212/2005

Decreto 212/2005

Artículo 41.- Libro de Registro del Control Sanitario.
1. Para cada uno de los vasos, los titulares de las piscinas de uso colectivo llevarán un Libro de Registro de Control Sanitario, que estará diligenciado y numerado por la Dirección General competente en materia de salud pública y le habrá sido entregado una vez practicada la inscripción en el Registro de Piscinas de Uso Colectivo de Canarias. El contenido y estructura del Libro de Registro de Control Sanitario será el que figura en el anexo 7 del presente Reglamento y en él se anotarán los datos de los ensayos de los parámetros de control o se adjuntarán en el caso de que el registro del parámetro sea automático.
2. El Libro de Registro de Control Sanitario estará a disposición de las autoridades sanitarias y será visado en cada visita de inspección. En él se anotarán las incidencias de carácter sanitario que el inspector estime de interés. Los usuarios de la instalación podrán consultar este Libro dentro del horario de funcionamiento de la piscina. El programa de autocontrol a que se refiere el artículo anterior estará incorporado a este Libro.
3. La ausencia o falseamiento de los datos recogidos en el Libro será responsabilidad del titular de la piscina.

No se contempla en el Real Decreto 742/2013

NOTA 20
Está prevista una modificación de los anexos del Decreto 212/2005 para adaptar el contenido del Libro de Registro del Control Sanitario a lo establecido en el RD 742/2013.

Decreto 212/2005

Artículo 42.- Acreditación de las operaciones de revisión, mantenimiento y limpieza.
Los titulares de las piscinas de uso colectivo acreditarán las operaciones de revisión, mantenimiento y limpieza realizadas referidas a los siguientes datos:
a) Fecha de realización de las tareas de revisión y su descripción: control de filtros, estado de las bombas, dosificador de desinfectante y cualquier otra que pudiera realizarse.
b) Fecha de realización de las tareas de mantenimiento y su descripción: reposición o sustitución de piezas, averías, vaciado del vaso, cierre temporal y cualquier otra que pudiera realizarse.
c) Fechas de realización de las operaciones de limpieza y desinfección de las instalaciones y su descripción: especificación del lugar, superficies, focos de contaminación y los productos utilizados.

No se hace referencia en el Real Decreto 742/2013

Decreto 212/2005

Artículo 43.- Vigilancia sanitaria.
1. Sin perjuicio de las competencias de otras Administraciones Públicas o de otros órganos de la Comunidad Autónoma, la Dirección General competente en materia de salud pública supervisará el cumplimiento de las disposiciones contenidas en este Reglamento y elaborará el programa de vigilancia sanitaria de las piscinas de uso colectivo de Canarias para comprobar el estado sanitario de las instalaciones y el funcionamiento de los servicios de las piscinas inscritas.
A tal fin, la autoridad sanitaria realizará visitas de inspección de forma periódica, en las que podrán tomar muestras para su análisis cuando se estime oportuno.
2. Si en la visita de inspección se observara la existencia de deficiencias sanitarias que no supongan peligro para la salud o integridad física de los usuarios se podrá permitir el funcionamiento de la instalación, concediendo un plazo para su subsanación, proporcional a la importancia de la anomalía. Si las deficiencias sanitarias detectadas pudieran suponer un riesgo para la salud o integridad física de los usuarios, o bien no se hubieran subsanado las deficiencias
sanitarias anteriormente indicadas en el plazo establecido, la autoridad sanitaria adoptará las medidas procedentes, entre ellas, la suspensión de la actividad.

No existe comparativa con el Real Decreto 742/2013

Decreto 212/2005

Artículo 44.- Personas responsables.
Las personas físicas o jurídicas que aparezcan en el Registro de Piscinas de Uso Colectivo de Canarias como titulares son los responsables por acción u omisión de las infracciones relativas a lo establecido en este Reglamento, así como los titulares de la explotación turística en cuanto a la obligación de tener un socorrista en el supuesto previsto en el apartado 7 del artículo 34.
Las infracciones serán sancionadas de conformidad con lo dispuesto en la legislación sanitaria básica del Estado, la legislación de desarrollo de la Comunidad Autónoma de Canarias y a la legislación en materia de consumidores y usuarios.

Real Decreto 742/2013

Artículo 16. Régimen sancionador.
Sin perjuicio de otra normativa que pudiera resultar aplicable, el incumplimiento de las disposiciones de este real decreto podrá dar lugar a la aplicación de las sanciones establecidas en la Ley 14/1986, de 25 de abril, General de Sanidad y en la Ley 33/2011, de 4 de octubre, General de Salud Pública.

Decreto 212/2005

Artículo 45.- Medidas de policía administrativa.
1. No tendrá carácter de sanción la medida de clausura o cierre de las piscinas de uso colectivo o de alguno de los vasos que la conforman, cuando no cuenten con la autorización o el registro sanitario preceptivo, o la de suspensión de su funcionamiento, hasta que se repare el defecto o se cumplan los requisitos exigidos por razones de salud y seguridad de los usuarios, conforme a la normativa vigente.
2. El acuerdo de cierre preventivo temporal será adoptado por el órgano competente del Servicio Canario de la Salud, notificándose al interesado y a la autoridad municipal correspondiente.

No se contempla en el Real Decreto 742/2013

Real Decreto 742/2013

Artículo 13. Situaciones de incidencia.
1. Las situaciones de incidencia son las descritas en el apartado 7 del anexo V.
2. Una vez detectada la situación de incidencia, el titular deberá realizar las gestiones oportunas para conocer las causas, así como adoptar las medidas correctoras y preventivas.
3. La autoridad competente deberá ser informada de la situación de incidencia. Dicha comunicación podrá ser realizada por medios electrónicos.
4. La autoridad competente deberá notificarlo, en el plazo máximo de un mes, al Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad. La notificación se realizará por medio electrónico o comunicación electrónica a través de la página web del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad y contendrá la información descrita en el anexo V.

No se hace referencia en el Decreto 212/2005

NOTA 21
Las situaciones de incidencia que deben comunicarse a la Dirección General de Salud Pública son: ahogamientos, ahogamientos con resultado de muerte, lesiones medulares, traumatismos craneoencefálicos, quemaduras graves, electrocución, intoxicación por productos químicos u otras, estando previsto habilitar un sistema de comunicación por medios electrónicos. Mientras tanto podrá realizarse esta comunicación mediante fax dirigido a la Dirección General de Salud Pública (922 474921), o a través de cualquier registro de entrada.
En la tabla 5 se incluye un modelo de comunicación de las situaciones de incidencia con el contenido regulado en el anexo V del RD.

Real Decreto 742/2013

Artículo 15. Remisión de Información.
1. Al menos en el caso de piscinas de uso público, la autoridad competente remitirá al Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, por medio electrónico o comunicación electrónica, antes del 30 de abril de cada año, la información del año anterior, relativa a los datos descritos en el anexo IV. En el caso de no variar la información de la piscina relativa a las Partes A y B del anexo IV, su notificación será, al menos, cada 5 años, empezando en el año de
entrada en vigor de la presente norma.
2. En el seno de la Comisión de Salud Pública del Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud se consensuará los mecanismos para la remisión de la información contenida en el anexo IV.

No existe comparativa con el Decreto 212/2005

NOTA 22
El Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad ha puesto en funcionamiento el Sistema de Información Nacional de Piscinas, SILOÉ, en el que deben estar inscritas todas las piscinas y vasos tipo 1 y tipo 2 y en las que los titulares deben grabar los datos relativos a los autocontroles de calidad del agua y del aire, en su caso. La Dirección General de Salud Pública sólo notificará a SILOÉ aquellas piscinas que estén previamente inscritas en el Registro de Piscinas de Uso Colectivo de Canarias, conforme lo establecido en el artículo 38 del Decreto 212/2005.

DISPOSICIONES

Real Decreto 742/2013

DISPOSICIÓN ADICIONAL PRIMERA. Actuaciones del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e igualdad.
El Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad:
a) Elaborará un informe técnico anual sobre la calidad de las piscinas en España, en base a la información remitida por cada comunidad autónoma o ciudades de Ceuta y Melilla, que pondrá a disposición del ciudadano y las administraciones en su página web.
b) Elaborará material divulgativo sobre protección solar y prevención de ahogamientos, traumatismos craneo-encefálicos y lesiones medulares; guías sobre las buenas prácticas en el mantenimiento de las piscinas; así como una guía para el diseño del programa de autocontrol.
c) Planificará, coordinará y evaluará programas adicionales destinados a prevenir riesgos específicos por el uso de piscinas y sus instalaciones.

DISPOSICIÓN ADICIONAL SEGUNDA. Instalaciones del Ministerio de Defensa.
Las disposiciones de este real decreto, cuando afecten a las unidades, centros y organismos pertenecientes al Ministerio de Defensa y sus organismos públicos, serán aplicadas por la Inspección General de Sanidad de la Defensa, coordinando con el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad y las autoridades sanitarias
autonómicas, las acciones que sean necesarias.

DISPOSICIÓN DEROGATORIA ÚNICA. Derogación normativa.
Queda derogada la Orden de 31 de mayo de 1960 sobre piscinas públicas y la Orden de 12 de julio de 1961 por la que se someten las piscinas privadas a lo dispuesto en la de 31 de mayo de 1960, reguladora del funcionamiento de estas instalaciones de carácter público, así como cuantas disposiciones de igual o inferior rango se opongan a lo establecido en este real decreto.

DISPOSICIÓN FINAL TERCERA. Desarrollo del contenido formativo.
El Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad establecerá en el plazo máximo de dos años desde la entrada en vigor de este real decreto, los contenidos formativos para la obtención del certificado o título que capacite para la puesta a punto, el mantenimiento y la limpieza de los equipos e instalaciones de las piscinas previsto en el artículo 8.

DISPOSICIÓN FINAL CUARTA. Título competencial.
Este real decreto tiene carácter básico y se dicta al amparo de lo dispuesto en el artículo 149.1.16ª de la Constitución, que reserva al Estado la competencia exclusiva en materia de bases y coordinación general de la sanidad.

DISPOSICIÓN FINAL QUINTA. Entrada en vigor.
El presente real decreto entrará en vigor a los dos meses de su publicación en el Boletín Oficial del Estado.

 

TABLAS

Comparativa Piscinas Canarias

Comparativa Piscina Canarias

Tabla normativa piscinas Canarias

Tabla normativa piscinas Canarias

Tabla Normativa Piscina Canarias

Tabla Normativa Piscina Canarias

Tabla Normativa Piscina CanariasTabla Normativa Piscinas Canarias

continuar leyendo
Elevador en la piscina

¿Estoy obligado a poner un elevador en la piscina?

Si tu piscina es comunitaria la respuesta es . El Real Decreto Legislativo 1/2013, de 29 de noviembre, por el que se aprueba el Texto Refundido de la Ley General de Derecho de las Personas con Discapacidad y de su Inclusión Social, aprueba que todas instalaciones deben realizar aquellas reformas que consideren necesarias antes del 4 de diciembre de 2017. Antes de dicha fecha los edificios ya existentes deben ejecutarlo para que no exista ninguna discriminación entre sus usuarios. Con ello incluimos todo aquel cambio en elementos comunes ya sean jardines, zonas deportivas o piscinas, entre otros.

El artículo 10 de la Ley de Propiedad Horizontal establece la obligación a realizar toda aquella reforma pertinente para que cualquier persona pueda hacer uso de los elementos comunes. Comunidades de vecinos cuentan con numerosos impedimentos en dichas zonas para toda aquella persona que tenga algún tipo de discapacidad y/o dependencia, así como personas mayores de 70 años.

Esta nueva ordenanza reconoce el derecho a realizar cualquier tipo de obra y actuación en los edificios y sus zonas comunes que resulten necesarias para el acceso universal. Todos aquellos gastos que genere serán sostenidos por los propietarios del inmueble siempre y cuando el importe repercutido anualmente de las obras o actuaciones, descontadas las subvenciones o ayudas públicas, no exceda de doce mensualidades ordinarias de gastos comunes.

Y en cuanto a la piscina comunitaria, ¿qué tengo que instalar?

Como ya os hemos comentado anteriormente, es obligatorio el fácil acceso a la piscina comunitaria a cualquier persona. La Ley de Propiedad Horizontal, que se encuentra en la Ley 49/1960, de 21 de julio, sobre Propiedad Horizontal en la nueva redacción dada por La Ley 8/2013, de 26 de junio, de Rehabilitación, Regeneración y Renovación Urbanas, en su disposición final primera, modifica, entre otros, el artículo 10. En él se establece la obligación de la comunidad de autorizar una silla-grúa en piscina para discapacitado.

La silla-grúa, o elevador, como ya explicamos en un anterior post ‘Los elevadores de piscina, un elemento fundamental para la accesibilidad de tu instalación‘ , es uno de los elementos imprescindibles para tu piscina. Con un sistema de silla ergonómica conectada a un brazo articulado permite el acceso al interior del vaso a todo aquel usuario que no pueda acceder por otros medios.

Con una gran variedad de tipos, entre fijos y móviles, el elevador en la piscina se trata de un elemento fundamental para la accesibilidad y disfrute del vaso de cualquier persona.


Si aún no dispone de un elevador en la piscina de su comunidad consulte a profesionales antes de tomar una decisión de compra. En Autocontrol Piscinas encontrará una gran selección de elevadores para su piscina. Pincha aquí o ponte en contacto con nosotros para más información.

continuar leyendo
Normativa Piscinas Madrid

Ordenanza Piscinas Ciudad de Madrid

Ordenanza Piscinas Ciudad de Madrid. Ordenanza de Protección de la Salubridad Pública en la Ciudad de Madrid

Deroga Ordenanza Reguladora de las Condiciones Higiénico – Sanitarias, Técnicas y de Seguridad de las Piscinas, aprobada por Acuerdo Plenario de 28 de enero de 1999. ANM 1999\26.

La nueva Ordenanza de Protección de la Salubridad Pública en la Ciudad de Madrid, viene a sustituir en su totalidad a la Ordenanza Reguladora de las Condiciones Higiénico-Sanitarias, Técnicas y de Seguridad de las Piscinas, de 28 de enero de 1999.
En el libro quinto «Piscinas», dentro del ámbito normativo del Decreto del Consejo de Gobierno de la Comunidad de Madrid, 80/1998, de 14 de mayo, por el que se regulan las condiciones higiénico-sanitarias de piscinas de uso colectivo en la Comunidad de Madrid y del recientemente publicado Real Decreto 724/2013, de 27 de septiembre, por el que se establecen los criterios técnico-sanitarios de las piscinas, se ha eliminado, respecto a la ordenanza hoy vigente, todo el articulado que reproducía la referida norma autonómica, incluyendo únicamente aquéllas necesarias para la aplicación de la normativa en el ámbito municipal. Se regulan aspectos específicos de comunicación de apertura, exclusivamente para piscinas de uso público, eliminado tal requisito a los vasos de comunidades de propietarios; igualmente se establecen las condiciones de instalaciones, equipamientos y almacén de productos químicos. Respecto a las condiciones de calidad del agua y del aire, se apuesta por la verificación y el autocontrol, por ser los titulares de las piscinas los responsables de comprobar la óptima calidad del agua y del aire.

 

Libro quinto. Piscinas

Título I. Disposiciones generales

Artículo 100. Ámbito de aplicación específico de las piscinas.
1. El presente libro tiene por objeto la regulación de las condiciones técnico-sanitarias que deben reunir las instalaciones de titularidad pública o privada, destinadas a la natación, el baño u otros fines recreativos, en las que se realice un contacto directo y colectivo con el agua.
2. Los establecimientos e instalaciones regulados en este libro cumplirán además de lo indicado en el mismo, lo establecido en la normativa estatal y autonómica de aplicación.

Artículo 101. Exenciones al ámbito de aplicación.
Quedan excluidas las piscinas de uso privado unifamiliares y las de aguas naturales, termales o mineromedicinales.

Artículo 102. Definiciones.
A efectos de este libro, las definiciones se atendrán a lo indicado en el Real Decreto 742/2013, de 27 de septiembre, por el que se establecen los criterios técnicosanitarios de las piscinas.

 Título II. Procedimiento de comunicación

 

Artículo 103. Comunicación de piscinas de uso público.

1. Los titulares de piscinas de uso público deberán comunicar al Ayuntamiento, con carácter anual, que su instalación reúne las condiciones necesarias para su correcto funcionamiento.
2. Los titulares de las piscinas de uso público que hayan permanecido sin funcionamiento más de seis meses, realizarán la comunicación establecida en el apartado 1 de este artículo, al menos quince días antes de su reapertura.
3. Los titulares de las piscinas climatizadas de uso público realizarán esta comunicación en los dos primeros meses del año.

 

Título III. Condiciones técnicas

Capítulo I. Instalaciones

Artículo 104.Características estructurales y condiciones de seguridad.
Las características estructurales y las condiciones de seguridad de estas instalaciones se ajustarán a lo establecido en el Código Técnico de Edificación, el Reglamento de Instalaciones Térmicas en los Edificios y demás normativa que les sea de aplicación.

Artículo 105.Protección del vaso.
En la época, días u horas en que la piscina no se encuentre en funcionamiento, con el fin de evitar la alteración del agua o la caída de personas o animales, el vaso deberá protegerse mediante vallado, cubrimiento o cualquier otro sistema eficaz. Asimismo, se mantendrá en condiciones tales que no pueda constituir un foco de contaminación ambiental.

 

Capítulo II. Equipamientos y accesorios

Artículo 106.Equipamientos deportivos y recreativos.
1. En caso de utilizarse equipamientos deportivos fijos o móviles, sus anclajes estarán fijados a los elementos estructurales, serán de material inoxidable y no supondrán un peligro para los usuarios o deportistas.
2. Los titulares de las instalaciones serán responsables del mantenimiento y conservación de los equipamientos, debiendo realizar revisiones periódicas, como mínimo una vez al año, de acuerdo a las normas UNE de aplicación. Dichas revisiones deberán estar documentadas.

 

Capítulo III. Almacén de productos químicos

Artículo 107.Condiciones del almacén.
1. El almacén de productos químicos estará en un local independiente, será de uso exclusivo, de fácil acceso para el personal de mantenimiento e inaccesible a los usuarios de las piscinas.
2. Estará señalizado y contará con iluminación y ventilación conformes a la normativa sectorial de aplicación, debiéndose realizar mantenimiento y revisiones periódicas.
3. Todos los productos almacenados presentarán una estiba que evite derrames, se conservarán cerrados y con las etiquetas visibles.

 

Artículo 108. Manipulación de productos químicos.
1. El almacenaje y manipulación de los productos empleados para el tratamiento del agua, limpieza y desinfección de las instalaciones deberá realizarse con las máximas precauciones, atendiendo a una separación suficiente de productos incompatibles y en la forma adecuada para cada caso, según instrucciones del fabricante y fichas de datos de seguridad.
2. En lugar visible se expondrán las medidas de seguridad necesarias para evitar accidentes, con expresa referencia a las actuaciones en caso de contacto o ingestión. En el almacén habrá una hoja de seguridad de cada uno de los productos almacenados.

Título IV. Calidad del agua y del aire

 

Artículo 109.Calidad y conservación del agua.
1. El agua del vaso de la piscina no contendrá sustancias en concentración tal que puedan resultar nocivas para la salud y cumplirá lo establecido en la normativa de aplicación.
2. Los vasos se vaciarán totalmente siempre que las condiciones higiénico-sanitarias del agua o del vaso así lo requieran y no pueda solventarse por tratamiento alternativo. En el caso de piscinas climatizadas, los vasos deberán vaciarse como mínimo una vez al año, a excepción de que existan medidas excepcionales de restricción de consumo de agua.

 

Artículo 110. Calidad y renovación del aire.
1. El aire del ambiente interior de instalaciones cubiertas y de las salas técnicas, será renovado periódicamente a fin de evitar la presencia de sustancias irritantes. En el recinto donde se ubican los vasos se comprobará a diario las condiciones de humedad relativa, temperatura ambiente y concentración de dióxido de carbono.
2. En las piscinas climatizadas cubiertas existirá, a la vista del público, un termómetro y un higrómetro.

 

Título V. Control y organización

 

Capítulo I. Autocontrol

Artículo 111. Criterios generales.
1. Los titulares de piscinas de uso privado y uso público dispondrán, respectivamente, de medidas de verificación o autocontrol específicas, para comprobar la adecuación de las instalaciones y la óptima calidad del agua y del aire de las mismas.
2. Los servicios de inspección podrán comprobar el cumplimiento de estas normas, exigiendo la adopción de las medidas correctoras técnicas y/o administrativas necesarias.
Artículo 112. Medidas de verificación.
1. En piscinas de uso privado, diariamente, se anotarán los datos siguientes:
a) Fecha y hora de muestreo.
b) Número de bañistas.
c) Temperatura ambiente, humedad relativa y concentración de dióxido de carbono en recintos de
piscinas cubiertas.
d) Temperatura del agua del vaso en piscinas climatizadas.
e) Nivel residual y/o total del desinfectante utilizado.
f) pH.
g) Agua depurada (metros cúbicos).
h) Agua renovada (metros cúbicos).
i) Observaciones: operaciones de mantenimiento y seguridad de las instalaciones así como las revisiones, incidencias y fallos del sistema de depuración, filtrado o evacuación del agua.
2. El personal de mantenimiento de la instalación dispondrá de los reactivos, instrumental y conocimientos necesarios para realizar las determinaciones.
3. Quedarán asimismo documentados otros controles analíticos del agua y del aire que, en su caso, se hayan realizado.
Artículo 113. Medidas de autocontrol.
1. Los titulares de piscinas de uso público implantarán un protocolo de autocontrol, que incluirá lo siguiente:
a) Las medidas de verificación descritas en el artículo anterior.
b) Información general sobre los productos químicos utilizados en el tratamiento del agua y su procedimiento de filtración y depuración. A tal efecto, dispondrán de las fichas de datos de seguridad de los productos y de las especificaciones técnicas de los equipos de filtración y depuración instalados.
c) Medidas de seguridad y de buenas prácticas.
d) Programa de limpieza y desinfección que garantizará que las instalaciones, equipamientos y elementos de apoyo, deportivos u ornamentales, sean sometidos a limpieza y desinfección periódica. Todas estas actuaciones quedarán documentadas y se especificará la periodicidad de las operaciones, el producto empleado y el responsable de la tarea.
e) Plan de prevención y control de plagas, que priorice las medidas preventivas frente a los tratamientos químicos.
f) Información sobre los procedimientos de gestión de proveedores y servicios.
2. En caso de detectar situaciones de incumplimiento, se adoptarán las medidas correctoras precisas que quedarán debidamente registradas.
3. El protocolo de autocontrol permanecerá en la instalación quedando a disposición del personal de la misma y de los servicios de inspección.

 

Capítulo II. Personal y organización

Artículo 114.Titulación del personal.
1. Las piscinas contarán con socorristas y personal sanitario y de mantenimiento conforme a lo indicado en la normativa de aplicación.
2. Para el ejercicio de las actividades reguladas en este libro, el personal contará con la formación requerida, debiendo acreditar dicha cualificación a los servicios de inspección cuando así lo soliciten.

 

Título VI. Establecimientos con vasos de hidromasaje

 

Artículo 115. Condiciones generales.
Los establecimientos tipo spa o balneario urbano, que cuenten con vasos de hidromasaje, con o sin recirculación del agua, observarán las siguientes prescripciones:
a) El fondo y las paredes de los vasos estarán revestidos de materiales lisos, antideslizantes, de fácil limpieza y desinfección.
b) En los vasos existirá un sistema de desagüe a la red de alcantarillado pública, que permita la eliminación rápida del agua y sedimentos.
c) La temperatura del agua de los vasos de estas piscinas no podrá ser superior a treinta y seis grados centígrados.
d) Contarán con servicios higiénicos cuya utilización podrá ser compartida por público y personal.
e) Dispondrán de vestuarios y duchas para uso exclusivo de los clientes separados por sexos, si sus usuarios fueran indistintamente hombres y mujeres.
f) La zona de baño, vestuarios y duchas dispondrán de suelo antideslizante y de fácil limpieza y desinfección.
g) Los establecimientos se encontrarán en adecuado estado de mantenimiento y limpieza.
h) No se podrá acceder a la zona de baño con calzado y ropa de calle.
i) No estará permitida la entrada o estancia de animales en las instalaciones.
Artículo 116. Vasos con recirculación de agua.
Las instalaciones que cuenten con vasos de hidromasaje con recirculación del agua, observarán además lo siguiente:
a) Cumplirán todos los requisitos relativos a la calidad del agua y del aire, a las condiciones de almacenamiento y manipulación de productos químicos contemplados en este libro.
b) El agua recirculada deberá ser filtrada y depurada por procedimientos físicoquímicos. En caso de que haya varios vasos de hidromasaje, cada vaso tendrá un sistema de filtración y tratamiento químico independiente.
c) Se aportará agua nueva en cantidad suficiente para garantizar los parámetros de calidad de la misma.
d) La adición de desinfectante o cualquier otro aditivo autorizado, se realizará mediante sistemas de dosificación semiautomática o automática, salvo emergencia y, en este caso, en ausencia de usuarios.
e) El sistema de depuración deberá encontrarse en funcionamiento continuo cuando la instalación esté abierta al uso y siempre que sea necesario para garantizar la calidad del agua.
f) En función de su uso privado o público, contarán con medidas de verificación o autocontrol conforme a lo indicado en el Título V de este libro.

Ordenanza Piscinas Ciudad de Madrid
En Autocontrol Piscinas somos especialistas en la redacción e implantación de Protocolos de Autocontrol en toda España y elaboramos los informes que exige el Ministerio de Sanidad al final de cada temporada de baño (SILOE) .

Puedes ponerte en contacto con nosotros o solicitar presupuesto gratis y sin compromiso. Estaremos encantados de ayudarte.

continuar leyendo
Normativa Piscinas Navarra

Recopilación Legislación Vigente Piscinas Navarra

Conoce la Recopilación Legislación Vigente Piscinas Navarra:

BOLETÍN Nº 83 – 2 de julio de 2003

DECRETO FORAL 123/2003, de 19 de mayo, por el que se establecen las condiciones técnico-sanitarias de las piscinas de uso colectivo.

La Orden de 31 de mayo de 1960 del Ministerio de la Gobernación estableció el régimen de las piscinas públicas, mediante una serie de normas técnico-sanitarias a cumplir por las piscinas de régimen público, normas que se hicieron extensivas a las piscinas privadas por la Orden de 12 de julio de 1961.

El paso del tiempo hizo que algunas de las normas sanitarias que en él se contemplaban quedaran parcialmente desfasadas merced a la disponibilidad de nuevos medios técnicos, al mismo tiempo que se incrementaba el nivel de calidad exigible y exigido a los servicios públicos, todo lo cual llevó a una actualización de las condiciones higiénico-sanitarias a cumplir por las piscinas de uso público, con el fin de garantizar en lo posible la protección contra daños para la salud e integridad de los usuarios de este tipo de instalaciones.
Dicha actualización quedó recogida en el Decreto Foral 100/1987, de 30 de abril, que regulaba las condiciones sanitarias de las piscinas de uso público.

La experiencia derivada de la aplicación de esta normativa, la actualización de las técnicas de infraestructura y coadyuvantes del tratamiento del agua, así como las modificaciones que se produjeron en las competencias, estructura y organización del sistema sanitario de la Comunidad Foral a partir de la promulgación de la Ley Foral 10/1990, de 23 de noviembre, de Salud y su desarrollo normativo, hicieron necesaria una nueva modificación de la normativa sanitaria de las piscinas de uso público, para adecuarla a las nuevas circunstancias, lo que llevó a la publicación del Decreto Foral 135/1993, de 26 de abril.

El avance en el diseño de las instalaciones deportivas y la creciente demanda de instalaciones complementarias como son los equipamientos recreativos y atracciones acuáticas cuyas especiales características hacen precisa la exigencia, de unas condiciones sanitarias y de seguridad más estrictas en cuanto al diseño de las instalaciones y en cuanto a sus condiciones de utilización, a los titulares de las piscinas de uso colectivo responsables de la seguridad y salubridad en sus instalaciones, debiendo para ello poner los medios adecuados que garanticen la seguridad y disminuyan al máximo los riesgos para los usuarios. La continuación de procedimientos de autocontrol por parte de los responsables de las instalaciones y el control oficial periódico por parte de los órganos de las administraciones competentes, debe permitir aumentar el nivel de protección de la salud de los usuarios de este tipo de instalaciones. Por ello, se aconseja desarrollar e introducir algunas modificaciones en el articulado del mencionado Decreto Foral, respetando no obstante, la estructura básica del mismo.

El Consejo de Navarra, en sesión celebrada el 5 de mayo de 2003, ha emitido dictamen favorable respecto al presente Decreto Foral, al considerar el mismo ajustado al ordenamiento jurídico.

En su virtud, a propuesta del Consejero de Salud, y de conformidad con el Acuerdo adoptado por el Gobierno de Navarra en sesión celebrada el día diecinueve de mayo de dos mil tres.

DECRETO:

CAPITULO I

Conceptos generales y ámbito de aplicación

Artículo 1.º El presente Decreto Foral tiene por objeto establecer, para las piscinas de uso colectivo ubicadas en Navarra, las condiciones técnico-sanitarias de las instalaciones y servicios anexos, las normas que regulan el tratamiento y control del agua, y el régimen de autorización e inspección sanitaria de las mismas.

Quedan excluidas del ámbito de aplicación de este Decreto Foral las instalaciones de aguas termales, las de centros de tratamientos de hidroterapia y otras destinadas a usos exclusivamente médicos, sin perjuicio de que en las mismas deban, igualmente, garantizarse las adecuadas condiciones sanitarias del agua del vaso, de las instalaciones y la seguridad del usuario.

Artículo 2.º A los efectos de lo dispuesto en este Decreto Foral, se entenderá por:
a) Piscina: El conjunto de construcciones e instalaciones utilizadas por los bañistas e incluidas en el recinto del establecimiento.
b) Zona de Baño: La constituida exclusivamente por el vaso y su andén o playa.
c) Superficies Antideslizantes: Aquellas que tengan un grado de antideslizamiento mayor de 24º según la norma DIN 51097, o un          coeficiente de fricción de 0,7 según el modelo TORTUS.
d) Atracción acuática: Toda instalación fija o móvil cuya finalidad sea el juego en contacto con el agua.
e) Piscinas «de uso no colectivo»: Son las de titularidad y uso unifamiliar y las de comunidades de menos de veinte viviendas o          unidades unifamiliares.
f) Piscinas de «uso colectivo»: Son las que no están comprendidas en el apartado anterior, independientemente de su titularidad. En         todo caso se consideran piscinas de uso colectivo las de los establecimientos hoteleros y cualesquiera otros que prestan servicios de       alojamiento público.

CAPITULO II

Condiciones del entorno del agua: vasos e instalaciones

Artículo 3.º 1. Los vasos, atendiendo a sus características estructurales, se clasifican en:
_Cubiertos: Los vasos están protegidos del ambiente exterior, disponiendo de un sistema de climatización tanto del agua como del ambiente.
_Descubiertos: Los vasos están situados al aire libre.
_Mixtos: Los vasos poseen unas características estructurales que les permiten funcionar como cubiertos o descubiertos.
2. Los vasos, atendiendo a su uso, se clasifican en:
_De chapoteo: Son los destinados a usuarios menores de 6 años. Tendrán una profundidad máxima de 0,35 metros. Su emplazamiento estará convenientemente separado de los otros vasos de la instalación para evitar el acceso directo desde éste al resto de los vasos.
_De enseñanza: Destinados al aprendizaje, con profundidad máxima de 1,40 metros.
_De recreo: No contarán con zonas cuya profundidad sea menor de 0,50 metros, a excepción de las zonas de acceso al vaso por rampas o escaleras de obra.
_Deportivos: Tendrán las características necesarias para la práctica del deporte a que se destinen.
_Vaso lúdico: Se entenderá por vaso lúdico aquel vaso de recreo o polivalente que disponga de atracciones acuáticas. En estos vasos se señalará de forma clara el limite entre zonas destinadas a los diferentes usos del mismo.

Artículo 4.º 1. La forma y características de los vasos evitarán ángulos, recodos u obstáculos que dificulten la circulación del agua o representen peligro para los usuarios. No deben existir obstrucciones subacuáticas de cualquier naturaleza que puedan retener al nadador bajo el agua.
2. La pendiente del fondo será tal que permita un correcto desaguado del vaso. En las zonas de profundidad inferior a 1,40 metros, la pendiente no superará el 6 por ciento. En los vasos de saltos su pendiente se adecuará a las características de los elementos instalados y profundidades requeridas. Se señalizará de forma claramente visible, desde dentro y fuera del vaso, la altura del agua en los puntos de cambio de pendiente y en los de máxima y mínima profundidad.

Artículo 5.º 1. El revestimiento de las paredes y suelo del vaso serán de color claro y de fácil limpieza y reparación, impermeables, resistentes a la abrasión y al choque y estables frente a los productos utilizados en el tratamiento del agua. Además el revestimiento del suelo del vaso será antideslizante en zonas de profundidad menor de 0,70 metros.
2. Todo vaso tendrá, como mínimo, un desagüe de fondo de «gran paso» que, sin representar peligro para los bañistas en ningún momento, permita la evacuación rápida de la totalidad del agua y de los sedimentos y residuos en él contenidos.
3. En el caso de que el sistema de desagüe del vaso se encuentre conectado con el sistema de recirculación, deberá disponer como mínimo de dos tomas de fondo con distancia suficiente entre ellas para evitar que un mismo bañista las pueda tapar simultáneamente, protegidas por rejillas antitorbellino y con una superficie de aspiración tal que la velocidad no sea superior a 0,6 metros por segundo en cada una de ellas.
4. Las tomas de agua desde el vaso para las atracciones acuáticas cumplirán los requisitos indicados en el punto anterior.

Artículo 6.º 1. Para el acceso al agua de los vasos se instalarán escaleras de adecuadas condiciones higiénicas y que garanticen la seguridad del usuario, a una distancia entre sí, medida en el perímetro del vaso, no mayor de 25 metros y en las zonas de cambio brusco de pendiente del fondo.
2. Las escaleras alcanzarán una profundidad suficiente para salir con comodidad del vaso lleno y, en caso de ser adosadas, no llegarán nunca hasta el fondo de aquél. Las escaleras de obra dispondrán de una barandilla de material inoxidable. En todo caso, los peldaños serán de superficie antideslizante.

Artículo 7.º 1. El andén o playa que rodea el vaso será de material antideslizante, incluso en estado húmedo. Tendrá una anchura mínima de 1,20 metros y su construcción evitará encharcamientos y vertidos de agua al vaso.
2. Se permitirá la discontinuidad del andén de los vasos en un porcentaje no superior al 20 por ciento del total del perímetro del mismo, en aquellas zonas destinadas a la ubicación de atracciones o elementos decorativos.
3. Entre las atracciones acuáticas o elementos decorativos instalados en el vaso y/o andén y el cierre perimetral de éste existirá siempre una zona de paso con una anchura mínima de 1 metro.
4. La ubicación de las atracciones acuáticas y de los elementos decorativos respetará los trayectos de salida del vaso y permitirá la visibilidad de los usuarios.
5. Se dispondrá de escaleras de acceso al vaso en las zonas colindantes a las atracciones acuáticas.

Artículo 8.º Excepto en los vasos de chapoteo, el número máximo de bañistas que pueden introducirse simultáneamente en el vaso será calculado a razón de 2 metros cuadrados de superficie del mismo por usuario.

Artículo 9.º 1. La zona de baño estará vallada y el acceso de los usuarios a la misma se realizará exclusivamente a través de pasos dotados de duchas. Este tipo de acceso no será obligatorio en los vasos de chapoteo, que en todo caso, deberán disponer de un número suficiente de duchas en su andén o playa.
2. Todos los vasos, excepto los de chapoteo, dispondrán de algún sistema que impida el fácil acceso a los mismos fuera del período u horario expresamente autorizado para su funcionamiento, tales como puertas dotadas con cierre de llave u otro procedimiento de similar eficacia.
3. La distribución y el número de accesos a la zona de baño se establecerán en función del aforo de los vasos y la adecuada accesibilidad a los mismos para una correcta atención sanitaria.
4. Los vasos de duchas serán de material antideslizante en estado húmedo, pero no abrasivo, de fácil limpieza y desinfección y con la pendiente suficiente para permitir un desaguado sin retenciones.

Artículo 10. Excepto en los vasos de chapoteo, se colocarán flotadores salvavidas en lugares fácilmente accesibles a los usuarios en número no inferior a dos para cada vaso, incrementándose en dos más en aquellos vasos de usos múltiples por cada zona de uso delimitado.

CAPITULO III

Condiciones y tratamiento del agua del vaso

Artículo 11. 1. El agua de llenado de los vasos debe proceder, preferentemente, de una red de abastecimiento de agua de consumo público. Se podrán utilizar aguas de otros orígenes previa autorización por el Departamento de Salud, para lo cual deberá aportarse un análisis del agua a utilizar que contenga los parámetros recogidos en el Anexo I. En todo caso el agua antes de su introducción en el vaso deberá someterse al correspondiente proceso de depuración-desinfección.
2. El agua de los vasos debe ser como mínimo filtrada, desinfectada y con poder desinfectante, no debe ser irritante para los ojos, piel y mucosas, estará libre de microorganismos patógenos y en cualquier caso cumplirá los requisitos de calidad establecidos en el Anexo I.

Artículo 12. 1. Los vasos deberán disponer de un sistema adecuado de rebose superficial continuo, conectado hidraúlicamente a un depósito regulador accesible para facilitar su limpieza, con capacidad adecuada al volumen del agua del vaso y dotado de los elementos necesarios para su ventilación. En las zonas de atracciones acuáticas y donde se ubiquen los paneles frontales de llegada, se podrá permitir su discontinuidad. En ningún caso el perímetro libre de rebosadero superará el 35 por ciento del perímetro total del vaso.
2. El número y distribución de las entradas y salidas del agua a los vasos se diseñarán de forma que se consiga una correcta homogeneización del agua en los mismos.
3. Si se realizase toma de agua al sistema de tratamiento a través del desagüe de fondo, ésta no excederá del 30 por ciento del volumen total del agua a recircular y garantizará en todo momento la seguridad de los bañistas.

Artículo 13. 1. El agua recirculada deberá ser sometida a tratamiento mediante procedimiento físico y/o químico incluyendo siempre un sistema de filtración y desinfección. Todas las instalaciones de desinfección y filtración de los diferentes vasos serán totalmente independientes.
2. La adición del desinfectante, y otros productos utilizados para el tratamiento sistemático del agua, no se realizará directamente a los vasos debiendo utilizarse sistemas de dosificación automática que proporcionen una disolución homogénea de los productos empleados.
3. Si excepcionalmente y por causas justificadas fuese precisa la adición manual de algún producto en los vasos, se realizará fuera del horario al público o procediendo previamente al cierre de los mismos.

Artículo 14. El agua de los vasos debe ser renovada diariamente con un aporte de agua nueva que garantice el cumplimiento de los límites exigidos para los parámetros de calidad establecidos en el Anexo I y los niveles necesarios para la utilización correcta del sistema de rebose superficial.

Artículo 15. 1. En todos los vasos se garantizarán tiempos de recirculación de toda el agua del vaso que no excedan de 4 horas en los descubiertos, 3 horas en los cubiertos y 1 hora en los de chapoteo. La velocidad máxima de filtración será la necesaria para garantizar un eficaz proceso en función de las características del filtro.
2. El sistema de depuración funcionará durante el tiempo que el vaso esté siendo utilizado por los bañistas, y, en todo caso, el tiempo suficiente para no sobrepasar en ningún momento los valores límites exigidos en el Anexo I para la calidad del agua del vaso.
3. Deberán existir contadores que permitan conocer en todo momento el volumen de agua renovada y depurada para cada uno de los vasos, los contadores serán de tipo volumétrico o sistema similar, no pudiendo ser de tipo horario.

Artículo 16. 1. Las piscinas cubiertas dispondrán de las instalaciones necesarias que garanticen la renovación constante y suficiente del aire en el recinto.
2. La temperatura ambiente, la humedad relativa del recinto y la temperatura del agua de los vasos de las piscinas cubiertas serán las establecidas en el Anexo I.
3. El volumen mínimo del recinto de los vasos cubiertos será de 8 metros cúbicos por bañista.

Artículo 17. 1. Los productos utilizados en el tratamiento del agua de los vasos serán los autorizados reglamentariamente y estarán debidamente etiquetados de acuerdo a la normativa vigente. Su almacenamiento y utilización se hará conforme a sus normas técnicas específicas.
2. Las instalaciones de filtración y desinfección del agua, las calderas, los generadores eléctricos y maquinaria en general para el mantenimiento de las instalaciones, así como los almacenes para materiales, dispondrán de ventilación adecuada, serán de fácil acceso y estarán situados en lugares independientes.

CAPITULO IV

Recinto del establecimiento: instalaciones y normas de funcionamiento

Artículo 18. 1. Todas las instalaciones dispondrán de zona de vestuario separada por sexos. Esta zona podrá ser de uso colectivo, en cuyo caso existirá, al menos, una cabina de uso individual en cada zona de vestuario, o bien formada por cabinas individuales, en cuyo caso el número de cabinas por sexo será como mínimo de cuatro por cada 400 metros cuadrados de superficie de lámina de agua, incrementándose éstas de forma proporcional al incremento de dicha lámina.
2. El número de elementos sanitarios de los que deberá disponer como mínimo el área de vestuarios de las piscinas de nueva construcción será, para instalaciones de hasta 400 metros cuadrados de superficie de lámina de agua de los vasos:
a) Hombres: Dos retretes con descarga automática de agua, un urinario con descarga automática de agua, dos
duchas y dos lavabos.
b) Mujeres: Dos retretes con descarga automática de agua, dos duchas y dos lavabos.
Si las duchas fuesen de tipo colectivo, se instalará al menos una de uso individual en cada zona de vestuarios.
En instalaciones con mayor superficie de lámina se incrementará el numero de los elementos sanitarios de manera proporcional al incremento de la superficie en función del criterio anterior.
3. Las duchas, tanto exteriores como las de los vestuarios, los lavabos, aseos y urinarios, dispondrán de agua procedente de una red de abastecimiento de consumo público.
4. Los servicios de ambos sexos estarán dotados de papel higiénico, dispensadores de jabón líquido y toallas de mano de un solo uso, o secadores de aire caliente, repisa cambia-pañales y recipientes estancos para recogida de desechables.
5. En el área de vestuarios existirán armarios de material inalterable a la humedad, de fácil limpieza, desinfección y ventilación, o guardarropía común que dispondrá de bolsas guardarropas desechables.
6. Las características y accesorios de los vestuarios, cabinas, las salas de diversos usos y los locales de los servicios higiénicos no representarán riesgos para la salud y seguridad de los usuarios. Deberán disponer de buena ventilación, estarán construidos con materiales impermeables y contarán con piso de fácil limpieza y desinfección, antideslizante incluso en húmedo, y que evite encharcamientos.
7. Toda el área de vestuarios y aseos deberá limpiarse y desinfectarse, al menos, diariamente.
8. Las instalaciones se desinsectarán antes del comienzo de cada temporada en las piscinas al aire libre y una vez cada seis meses en las piscinas cubiertas de funcionamiento permanente. No obstante, la autoridad sanitaria podrá ordenar la desinsectación de las instalaciones cuando lo estime preciso.
9. Las piscinas de uso colectivo de carácter restringido tales como las de titularidad y uso unifamiliar y las de comunidades de más de veinte viviendas o unidades unifamiliares, las de instalaciones hoteleras y de alojamiento y las de las entidades cuya finalidad principal no sea la promoción del baño y el esparcimiento, teniendo en cuenta sus características y condiciones de uso, podrán ser excluidas de la obligación de disponer en las instalaciones de vestuarios y otros elementos complementarios.

Artículo 19. 1. Las normas o reglamentos internos de funcionamiento contemplarán e informarán a los usuarios del régimen de utilización de las instalaciones en aspectos dirigidos fundamentalmente a evitar riesgos sanitarios y establecer condiciones de seguridad y, en concreto, de los horarios de apertura y cierre de los vasos.
2. En los vasos lúdicos se colocarán carteles informativos con las normas de utilización de cada atracción acuática, frecuencias de uso, aforo, limitaciones, horarios, que se ubicarán en las proximidades de cada acceso, de forma claramente visible y legibles.

Artículo 20. Las áreas de comida o bebida instaladas en las proximidades de las zonas de baño, deberán encontrarse independizadas de estas, de manera que no existan riesgos higiénico-sanitarios.

Artículo 21. 1. Toda piscina de uso colectivo deberá contar al menos con un socorrista en las proximidades de los vasos, que desarrollará sus funciones con una presencia continuada durante todo el horario de funcionamiento de los mismos, estableciéndose para ello cuantos turnos sean necesarios.
2. Para ejercer como Socorrista se deberá haber superado los correspondientes Cursos de Formación de Socorrismo en Piscinas o similares desarrollados por centros o entidades, públicas o privadas, en cuyo programa docente se incluyan como mínimo los contenidos especificados en el Anexo II.
3. El número de socorristas que debe tener cada instalación estará en función de la suma total de metros cuadrados de superficie de lámina de agua de todos sus vasos, excluidos los de chapoteo, de acuerdo con la siguiente escala:
_En instalaciones con superficie de lámina de agua menor o igual a 1.500 metros cuadrados: un socorrista.
_En instalaciones con mayor superficie de lámina de agua se incrementará el número de socorristas de manera proporcional al incremento de la superficie en función del criterio anterior.
_En el supuesto de que la separación física existente entre un/os vaso/s y el resto de los existentes no permita una vigilancia eficaz de todos ellos, será obligatoria además la presencia de al menos un socorrista por cada uno de los vasos separados del resto.
_Los vasos lúdicos contarán, como mínimo, con un socorrista, dedicado en exclusiva a la vigilancia de los mismos.
4. Independientemente del número de socorristas, los vasos lúdicos deberán disponer de personal con dedicación exclusiva a la vigilancia de la correcta utilización de sus atracciones, durante todo el horario de funcionamiento de las mismas, debiendo haber como mínimo uno por cada dos atracciones, excepto cuando la complejidad de la atracción aconseje la existencia de un vigilante en exclusiva para la misma.
5. Los socorristas y el personal de vigilancia deberán portar algún tipo de distintivo que permita su fácil identificación visual.
6. En el recinto de las instalaciones existirá un local adecuado, independiente y accesible, destinado a la prestación de los primeros auxilios. Este local deberá disponer de las dotaciones, instalaciones y equipamiento señalados en el Anexo III del presente Decreto Foral.
7. En las piscinas de uso colectivo tales como las de comunidades de vecinos de veinte o más viviendas, las de instalaciones hoteleras y de alojamiento y las de entidades cuya finalidad principal no sea la promoción del baño y el esparcimiento, podrán ser excluidas de la obligación de disponer de local para la prestación de primeros auxilios, debiendo en todo caso, contar con la dotación básica del botiquín de urgencia señalado en el Anexo II del presente Decreto Foral, cuya custodia y cuidado corresponderá al personal socorrista responsable de la instalación.
8. Toda piscina de uso colectivo deberá disponer de teléfono accesible para la comunicación con el exterior. En las proximidades del mismo, y en lugar visible para el público, se expondrá el número de teléfono del Centro de Coordinación Operativa-S.O.S. Navarra (112).

CAPITULO V

Autorizaciones

Artículo 22. Las autorizaciones de construcción, reforma o ampliación de las piscinas de uso colectivo, se otorgarán conforme a lo dispuesto en el Capítulo II de la Ley Foral 2/1989, de 13 de marzo, sin perjuicio de la obtención de cuantas autorizaciones administrativas complementarias sean necesarias. Será preceptivo el informe sanitario previo emitido por la Dirección General de Salud, a través de sus órganos técnicos competentes, en el que se haga constar el cumplimiento de la presente normativa.

Artículo 23. Para la apertura al público de los vasos, el titular de las piscinas deberá obtener la correspondiente licencia municipal conforme a lo previsto en la Ley Foral 2/1989, de 13 de marzo. Para la concesión de la licencia de apertura, se requerirá el informe preceptivo emitido por el personal sanitario en funciones inspectoras.

Artículo 24. 1. Los titulares de las piscinas de uso colectivo cuyas instalaciones destinadas al baño tras haber permanecido cerradas durante seis meses como mínimo, pretendan ponerlas de nuevo en servicio, solicitarán la correspondiente autorización sanitaria de funcionamiento, que requerirá la presentación de la siguiente documentación dirigida al Departamento de Salud:
_Modelo normalizado de solicitud del Departamento de Salud (Anexo IV).
_Certificado de desinsectación de la instalación.
_Justificación de número de socorristas y certificado de aprovechamiento en los cursos de formación específica que se hayan            realizados.
_Certificado de técnico competente y visado por el Colegio Oficial correspondiente de que la instalación se encuentra en adecuado estado de funcionamiento y mantenimiento y cumple los requisitos del presente Decreto Foral.
_Análisis en origen del agua a utilizar para el llenado de los vasos, si éste no es de una red de abastecimiento público.
2. Aquellas instalaciones que cuenten con algún vaso mixto, deberán solicitar la autorización sanitaria tanto para su funcionamiento como vaso cubierto como para su funcionamiento como vaso descubierto.
3. En el resto de piscinas la solicitud de autorización sanitaria de funcionamiento se realizará una vez al año.
4. La solicitud de autorización sanitaria de funcionamiento deberá ser realizada por el titular y/o la empresa gestora de la instalación, con una antelación mínima de quince días a la fecha prevista para ésta.
5. Será preceptivo el vaciado total de cada vaso así como su limpieza y desinfección, reparación de paredes, fondos y accesorios antes del comienzo de temporada y, al menos, una vez al año.
6. En el plazo de 15 días naturales desde la recepción de toda la documentación relacionada en el apartado 1 de este articulo, el Departamento de Salud autorizará, si procede, el funcionamiento de la instalación y facilitará al titular y/o gestor de la misma los Libros de Registro de Control Sanitario de los vasos autorizados.
7. El Departamento de Salud a través de sus órganos técnicos competentes supervisará el cumplimiento de la presente normativa y ordenará las visitas de inspección, controles y análisis que considere necesarios para la evaluación del estado sanitario de las instalaciones y la comprobación del correcto funcionamiento de sus servicios.
8. Los titulares y/o gestores de las instalaciones estarán obligados a facilitar a los Departamentos de la Administración Foral con competencias en materia de piscinas, la información que les sea requerida por éstos en relación con su actividad, así como a facilitar las labores de inspección y control oportunas.

Artículo 25. Los titulares de piscinas de uso no colectivo que por modificación de sus condiciones de utilización o por cualquier otra causa queden incluidas como piscinas de uso colectivo en el ámbito de aplicación del presente Decreto Foral, deberán presentar una solicitud de calificación de la piscina como de uso colectivo, acompañando a la solicitud una memoria justificativa de la adecuación de las instalaciones existentes a lo dispuesto en la presente norma o en su caso, un proyecto de adecuación de las mismas. La tramitación de la solicitud se hará de acuerdo con lo dispuesto en el artículo anterior.

CAPITULO VI

Autocontrol e inspección sanitaria

Artículo 26. Por cada vaso se dispondrá, con carácter obligatorio, de un Libro de Registro de Control Sanitario que será facilitado para cada temporada por el Departamento de Salud, según se determina en el punto 6 del artículo 24 del presente Decreto Foral, donde se anotarán diariamente los resultados de los controles practicados por el personal técnicamente responsable de la piscina. El Libro de Registro de Control Sanitario deberá estar disponible y permanentemente en la instalación.

Artículo 27. 1. Los titulares de las piscinas de uso colectivo son los responsables del funcionamiento, mantenimiento, la salubridad y la seguridad de las instalaciones, en cumplimiento de lo que dispone este Decreto Foral.
2. Cada piscina de uso colectivo deberá contar con personal técnicamente capacitado para responsabilizarse del control diario de la calidad del agua de los vasos, que realizará todas y cada una de las determinaciones especificadas en el Libro de Registro de Control Sanitario, lo que efectuará al comienzo de cada jornada, y en la hora de mayor afluencia de público, anotando, inmediatamente, los resultados en dicho libro.
3. Quincenalmente y cuando la Administración Sanitaria lo requiera, el titular de la instalación realizará análisis del agua de cada uno de los vasos con que cuente la instalación, realizado por Laboratorio acreditado o autorizado para la realización de análisis de aguas de consumo y que recoja aquellos parámetros establecidos en el Anexo I que correspondan, dependiendo de las características de los vasos. Los resultados de dichos análisis deberán estar permanentemente en la instalación y a disposición de la Autoridad Sanitaria. Las muestras a analizar se recogerán en la hora de mayor afluencia de público.
4. La ausencia o falseamiento de estos datos será responsabilidad del personal encargado del control de la instalación, y, subsidiariamente, de la empresa, que esta obligada a conocer dichos resultados y actuar en consecuencia.
5. Al finalizar cada temporada, el titular de la instalación remitirá los resultados analíticos y los libros citados al Departamento de Salud en el plazo de un mes desde el cierre de las mismas.

Artículo 28. Sin perjuicio de las facultades de otros órganos administrativos o entidades, corresponde al Departamento de Salud, a través del personal que determine, la vigilancia e inspección de que las piscinas de uso colectivo cumplen los requisitos técnicos y sanitarios establecidos en el presente Decreto Foral.
De las visitas que realice este personal se dejará constancia en el Libro de Registro de Control Sanitario de cada vaso.

DISPOSICIONES ADICIONALES

Primera._Las infracciones a lo dispuesto en el presente Reglamento serán sancionadas con arreglo a lo previsto en la Ley Foral de Salud, previa instrucción del oportuno expediente sancionador.

Segunda._Mediante Orden Foral del Consejero de Salud podrán modificarse los valores guía y límite de los parámetros señalados en el Anexo I del presente Decreto Foral, en función de los avances que se vayan produciendo tanto en los conocimientos técnicos como toxicológicos.

Tercera._Se crea, adscrito al Instituto de Salud Pública, el Censo Sanitario de Piscinas de Uso Colectivo de la Comunidad Foral de Navarra. Los titulares de las instalaciones están obligados a notificar las características esenciales de las instalaciones de que dispongan al citado Censo en el plazo de tres meses a partir de la publicación de este Decreto Foral conforme al modelo que se disponga por el mismo.

Cuarta._Se confirman las delegaciones efectuadas a favor de entidades locales Navarra para el ejercicio de  funciones a que se refiere la presente reglamentación existentes en el momento de la entrada en vigor del presente Decreto Foral.

DISPOSICIONES TRANSITORIAS

Primera._Las piscinas de uso colectivo existentes con anterioridad a la entrada en vigor de este Decreto Foral, deberán adaptarse a las exigencias del mismo en el plazo de tres años, siempre que tal adaptación suponga modificación de las instalaciones o elementos constructivos. Dependiendo de las características y funcionamiento de las instalaciones, este plazo podrá ser ampliado por el Departamento de Salud, previa solicitud del titular de la misma a la que acompañará un plan de adecuación de la instalación que incluirá actuaciones a realizar y plazos de ejecución firmado por técnico competente.

Segunda._Los informes sanitarios favorables emitidos con anterioridad a la publicación del presente Decreto Foral se considerarán válidos siempre que se inicie la ejecución del proyecto informado antes de transcurridos seis meses desde la entrada en vigor del presente Reglamento.

DISPOSICIÓN DEROGATORIA

Se deroga el Decreto Foral 135/1993, de 26 de abril, por el que se establecen las normas sanitarias de obligado cumplimiento en piscinas de uso colectivo y cuantas disposiciones de igual o inferior rango se opongan expresamente a lo dispuesto en el presente Decreto Foral.

DISPOSICIONES FINALES

Primera._La realización de los informes, inspecciones y controles que se contemplan en los Capítulos V y VI de este Decreto Foral podrá ser delegada, mediante Orden Foral del Consejero de Salud, en los Ayuntamientos que dispongan de Servicios Sanitarios.

Segunda._Se faculta al Consejero de Salud para dictar cuantas disposiciones sean precisas para la ejecución y desarrollo de este Decreto Foral.

Tercera._El presente Decreto Foral entrará en vigor en el plazo de un mes a partir del día siguiente al de su publicación en el BOLETÍN OFICIAL de Navarra.
Pamplona, diecinueve de mayo de dos mil tres._El Presidente del Gobierno de Navarra, Miguel Sanz Sesma._El Consejero de Salud, Santiago Cervera Soto.

ANEXO I
Requisitos de calidad del agua del vaso

GRUPO I._PARÁMETROS FÍSICO-QUÍMICOS
Olor
_
Ausencia excepto ligero olor característico del sistema de tratamiento*
Espumas permanentes, grasas y materias extrañas
_
Ausencia*
PH
7,0-7,4
7-8*
Conductividad (μs.cm-1)
Incremento menor de 800 μS.cm respecto al agua de llenado y de 500 μS.cm-1 para los vasos de chapoteo
Incremento menor de 1200 μS.cm-1 respecto al agua de llenado y de 700 μS.cm-1 para los vasos de chapoteo
(1)
Turbidez (u.n.f.)

2 u.n.f.
Transparencia

Ver fondo visible*
Ion Amonio (mg/l. NH4+)

1,5
Cloro Residual Libre
0,4-1,0
0,4-2,0* (2)
Cloro R. Combinado (mg/l Cl2)

0,6* (2)
Acido Isocianúrico (H3C3N3O3 mg/l)

100* (3)
Ozono (mg/l O3)

0*(4)
Bromo (mg/l Br2)

1-3 *(5)
Cobre (mg/l Cu)

3
Oxidabilidad (KMnO4mg/l)

5
Aluminio (Al mg/l)

0,3
Hierro (Fe mg/l)

0,3
Nitratos (mg/l HO3)

Incremento menor de 10 mg/l respecto al agua de llenado. Para vasos de chapoteo el incremento será menor
de 7 mg/l.
Sustancias tóxicas y/o irritantes

Concentración no nociva para la salud
Humedad (cubiertas)
60-75%*
Temperatura del agua (cubiertas)
24-30 °C*
Temperatura ambiente (cubiertas)
Incremento de 2-4 °C con respecto al agua*
(*) Determinaciones a efectuar in situ en la instalación.
(1) En los vasos que utilicen el proceso de electrolisis salina de cloruro sódico como sistema de producción de hipoclorito sódico el incremento será menor de 8000 μS.cm-1 respecto del agua de llenado.
(2) Cuando se utilicen productos derivados del cloro.
(3) Cuando se utilicen productos estables de cloro.
(4) El sistema de desinfección del agua mediante ozonización requerirá la utilización adicional de cloro u otro desinfectante con efecto residual, en las concentraciones establecidas en este Anexo.
(5) Cuando se utilicen productos derivados del bromo.
_Los métodos de análisis serán los establecidos oficialmente, permitiéndose la utilización de métodos de campo equivalentes y debidamente contrastados.
_La utilización de otros aditivos, coadyuvantes y desinfectantes autorizados cumplirán los límites que se establezcan al respecto.
GRUPO II._PARÁMETROS MICROBIOLÓGICOS
Bacterias aerobias a 22 °C/1 ml 0 200
Coliformes totales/100 ml 0 10
Coliformes fecales/100 ml – Ausencia
Estreptococos fecales/100 ml 0 10
Estafilococos totales/100 ml 0 40
Estafilococos aureus/100 ml – Ausencia
Pseudomonas aeruginosa/100 ml – Ausencia
Otros microorganismos parásitos o patógenos/1 l – Ausencia
Algas, larvas u organismos vivos de cualquier tipo – Ausencia
_Los métodos de análisis serán los establecidos oficialmente, permitiéndose la utilización de métodos de campo equivalentes y debidamente contrastados.

ANEXO II
Programa teórico-práctico del curso de formación de socorrismo en piscinas

PROGRAMA TEÓRICO
Objetivo general
Desarrollar los conocimientos básicos, actitudes y habilidades necesarias para desarrollar las funciones de salvamento y socorrismo en piscinas, como son el reconocimiento de la naturaleza del accidentado, evaluar su gravedad, procurarle el soporte vital oportuno, procurar su estabilización hasta que llegue el soporte sanitario, la gestión de la asistencia (aviso y llegada), diferenciando las funciones del socorrista en piscinas de las que son propias del personal sanitario.

Áreas de conocimientos

Área I._Fundamentos Biológicos.
.Objetivos:
_Poseer los conocimientos y habilidades necesarios que posibiliten la prestación de los primeros auxilios en situaciones de           emergencia.
_Conocer los protocolos de valoración, soporte vital y estabilización de pacientes y accidentados.

Temas a desarrollar:
1.º Conceptos básicos de Anatomía (1 hora).
2.º Conceptos básicos de Fisiología (1 hora).
3.º Primeros Auxilios (15 horas):
_Quemaduras, insolación, hidrocución (1 hora).
_Fracturas, traumatismos, vendajes e inmovilizaciones (2 horas).
_Heridas y hemorragias (2 horas).
_Mordeduras y picaduras (1 hora).
_Alteraciones de la conciencia (2 horas).
_Convulsiones, epilepsia (1 hora).
_Asfixias, ahogamientos, angina de pecho, infarto, dolor torácico y dolor abdominal (4 horas).
_Reanimación cardiorespiratoria (2 horas).

Área II._Ciencias del Comportamiento.
.Objetivo:
_Conocer las funciones del socorrista en piscinas y el marco legal de la profesión.
.Temas a desarrollar:
1.º Dimensión Psicológica del Salvamento (1 hora).
2.º Papel del socorrista en piscinas, autoprotección y principios generales del socorrista (2 horas).
3.º Legislación (1 hora).

Área III._Organización Sanitaria.
.Objetivo:
_Conocer la estructura de los servicios sanitarios en Navarra con especial atención a los servicios de urgencia.
.Temas a desarrollar:
1.º Soporte sanitario (1 hora).

Área IV._Formación Técnica.
.Objetivo:
_Poseer los conocimientos y habilidades necesarios respecto al salvamento acuático.
.Temas a desarrollar:
1.º Análisis Teórico del Salvamento Acuático (2 horas).

 

PROGRAMA PRÁCTICO
(Las áreas prácticas se corresponden con las áreas de conocimiento teórico).

Área I._(4 horas).
1.º Reanimación cardiorespiratoria (4 horas).
Área IV._(24 horas).
1.º Natación (4 horas).
2.º Práctica del Salvamento (20 horas).
El número de horas de prácticas es por alumno, estableciéndose en 4 el número máximo de alumnos por grupo.

Requisitos del personal docente
_Para impartir los temas de Fundamentos Biológicos: Licenciado en Medicina.
_Para impartir los temas de Ciencias del Conocimiento y de Organización Sanitaria: Profesionales relacionados con la materia a impartir.
_Para impartir los temas de Formación Técnica: Entrenador, profesor, técnico deportivo o monitor de Salvamento Acuático.

ANEXO III

El local a que se hace referencia en el artículo 21.6 deberá estar señalizado y tener las dimensiones y ventilación adecuadas para el uso al que está destinado. El suelo será antideslizante y el revestimiento de las paredes liso, lavable e impermeable. Dispondrá de camilla y de instalación de lavabo con agua corriente.

Los productos contenidos en el botiquín deben encontrarse en adecuadas condiciones, tanto en su estado de conservación como en la vigencia de fechas de caducidad, para garantizar la eficacia y seguridad en su utilización.

La dotación básica del botiquín de urgencia será la siguiente:
_Ambú y bombona de oxígeno.
_Tijera recta.
_Tijera específica para cortar ropa.
_4 Pinzas clínicas de un solo uso.
_6 Pares de guantes de plástico estériles y desechables.
_Paracetamol o ácido acetil salicílico.
_Esparadrapo.
_Antiinflamatorio tópico sin corticoides.
_Povidona yodada.
_6 Vendas elásticas 5 x 10.
_3 Vendas elásticas 5 x 5.
_Gasas estériles empaquetadas individualmente.
_Apósitos de tul graso.
_Algodón.
_Collarín.
_Una tabla de columna rígida dotada con cinturones y otras sujeciones que permitan la inmovilización y traslado correcto de los lesionados.

ANEXO IV

Modelo normalizado de solicitud de autorización de funcionamiento de piscinas de uso colectivo Don/Doña ……………………………… como titular o en representación de las piscinas piscinas ………………. de la localidad de ………………….,

DECLARO:
1._Que la citada instalación cuenta con ……… vaso/s de recreo, ……… vaso/s de enseñanza, ………. vaso/s lúdicos con una lámina total de agua de ……… metros cuadrados y ……. vaso/s de chapoteo.
2._Que de acuerdo con lo establecido en el artículo 21 del Decreto Foral ……….. contará durante el horario de funcionamiento de los vasos con ……… socorristas y ……… vigilantes (sólo para vasos de tipo lúdico), presentes simultáneamente y realizando sus funciones en las proximidades de los vasos.
3._Que aporta la documentación que se señala a continuación:
_Certificado de desinsectación de la instalación.
_Certificado de aprovechamiento en los cursos de formación específica de salvamento y socorrismo realizados.
_Certificado de Técnico competente y visado por el Colegio Profesional correspondiente de que la instalación se encuentra en correcto estado de funcionamiento y mantenimiento.
_Análisis del agua de llenado de los vasos en origen, al no ser de red de abastecimiento público.

Por todo ello, SOLICITA según el artículo 23 del Decreto Foral ……………….. por el que se establecen las normas técnico-sanitarias de obligado cumplimiento en piscinas de uso colectivo, la autorización de funcionamiento de los vasos con que cuenta la instalación, durante la temporada de baño de …… y en el horario comprendido entre las ……. horas y las …….. horas.
En ……………………. a ……. de ………….. de ………

Fdo.: El solicitante y sello de las instalaciones

 

DEPARTAMENTO DE SALUD DEL GOBIERNO DE NAVARRA.
Código del anuncio: C3190382

 

Recopilación Legislación Vigente Piscinas Navarra

BOLETÍN Nº 125 – 30 de septiembre de 2003

CORRECCIÓN DE ERRORES del Decreto Foral 123/2003, de 19 de mayo, por el que se establecen las condiciones técnico-sanitarias de las piscinas de uso colectivo.

Advertidos errores en la publicación del Decreto Foral 123/2003, por el que se establecen las condiciones técnico-sanitarias de las piscinas de uso colectivo, publicado en el BOLETÍN OFICIAL de Navarra, número 83, de fecha 2 de julio, procede llevar a cabo la siguiente corrección de errores.

En el artículo 21.7:
Donde dice:
«7. (..) en el Anexo II del presente  Decreto Foral (…)
Debe decir:
«7. (..) en el Anexo III del presente Decreto Foral (…)
En el Anexo I:
Donde dice:
«Nitratos (mg/l HO3).
Debe decir:
«Nitratos (mg/l NO3).
Donde dice:
Humedad (cubiertas).
Debe decir:
Humedad relativa (cubiertas).
Donde dice:
Incremento de 2-4.º C con respecto al agua.
Debe decir:
Incremento de 2-4.º C con respecto a la temperatura del agua.
En el Anexo IV
Donde dice:
«Como titular o en representación de las piscinas».
Debe decir:
«Como titular o en representación de las piscinas».
Pamplona, a veintiuno de agosto de dos mil tres.
Código del anuncio: C3273922

 

Recopilación Legislación Vigente Piscinas Navarra

BOLETÍN Nº 60 – 19 de mayo de 2006

DECRETO FORAL 20/2006, de 2 de mayo, por el que se modifica el Decreto Foral 123/2003, de 19 de mayo, por el que se establecen las condiciones técnico-sanitarias de las piscinas de uso colectivo.

EXPOSICIÓN DE MOTIVOS

Mediante el Decreto Foral 123/2003, de 19 de mayo, se establecieron las condiciones técnico-sanitarias que han de cumplir las piscinas de uso colectivo en la Comunidad Foral de Navarra.

Durante su aplicación se ha planteado la necesidad de introducir algunas modificaciones en el mismo, encaminadas tanto a facilitar como a mejorar su cumplimiento y garantizando en todo caso la seguridad y salubridad de las instalaciones para los usuarios de las mismas.

Por otra parte, algunas de las modificaciones introducidas en la anterior reglamentación han resultado de difícil ejecución por los titulares de las piscinas de uso colectivo existentes, al exigir reformas estructurales de gran envergadura o de alto presupuesto, lo que aconseja ampliar el plazo otorgado para su adaptación, dentro de los objetivos perseguidos por la norma que ahora se modifica.

Todo ello aconseja la presente modificación parcial del articulado de la citada reglamentación, de acuerdo con lo dispuesto en el artículo 23 letra e) de la Ley Foral 10/1990, de 23 de noviembre, de Salud.

En consecuencia, a propuesta de la Consejera de Salud, de acuerdo con el Consejo de Navarra y de conformidad con la decisión adoptada por el Gobierno de Navarra en sesión celebrada el día dos de mayo de 2006,

DECRETO:
Artículo 1. Modificación del artículo 1.º
Se modifica el artículo 1, quedando redactado en los siguientes términos:
«Artículo 1.1. El presente Decreto Foral tiene por objeto establecer, para las piscinas de uso colectivo ubicadas en Navarra, las condiciones técnico-sanitarias de las instalaciones y servicios anexos, las normas que regulan el tratamiento y control del agua, y el régimen de autorización e inspección sanitaria de las mismas.
2. Sin perjuicio de que en las instalaciones seguidamente relacionadas deban garantizarse las adecuadas condiciones sanitarias del agua del vaso e instalaciones y la seguridad de los usuarios, quedan excluidas del ámbito de aplicación de este Decreto Foral:
a) Las instalaciones de aguas termales.
b) Las instalaciones de balneoterapia.
c) Los centros de tratamientos de hidroterapia
d) Los spas, jakuzzis y las bañeras de hidromasaje, incluidos en el ámbito de aplicación del Real Decreto 865/2003, de 4 de julio, por el que se establecen los criterios higiénico-sanitarios para la prevención y control de la legionelosis.
e) Otras instalaciones destinadas a usos exclusivamente médicos.»

Artículo 2. Modificación de la letra c) del artículo 2.º
Se modifica la letra c) del artículo 2.º, quedando redactada en los siguientes términos:
«c) Superficies Antideslizantes: Sin perjuicio de las excepciones previstas en el presente Decreto Foral, se entenderán como superficies antideslizantes aquellas que tengan un grado de antideslizamiento mayor que 24.º según la norma DIN 51097 (clase C), o un coeficiente de fricción mayor que 0,7 según el modelo Tortus.»

Artículo 3. Modificación del apartado 2 del artículo 4.º
Se modifica el apartado 2 del artículo 4.º, quedando redactado en los siguientes términos:
«2. La pendiente del fondo será tal que permita un correcto desaguado del vaso. En las zonas de profundidad inferior a 1,40 metros, la pendiente no superará el 6 por ciento. Se señalizará de forma claramente visible, desde dentro y fuera del vaso, la altura del agua en los puntos de cambio de pendiente y en los de máxima y mínima profundidad.»

Artículo 4. Modificación de los apartados 2 y 3 del artículo 5.º
Se modifican los apartados 2 y 3 del artículo 5.º, quedando redactados en los siguientes términos:
«2. Todo vaso tendrá, como mínimo, un sistema de desagüe de fondo de «gran paso» que, sin representar peligro para los bañistas permita la evacuación rápida de la totalidad del agua y de los sedimentos y residuos en él contenidos.
3. En el caso de que el sistema de desagüe del vaso se encuentre conectado con el sistema de recirculación, deberá disponer como mínimo de dos tomas de fondo por cada circuito de recirculación de agua, que estarán a distancia suficiente entre ellas para evitar que un mismo bañista las pueda tapar simultáneamente, protegidas por rejillas antitorbellino o cualquier otro sistema para evitar el atrapamiento de los bañistas, y con una superficie de aspiración tal que la velocidad no sea superior a 0,6 metros por segundo en ninguna de ellas.»

Artículo 5. Modificación del apartado 1 del artículo 6.º
Se modifica el apartado 1 del artículo 6.º, quedando redactado en los siguientes términos:
«1. Para el acceso al agua de los vasos, a excepción de los de chapoteo, se instalarán escaleras de adecuadas condiciones higiénicas y que garanticen la seguridad del usuario, a una distancia entre sí, medida en el perímetro del vaso, no mayor de 25 metros y en las zonas de cambio brusco de pendiente del fondo.»

Artículo 6. Modificación del apartado 1 del artículo 12.
Se modifica el apartado 1 del artículo 12, quedando redactado en los siguientes términos:
«1. Los vasos deberán disponer de un sistema adecuado de rebose superficial continuo, conectado hidráulicamente a un depósito u otro sistema regulador, con capacidad adecuada al volumen del agua del vaso y con sistema de vaciado. En el caso de que haya depósito regulador, éste será accesible para facilitar su limpieza y estará dotado de los elementos necesarios para su ventilación. En las zonas de atracciones acuáticas y donde se ubiquen los paneles frontales de llegada, se podrá permitir su discontinuidad. En ningún caso el perímetro libre de rebosadero superará el 35 por ciento del perímetro total del vaso.»

Artículo 7. Modificación del apartado 3 del artículo 13.
Se modifica el apartado 3 del artículo 13, quedando redactado en los siguientes términos:
«3. Los vasos permanecerán cerrados durante las operaciones de limpieza y mantenimiento de los mismos. Si excepcionalmente y por causas justificadas fuese precisa la adición manual de algún producto en los vasos, se realizará fuera del horario al publico o procediendo previamente al cierre de los mismos.»

Artículo 8. Modificación de los apartados 1 y 3 del artículo 15.
Se modifican los apartados 1 y 3 del artículo 15, quedando redactados en los siguientes términos:
«1. En todos los vasos se garantizarán tiempos de recirculación de toda el agua del vaso que no excedan de 4 horas en los descubiertos, 3 horas en los cubiertos y mixtos y 1 hora en los de chapoteo. La velocidad máxima de filtración será la necesaria para garantizar un eficaz proceso en función de las características del filtro.»
«3. Deberán existir contadores que permitan conocer en todo momento el volumen de agua renovada y depurada para cada uno de los vasos, los contadores serán de tipo volumétrico o sistema similar, no pudiendo ser de tipo horario. Los filtros dispondrán de sistemas de medida de presión a la entrada y a la salida del agua de los mismos.»

Artículo 9. Modificación de los apartados 6 y 8 del artículo 18.
Se modifican los apartados 6 y 8 del artículo 18, quedando redactados en los siguientes términos:
«6. Las características y accesorios de los vestuarios, cabinas, las salas de diversos usos y los locales de los servicios higiénicos no representarán riesgos para la salud y seguridad de los usuarios. Deberán disponer de buena ventilación, estarán construidos con materiales impermeables y contarán con piso de fácil limpieza y desinfección, antideslizante y que evite encharcamientos. El grado de antideslizamiento del suelo de la zona de vestuarios, a excepción del de la zona de las duchas, podrá ser de 18.º según la norma DIN 51097 (clase B) o tener un coeficiente de fricción mayor que 0,4 según el modelo TORTUS.»
«8. Las instalaciones se desinsectarán, utilizando productos biocidas específicos para ese uso y autorizados para uso ambiental, antes del comienzo de cada temporada en las piscinas al aire libre y una vez cada seis meses en las piscinas cubiertas de funcionamiento permanente.»

Artículo 10. Modificación del apartado 2 del artículo 24.
Se modifica el apartado 2 del artículo 24, quedando redactado en los siguientes términos:

«2. Aquellas instalaciones que cuenten con algún vaso mixto, deberán solicitar la autorización sanitaria tanto para su funcionamiento como vaso cubierto como para su funcionamiento como vaso descubierto. Para su autorización sanitaria de funcionamiento como vaso cubierto, tras haber estado funcionando como vaso descubierto, bastará con presentar declaración del titular de la instalación en la que se indiquen las condiciones que hayan experimentado variación respecto a las que fueron objeto de acreditación con motivo de la
autorización como descubierto.»

Artículo 11. Modificación del apartado 3 del artículo 27.
Se modifica el apartado 3 del artículo 27, quedando redactado en los siguientes términos:
«3. Quincenalmente y cuando la Administración Sanitaria lo requiera, el titular de la instalación realizará análisis del agua de cada uno de los vasos con que cuente la instalación, realizado por Laboratorio acreditado o autorizado para la realización de análisis de aguas de consumo y que recoja los parámetros establecidos en el Anexo 1.º que correspondan según las características de los vasos.
Los resultados de dichos análisis, así como las medidas correctoras adoptadas, deberán estar públicamente expuestas en la instalación y a disposición de la autoridad sanitaria y de los usuarios, y anotados en el Libro Registro de Control Sanitario.
Las muestras a analizar se recogerán en la hora de mayor afluencia de público.»

Artículo 12. Modificación de los Anexos I, III y IV.
Se modifican los Anexos I, III y IV, quedando redactados en los términos que figuran en Anexo al presente Decreto Foral.

DISPOSICIONES TRANSITORIAS

Disposición Transitoria Primera. Acreditación del cumplimiento de las normas de antideslizamiento.

En las instalaciones construidas con anterioridad a la entrada en vigor del Decreto Foral 123/2003, de 19 de mayo, por el que se establecen las condiciones técnico-sanitarias de las piscinas de uso colectivo, el cumplimiento de las normas sobre superficies antideslizantes establecidas en el presente Decreto Foral podrá acreditarse utilizando métodos de medida distintos a los establecidos en el artículo 2.º apartado c), siempre que las medidas se certifiquen por técnico competente o laboratorio especializado, se indique el método de medida utilizado y se adjunte la documentación que justifique la validez de dicho método y su equivalencia con los métodos establecidos en el presente Decreto Foral.

Disposición Transitoria Segunda. Instalaciones anteriores al Decreto Foral 123/2003, de 19 de mayo.

Las piscinas de uso colectivo existentes con anterioridad a la entrada en vigor del Decreto Foral 123/2003, de 19 de mayo, por el que se establecen las condiciones técnico-sanitarias de las piscinas de uso colectivo, dispondrán hasta el año 2017 para adaptarse a las exigencias previstas en el mismo, siempre que tal adaptación suponga modificación de las instalaciones o elementos constructivos.

Disposición Transitoria Tercera. Informes sanitarios emitidos con anterioridad.
Los informes sanitarios favorables emitidos con anterioridad a la fecha de entrada en vigor del presente Decreto Foral se considerarán válidos siempre que se inicie la ejecución del proyecto informado antes de transcurridos seis meses desde la citada fecha.

DISPOSICIÓN DEROGATORIA ÚNICA

Derogaciones
Quedan derogadas cuantas disposiciones de igual o inferior rango se opongan a lo establecido en el presente Decreto Foral, y además la Disposición Transitoria Primera del Decreto Foral 123/2003, de 19 de mayo, por el que se establecen las condiciones técnico-sanitarias de las piscinas de uso colectivo.

DISPOSICIÓN FINAL ÚNICA

Entrada en vigor
El presente Decreto Foral entrará en vigor el día siguiente al de su publicación en el BOLETÍN OFICIAL de Navarra.

ANEXO I
Requisitos de calidad del agua del vaso

Grupo I._Parámetros físico-químicos.
.Parámetros a determinar «in situ»
_Parámetro: Olor. Valor límite: Ausencia excepto ligero olor característico del sistema de tratamiento.
_Parámetro: Espumas permanentes, grasas y materias extrañas. Valor límite: Ausencia.
_Parámetro: PH. Valor límite: 7-7,8.
_Parámetro: Transparencia. Valor límite: Visibilidad de las marcas de fondo del vaso en su zona de mayor
profundidad.
_Parámetro: Cloro Residual Libre. Valor límite: 0,8-2,0 (1).
_Parámetro: Cloro R. Combinado (mg/l Cl2). Valor límite: 0,6 (1).
_Parámetro: Acido Isocianúrico (H3C3N3O3 mg/l). Valor límite: 100 (2)
_Parámetro: Ozono (mg/l O3). Valor límite: 0(3).
_Parámetro: Bromo (mg/l Br2). Valor límite: 2-4 (4) 4-6 cuando se utilicen derivados de hidantoina.
_Parámetro: Humedad relativa (cubiertas). Valor limite: 60-70%.
_Parámetro: Temperatura del agua (cubiertas). Valor límite: 24-28.ºC.
_Parámetro: Temperatura ambiente (cubiertas). Valor límite: Superior a la temperatura del agua en no mas de 2.ºC.
(1) Cuando se utilicen productos derivados del cloro.
(2) Cuando se utilicen productos estables de cloro.
(3) El sistema de desinfección del agua mediante ozonización requerirá la utilización adicional de cloro u otro desinfectante con efecto residual, en las concentraciones establecidas en este Anexo.
(4) Cuando se utilicen productos derivados del bromo.
.Parámetros a determinar en el laboratorio
_Parámetro: Conductividad (μs.cm-1). Valor límite: Incremento menor de 1200 μS.cm-1 respecto al agua de llenado y de 700μS. cm-1 para los vasos de chapoteo (1), (2).
_Parámetro: Turbidez (u.n.f.). Valor límite: 2 u.n.f.
_Parámetro: Ion Amonio (mg/l. NH4+). Valor límite: 1,5.
_Parámetro: Cobre (mg/l Cu). Valor límite: 3.
_Parámetro: Oxidabilidad (KMnO4mg/l). Valor límite: 5.
_Parámetro: Aluminio (Al mg/l). Valor límite: 0,3.
_Parámetro: Sustancias tóxicas y/o irritantes. Valor límite: Concentración no nociva para la salud.
(1) Se determinará la conductividad tanto en el agua de llenado como en el agua del vaso.
(2) En los vasos que utilicen el proceso de electrolisis salina de cloruro sódico como sistema de producción de hipoclorito sódico el incremento será menor de 8000 μS. cm-1 respecto del agua de llenado.
_Los métodos de análisis serán los establecidos oficialmente, permitiéndose la utilización de métodos de campo equivalentes y debidamente contrastados.
_La utilización de otros aditivos, coadyuvantes y desinfectantes autorizados cumplirán los límites que se establezcan al respecto.

Grupo II._Parámetros microbiológicos.
_Parámetro: Escherichia coli /100 ml. Valor límite: Ausencia.
_Parámetro: Estafilococos aureus/100 ml. Valor límite: Ausencia.
_Parámetro: Pseudomonas aeruginosa/100 ml. Valor límite: Ausencia.
_Parámetro: Otros microorganismos parásitos o patógenos/1 l. Valor límite: Ausencia.
_Parámetro: Algas, larvas u organismos vivos de cualquier tipo Valor límite: Ausencia.
_Los métodos de análisis serán los establecidos oficialmente, permitiéndose la utilización de métodos de campo equivalentes y debidamente contrastados.

ANEXO III
Local destinado a primeros auxilios

El local a que se hace referencia en el artículo 21.6 deberá estar señalizado y tener las dimensiones y ventilación adecuadas para el uso al que está destinado. El suelo tendrá un grado de antideslizamiento de al menos 18.º según la norma DIN 51097 (clase B) o un coeficiente de fricción mayor que 0,4 según el modelo Tortus y el revestimiento de las paredes será liso, lavable e impermeable. Dispondrá de camilla y de instalación de lavabo con agua corriente.

Los productos contenidos en el botiquín deben encontrarse en adecuadas condiciones, tanto en su estado de conservación como en la vigencia de fechas de caducidad, para garantizar la eficacia y seguridad en su utilización.

La dotación básica del botiquín de urgencia será la siguiente:
_Mascarilla y balón resucitador y bombona de oxígeno.
_Tijera recta.
_Tijera específica para cortar ropa.
_4 Pinzas clínicas de un solo uso.
_6 Pares de guantes de plástico estéril y desechable.
_Paracetamol o ácido acetil salicílico.
_Esparadrapo.
_Antiinflamatorio tópico sin corticoides.
_Povidona yodada.
_6 Vendas elásticas 5 x 10.
_3 Vendas elásticas 5 x 5.
_Gasas estériles empaquetadas individualmente.
_Apósitos de tul graso.
_Algodón.
_Collarín multimedida o collarines de diversos tamaños: pediátricos y para adultos.
_Tubos de Mayo flexibles de diversos tamaños: pediátricos y para adultos.
_Una tabla de columna rígida dotada con cinturones y otras sujeciones que permitan la inmovilización y traslado correcto de los lesionados.

ANEXO IV
Modelo de solicitud de autorización sanitaria de funcionamiento de piscinas de uso colectivo

Don/Doña ………………………………. como titular o en representación de las piscinas …………….. de la localidad de ………………..,
Declaro:
1. Que la citada instalación cuenta con ……. vaso/s de recreo, ……. vaso/s de enseñanza, …….. vaso/s lúdicos con una lámina total de agua de ……. metros cuadrados y ….. vaso/s de chapoteo (según lo establecido en el artículo 3.2. del Decreto Foral 123/2003, de 19 de mayo).
2. Que el desinfectante utilizado en cada uno de los vasos es …………………………………………………
3. Que de acuerdo con lo establecido en el artículo 21 del Decreto Foral 123/2003, de 19 de mayo, contará durante el horario de funcionamiento de los vasos con ……. socorristas y ……. vigilantes (sólo para vasos de tipo lúdico), presentes simultáneamente y realizando sus funciones en las proximidades de los vasos.
Superficie de los vasos (en m² y exceptuando los vasos de chapoteo) …………….
Número de vasos separados del resto que no permiten la vigilancia simultánea ………..
Número de atracciones acuáticas ……….
4. Que aporta la documentación que se señala a continuación:
_Certificado de desinsectación de la instalación.
_Certificado de aprovechamiento en los cursos de formación específica de salvamento y socorrismo realizados.
_Certificado de Técnico competente y visado por el Colegio Profesional correspondiente de que la instalación se encuentra en correcto estado de funcionamiento y mantenimiento y cumple con los requisitos del Decreto Foral 123/2003, de 19 de mayo.
_Análisis del agua de llenado de los vasos en origen, al no ser de red de abastecimiento público.
Por todo ello, solicita según el artículo 24.1 del Decreto Foral 123/2003, de 19 de mayo, por el que se establecen las normas técnico-sanitarias de obligado cumplimiento en piscinas de uso colectivo, la autorización de funcionamiento de los vasos con que cuenta la instalación, durante la temporada de baño de …. y en el horario comprendido entre las ….. horas y las …….. horas y desde el día …………….. hasta el día …………………

En ……………. a …. de ………….. de …….

Firmado
El solicitante y sello de las instalaciones

 

 

DEPARTAMENTO DE SALUD DEL GOBIERNO DE NAVARRA.
(o Ayuntamiento con competencias delegadas).
Pamplona, 2 de mayo de 2006
El Presidente del Gobierno de Navarra, Miguel Sanz Sesma
La Consejera de Salud, María Kutz Peironcely.
Código del anuncio: F0607466

 

Recopilación Legislación Vigente Piscinas Navarra

BOLETÍN Nº 197 – 5 de octubre de 2012

DECRETO FORAL 105/2012, de 19 de septiembre, por el que se establece un plazo para la adaptación a determinados requisitos exigidos en el Decreto Foral 123/2003, de 19 de mayo, por el que se establecen las condiciones técnicosanitarias de las piscinas de uso colectivo.

 

EXPOSICIÓN DE MOTIVOS

Mediante el Decreto Foral 123/2003, de 19 de mayo, se establecieron las condiciones técnico-sanitarias de las piscinas de uso colectivo en la Comunidad Foral de Navarra.

Con posterioridad, fue aprobado el Decreto Foral 20/2006, de 2 de mayo, por el que se modifica el Decreto Foral 123/2003, de 19 de mayo, citado.

En la Disposición Transitoria Segunda del Decreto Foral 20/2006, de 2 de mayo, se establece que las piscinas de uso colectivo existentes con anterioridad a la entrada en vigor del Decreto Foral 123/2003, de 19 de mayo, dispondrán hasta el año 2017 para adaptarse a las exigencias previstas en el mismo, siempre que tal adaptación suponga modificación de las instalaciones o elementos constructivos.

Además, en diversas inspecciones realizadas a las piscinas de uso colectivo se ha detectado que existen algunas piscinas, tanto autorizadas antes de la entrada en vigor del Decreto Foral 123/2003 citado como posteriores, en las que se han realizado reformas sin la autorización correspondiente que no cumplen todas las exigencias previstas en el texto de dicha norma, por lo que sería necesaria su adaptación.

En la actualidad, la grave situación económica y financiera de los Ayuntamientos y de otras entidades públicas y privadas, titulares de piscinas de uso colectivo, determina que, en algunos casos, no pueda asumirse el gasto que conlleva la adaptación de dichas instalaciones a las exigencias previstas en el Decreto Foral 123/2003, de 19 de mayo.

Por todo lo anteriormente expuesto, y siempre que se trate de deficiencias que no comprometan de forma importante la salud o seguridad de los usuarios, se considera oportuno conceder un plazo hasta el año 2020, inclusive, para la realización de reformas estructurales de las instalaciones en las piscinas de uso colectivo actualmente existentes, a fin de cumplir determinados requisitos establecidos en el Decreto Foral 123/2003, de 19 de mayo.

No obstante, se considera adecuado exigir a los titulares de las piscinas de uso colectivo que presenten una declaración responsable para acogerse al plazo que se establece en el presente Decreto Foral para el cumplimiento de determinados requisitos que supongan una reforma estructural de las instalaciones.

En su virtud, a propuesta de la Consejera de Salud, de acuerdo con lo informado por el Consejo de Navarra y de conformidad con la decisión adoptada por el Gobierno de Navarra en sesión celebrada el día 19 de septiembre de 2012,

DECRETO:
Artículo único.-Se establece un plazo para el cumplimiento en determinados casos de los requisitos exigidos en el Decreto Foral 123/2003, de 19 de mayo, por el que se establecen las condiciones técnico-sanitarias de las piscinas de uso colectivo.

1. Las piscinas de uso colectivo existentes a la entrada en vigor del presente Decreto Foral dispondrán hasta el año 2020, inclusive, para adaptarse a las exigencias del Decreto Foral 123/2003, de 19 de mayo, siempre que tal adaptación suponga reforma estructural de las instalaciones y se trate de deficiencias que no comprometan de forma importante la salud o seguridad de los usuarios.

2. Los titulares de las piscinas de uso colectivo que deseen acogerse a lo establecido en el presente Decreto Foral deberán presentar, en el plazo de treinta días naturales desde su entrada en vigor, una declaración responsable firmada por su titular, dirigida al Departamento de Salud. A esta declaración se adjuntará un certificado suscrito por técnico competente en el que se realice una descripción detallada de las deficiencias detectadas en la instalación, justificando que las mismas requieren una reforma estructural, cuya adaptación precisa disponer del plazo establecido en el presente Decreto Foral.

El titular deberá justificar en su escrito los motivos por los que las obras de adaptación son susceptibles de acogerse a lo establecido en el presente Decreto Foral. Asimismo, deberá comunicar las medidas de carácter adicional que van a adoptarse para minimizar los riesgos derivados de las deficiencias, en tanto no se acometen las obras de adaptación, y en su caso, deberá indicar cómo se va a informar de las mismas a los usuarios.

Disposición derogatoria única.-Queda derogada la Disposición transitoria segunda del Decreto Foral 20/2006, de 2 de mayo, por el que se modifica el Decreto Foral 123/2003, de 19 de mayo, por el que se establecen las condiciones técnico-sanitarias de las piscinas de uso colectivo, y cuantas disposiciones de igual o inferior rango se opongan a lo establecido en el presente Decreto Foral.

Disposición final única.-Entrada en vigor.
Este Decreto Foral entrará en vigor el día siguiente al de su publicación en el Boletín Oficial de Navarra.
Pamplona, 19 de septiembre de 2012.-La Vicepresidenta Primera del Gobierno de Navarra, Lourdes Goicoechea Zubelzu.-La Consejera de Salud, Marta Vera Janín.
Código del anuncio: F1213329

 
En Autocontrol Piscinas somos especialistas en la redacción e implantación de Protocolos de Autocontrol en toda España y elaboramos los informes que exige el Ministerio de Sanidad al final de cada temporada de baño (SILOE) .

Puedes ponerte en contacto con nosotros o solicitar presupuesto gratis y sin compromiso. Estaremos encantados de ayudarte.

continuar leyendo
normativa piscinas castilla leon

Decreto 177-92 Piscinas Castilla y León

CONSEJERÍA DE SANIDAD Y BIENESTAR SOCIAL 

DECRETO 77/1992, de 22 de octubre, por el que se aprueba la normativa higiénico-sanitaria para piscinas de uso público.

En los últimos años diversas circunstancias socioculturales han propiciado el aumento del número de instalaciones dotadas de piscina y de usuarios que las frecuentan. Frente a ello, la normativa sanitaria que regula este tipo de instalaciones ha permanecido invariable, desde que se publicara la Orden de 31 de mayo de 1960, del antiguo Ministerio de la Gobernación, sobre piscinas públicas, produciéndose con ello un cierto desfase en relación con los avances técnicos conseguidos en el tratamiento de depuración de las aguas y en los materiales y técnicas de construcción.

La experiencia adquirida por la administración de la Comunidad Autónoma, contrastada con los resultados obtenidos tras la realización de una encuesta sanitaria sobre !a situación dotacional de las piscinas públicas ubicadas en la Comunidad y enriquecida con las aportaciones hechas por los diferentes organismos y sectores relacionados con este tema, ha evidenciado la necesidad de dar satisfacción a las nuevas exigencias ampliamente sentidas en la actualidad, adaptando las condiciones higiénico-sanitarias exigibles a este tipo de establecimientos, de manera que se garantice tanto la plena integridad física del usuario como la debida calidad sanitaria del agua.

Comprar aparatos de medición y análisis del agua

La Constitución Española reconoce, en su articulo 43, el derecho de todos ios ciudadanos a la protección de la salud y la competencia de los poderes públicos para organizar y salvaguardar la salud pública, mediante las medidas preventivas y los servicios necesarios.
El Estatuto de Autonomía de Castilla y León atribuye a la Comunidad Autónoma la capacidad de desarrollo legislativo y de ejecución de la legislación básica del Estado en materia de Sanidad Interior.

Por su parte, el artículo 24 de la Ley 14/1986, de 25 de abril, General de Sanidad, regula la intervención pública en aquellas actividades públicas y privadas que, directa o indirectamente, puedan tener consecuencias negativas para la salud, mediante limitaciones preventivas de carácter administrativo.

Por todo ello se considera oportuno dictar la presente normativa sanitaria que tiende a evitar que continúen en funcionamiento instalaciones deficientes y a promover la remodelación de las ya existentes.

A propuesta del Consejero de Sanidad y Bienestar Social y previa deliberación de la Junta de Consejeros de Castilla y León, en su reunión del día 22 de octubre de mil novecientos noventa y dos.

DISPONGO:

CAPÍTULO I
Objeto, definiciones y ámbito de aplicación

Artículo 1

La presente normativa tiene por objeto fijar, con carácter obligatorio, las características higiénico-sanitarias de las piscinas de uso público, de sus instalaciones y servicios anexos, el control de la calidad sanitaria del agua y de su tratamiento, las obligaciones del personal responsable de las instalaciones, el comportamiento de los usuarios, el régimen de autorizaciones, la vigilancia y las inspecciones sanitarias y el régimen sancionador aplicable en los supuestos de su incumplimiento.

Artículo 2

 A los efectos de esta normativa se incluyen las siguientes definiciones:

«Piscina»: conjunto de instalaciones y construcciones que constituyen el soporte necesario para la práctica de! baño colectivo y de la natación, y de aquellas otras accesorias, incluidas todas en el mismo recinto.

«Zona de baño»: aquélla constituida por el vaso con su correspondiente paseo o andén, entendido éste como la coronación periférica de los aliados de aquél.

«Zona de estancia»: zona circundante a la anterior, destinada a la permanencia del usuario en ropa de baño.

«Servicios e instalaciones»: los equipamientos de cualquier índole, necesarios para garantizar el correcto funcionamiento del
conjunto.

Artículo 3

— En aplicación de criterios sanitarios y de acuerdo con los posibles usuarios, se consideran dos clases de piscinas:
a) Particulares: las de uso exclusivamente familiar privado.
b) De uso público: las pertenecientes a corporaciones, entidades,  instituciones, alojamientos turísticos, sociedades, conjuntos inmobiliarios y comunidades de propietarios, con independencia de que su titularidad sea pública o privada.

Artículo 4

— El ámbito de aplicación de esta normativa lo constituye todas aquellas piscinas de uso público ubicadas en el territorio de la Comunidad Autónoma de Castilla y León. Quedan excluidas del ámbito de aplicación las piscinas particulares definidas en el artículo 3 a), así como las de aguas termales, las de centros de tratamiento de hidroterapia y aquéllas otras destinadas exclusivamente a fines médicos.

CAPÍTULO II
Autorizaciones e inspecciones sanitarias

Artículo 5

1. La autorización de construcción, reforma o ampliación de las piscinas de uso público será otorgada por el Ayuntamiento del municipio en el que se encuentre la piscina o se pretenda ubicar, conforme a lo dispuesto en el articulo 36 del Real Decreto 2816/1982, de 27 de agosto, por el que se aprueba el Reglamento General de Policía de Espectáculos Públicos y Actividades Recreativas. Será obligatorio el informe sanitario previo, emitido por la Consejería de Sanidad y Bienestar Social a través de sus Servicios Territoriales.
2. Para la obtención de la licencia de apertura al público y funcionamiento de la piscina, el titular deberá obtener la preceptiva licencia municipal, de acuerdo con lo previsto en los artículos 40 y siguientes del mencionado Real Decreto 2816/1982. Dicha licencia deberá contar, como requisito previo, con el informe sanitario emitido por el Servicio Territorial de Sanidad y Bienestar Social de la provincia correspondiente, que tendrá carácter vinculante en caso de ser negativo.
3. A efectos de la emisión de los informes sanitarios citados en los apartados 1 y 2 de este artículo, el Ayuntamiento deberá remitir un ejemplar del proyecto técnico o en su caso, del plano de las instalaciones y de la memoria de las actividades, al Servicio Territorial de Sanidad y Bienestar Social de la provincia correspondiente, con inclusión de tocios los datos necesarios a fin de comprobar e! cumplimiento de la presente normativa.
4. En los casos previstos en el apartado 2 de este artículo, habrán de acompañarse, a efectos de acreditar las medidas de seguridad exigibles, certificaciones expedidas por los técnicos competentes en cada caso y visadas, que acrediten la debida ejecución de los proyectos, así como que sus diversos elementos e instalaciones se ajustan a lo dispuesto en el Real Decreto 2816/1982, en la presente normativa y en todas aquellas disposiciones legales que le sean de aplicación.

Artículo 6

— Los titulares de piscinas que, tras haber mantenido cerradas las instalaciones por espacio superior a los seis meses, pretendan ponerlas de nuevo en funcionamiento, solicitarán del Ayuntamiento correspondiente la reapertura de las mismas, de acuerdo con el artículo 47 del mencionado Real Decreto 2816/1982. A tal efecto deberá solicitarse al Servicio Territorial de Sanidad y Bienestar Social la emisión del informe sanitario correspondiente, que en caso de ser desfavorable será vinculante. La solicitud se presentará con la debida antelación y siempre, como mínimo, con un mes de antelación a la fecha prevista para la apertura.

La visita de inspección de los técnicos del Servicio Territorial de Sanidad y Bienestar Social deberá realizarse antes de iniciar el nuevo llenado de los vasos, de acuerdo con el punto 5 del artículo 11 de esta normativa.

Artículo 7

— La Consejería de Sanidad y Bienestar Social supervisará el cumplimiento de lo dispuesto en esta norma y realizarás las visitas de inspección que considere oportunas con el fin de comprobar el estado sanitario de las instalaciones y el funcionamiento de sus servicios.

Artículo 8

— Lo que se expone en los artículos precedentes ha de entenderse sin perjuicio de las autorizaciones e intervenciones que corresponda otorgar o realizar a otras Consejerías, Organismos o Corporaciones Locales, de acuerdo con la regulación específica correspondiente y dentro del ámbito de sus competencias.

Artículo 9

— Si en sus visitas de inspección los técnicos de! Servicio Territorial de Sanidad y Bienestar Social comprobasen la existencia de deficiencias sanitarias de carácter menor, no peligrando con ello la salud e integridad física de los usuarios, se podrá permitir que continue el funcionamiento de la instalación durante el plazo concedido para su corrección. Si, por el contrario, las deficiencias detectadas fueran de tal naturaleza que pudieran suponer un peligro para la salud e integridad física de los usuarios, o bien hubiera transcurrido el plazo otorgado para corregir las deficiencias menores sin haber sido éstas subsanadas, la autoridad sanitaria competente adoptará las medidas oportunas de acuerdo con la legislación vigente.

CAPITULO III
Instalaciones y Servicios

SECCÍÓN 1
Características del vaso

Artículo 10

— Independientemente de su ubicación al aire libre o en recintos cerrados, los vasos, según su aplicación y posibles usuarios, podrán ser de las siguientes modalidades:
a) De chapoteo o infantiles. Son aquéllos destinados a juegos libres y vigilados de usuarios menores de seis años. Su emplazamiento será independiente y aislado de la zona de adultos, de manera que los niños no puedan acceder fácilmente a los vasos destinados a otros usos. La profundidad de estos vasos será la adecuada para sus destinatarios y el suelo no ofrecerá pendientes excesivas, estando construidos con materiales antideslizantes y de fácil limpieza. Su sistema de depuración será independiente del de los vasos destinados a adultos.
b) De recreo y polivalentes. Son aquellos destinados al público en general. Su profundidad máxima y mínima, asi como las variaciones significativas en su pendiente, deberán estar señaladas de manera que sean visibles tanto desde el exterior como desde el interior del vaso.
c) Deportivos y de competición. Los vasos que se destinen a este uso deberán tener las características que determinen los organismos correspondientes o las normas internacionales para la práctica de cada deporte.
d) De saltos. Deberán tener una profundidad adecuada, en relación con la altura de las palancas o trampolines, No se podrá simultanear su utilización con la práctica de la natación en general.

Artículo 11

1. El vaso de la piscina estará construido de acuerdo con lo que establezca la técnica para esta clase de obras, no debiendo existir ángulos, recodos ni obstáculos que dificulten la ubre circulación y renovación del agua o representen un peligro para los usuarios. En todo caso deberán reunir las condiciones de estabilidad, resistencia y estanqueidad. No existirán obstrucciones subacuáticas susceptibles de retener al usuario bajo el agua.
2. Las paredes serán verticales y su revestimienso liso, impermeable y de color claro. El fondo, de color claro y superficie antideslizante, tendrá una pendiente mínima para facilitar el desagüe. Las paredes y el fondo serán de fácil limpieza y reparación, resistentes a la abrasión y al choque y estables frente a los productos utilizados en el tratamiento del agua.

Podrán existir, en los paramentos verticales del vaso, pequeños escalonamientos susceptibles de ser utilizados por el bañista como soporte de descanso.
3. Los cambios de pendiente serán suaves y la altura del agua deberá estar convenientemente señalada en estos puntos y en los de máxima y mínima profundidad, siendo visibles para el usuario tanto desde el interior del vaso como desde el exterior.
4. Todo vaso tendrá, al menos, un desagüe general de gran paso, situado en el punto más bajo de su fondo, de tal forma que permita la evacuación rápida de la totalidad del agua y de los sedimentos y residuos en él contenidos, sin que en ningún caso se pueda recircular este agua para el uso de las instalaciones de la piscina.

El desagüe deberá estar adecuada y obligatoriamente protegido mediante los dispositivos de seguridad necesarios que eviten-posibles accidentes, e instalado de forma que no pueda ser removido por los bañistas. En cuanto al sistema de protección, éste se adecuará a los avances de la técnica en lo relativo a la abertura de sus elementos u otros dispositivos, de tal manera que eviten el efecto succión y la subsiguiente retención del usuario en inmersión.
5. En piscinas al aire libre será preceptivo el vaciado total de cada vaso antes del comienzo de la temporada, así como la limpieza, desinfección y reparación de sus paredes, fondo y accesorios.

En el caso de vasos incluidos en piscinas cubiertas, ele funcionamiento permanente, el vaciado’ deberá efectuarse, al menos, una vez cada seis meses, para realizar idénticas operaciones a las descritas en el párrafo anterior.

En ambos casos, el titular de la instalación lo pondrá en conocimiento del Servicio Territorial de Sanidad y Bienestar Social con 48 horas de antelación previas al nuevo llenado.
6. El aforo del vaso vendrá determinado por su superficie, de tal manera que en los momentos de máxima afluencia de usuarios se disponga, como mínimo, de 2 metros cuadrados de lámina de agua por bañista simultáneo, en piscinas al aire libre, y de 3 metros cuadrados en piscinas cubiertas.

En ningún caso se permitirá la permanencia continuada en losvasos de un número de usuarios superior al de su aforo máximo.

SECCIÓN 2.a 
Otras instalaciones 

Artículo 12

1. Independientemente de la existencia de escalinatas y rampas ornamentales que formen parte del vaso, en las proximidades de los ángulos de éste y a cada lado de las paredes en los cambios bruscos de pendiente del fondo, se instalarán escaleras con pasamanos de material inoxidable y peldaños de superficie plana y antideslizante. Estarán empotradas, al menos, en su parte superior y no tendrán aristas vivas. Si las dimensiones del vaso lo aconsejan, se instalarán más escaleras, de manera que entre una y otra no haya nunca una distancia superior a los 15 metros de perímetro.
2. Las escaleras estarán remetidasen la pared del vaso, de forma que no sobresalgan de sus paramentos verticales. Alcanzarán bajo el agua ¡a profundidad suficiente para salir con comodidad del vaso lleno, no debiendo llegar nunca hasta el fondo para evitar la acumulación de impurezas.

Artículo 13

— El paseo o andén que rodea el vaso estará libre de impedimentos y será de material higiénico y antideslizante. Tendrá una anchura mínima adecuada para sus fines y una pendiente hacia el exterior del vaso suficiente para evitar encharcamientos y vertidos de agua al interior del vaso. Dispondrá de bocas de riego con el fin de poder realizar periódicamente su limpieza y desinfección y de dispositivos de evacuación de las aguas, que vertirán directamente a la red de saneamiento.

Artículo 14

1. En piscinas al aire libre, el acceso de los usuarios a la zona de baño se realizará exclusivamente a través de puntos de paso obligado hacia el vaso. Estos pasos irán dotados de pediluvios con duchas. Las duchas, de agua potable, se instalarán en número proporcional a las-dimensiones de la entrada. Los pediluvios ocuparán todo el ancho del acceso y dispondrán de una lámina de agua desinfectada y en circulación continua, con unas dimensiones en dirección al vaso suficientes para que los usuarios no los puedan evitar para acceder a la zona de baño.
2. El número, capacidad y disposición de los pasos de acceso obligado a la zona de baño se establecerán en función del aforo del vaso, y en todo caso posibilitarán una rápida prestación de auxilios en caso de accidente.
3. Los pediluvios se diseñarán de manera que faciliten el acceso a minusválidos y no produzcan accidentes. Estarán construidos con materiales antimoho y antideslizantes.
4. Las zonas de baño estarán cercadas mediante elementos arquitectónicos, ornamentales o de otra índole, para evitar la entrada por otros lugares que no sean los pediluvios. Su altura no deberá dificultar la función de vigilancia del socorrista.
5. Cuando por impedimentos mayores de carácter técnico, entre los pasos obligados y la zona de baño, persista una zona de tierra, césped o arena, suficiente como para ser utilizada por el bañista como de estancia, se instalarán en las proximidades del vaso un número de duchas de agua potable igual al número de escaleras de acceso al vaso y, en cualquier caso, las correspondientes a los ángulos de éste.

La plataforma que rodee la ducha deberá ser impermeable, higiénica y antideslizante. Tendrá la pendiente mínima necesaria para permitir un rápido desagüe, que será directo, no permitiéndose la recirculación de este agua para otros usos.
6. En caso de persistir dificultades técnicas insalvables para el cumplimiento de lo establecido en este artículo, el Servicio Territorial de Sanidad y Bienestar Social podrá autorizar determinadas adecuaciones, previa presentación del oportuno proyecto técnico, siempre y cuando con ellas se garantice plenamente la calidad sanitaria del agua de los vasos y del resto de las instalaciones, así como la integridad física de los usuarios.
7. En lo sucesivo se prohíbe la existencia de canalillo lavapiés perimetral.

Artículo 15

— En las proximidades de cada vaso, excepto los de chapoteo, en lugares visibles y de fácil acceso, se situarán un mínimo de dos flotadores salvavidas. Asimismo se dispondrá de una cuerda de longitud no inferior a la mitad de la máxima anchura del vaso más 3 metros.

Comprar elementos de seguridad para piscinas

Artículo 16

— Las piscinas cubiertas dispondrán de las instalaciones necesarias que aseguren la renovación constante del aire del recinto, una temperatura superior en 2 a 4o ºC a la del agua y una humedad relativa del aire del 65 al 75%. La capacidad del recinto será tal que, como mínimo, se disponga de un volumen de aire de 8 metros cúbicos por metro cuadrado de superficie de lámina de agua.

Comprar medidores de CO2, temperatura y humedad 

Artículo 17

1. Los tramplancas, plataformas y torres de saltos de los vasos destinados a saltos, así como los que ocasionalmente se instalen en los vasos de recreo o polivalentes, serán de materiales inoxidables, antideslizantes y de fácil limpieza y desinfección. Contarán con escaleras de acceso provistas de barandillas de seguridad y los peldaños serán de superficie plana, antideslizante y sin aristas vivas. Su diseño, construcción, ubicación y la calidad de sus materiales garantizarán en todo momento la seguridad de los usuarios.
La profundidad de los vasos se proyectará en función de la altura de los mencionados elementos.
2. No se permitirá la utilización de los trampolines y palancas de más de 1 metro de altura sobre la lámina de agua durante el uso del vaso para fines recreativos, salvo cuando aquellos estén situados en zonas destinadas exclusivamente para saltos, perfectamente acotadas y señalizadas, de forma que su utilización no entrarle riesgo alguno para el resto de los bañistas. Los trampolines y palancas de más de 3 metros de altura sobre la lámina de agua sólo podrán utilizarse en aquellos vasos destinados exclusivamente para saltos.

Artículo 18

— Los toboganes y deslizadores serán de materiales inoxidables, lisos, sin juntas ni solapas que pudieran ocasionar lesiones a los usuarios, y de fácil limpieza y desinfección. Las escaleras de acceso tendrán inclinación moderada, contarán con pasamanos de seguridad y peldaños antideslizantes y sin aristas vivas. Se situarán en vasos especiales o bien, en el caso de ubicarse en vasos destinado al recreo y polivalentes, en zonas acotadas en las que su utilización no suponga riesgo ni molestias para el resto de los bañistas. La zona de caída estará convenientemente señalizada y apartada de una posible zona destinada a saltos.

Artículo 19

1. Las instalaciones anexas como maquinaria, aparatos para elevación y depuración del agua, calderas, generadores eléctricos e instalación para iluminación, almacenes de productos químicos o de material diverso, etcétera estarán emplazadas en lugares independientes de los destinados al público y en la forma que para cada caso determine la reglamentación aplicable. Las instalaciones eléctricas cumplirán el vigente Reglamento Electrotécnico de Baja Tensión y las prescripciones especiales establecidas en la Instrucción Complementaria que regula las instalaciones eléctricas para piscinas.
Las instalaciones de calefacción, climatización y agua caliente sanitaria, en aquellas piscinas que dispongan de ellas, tendrán que cumplir con el correspondiente Reglamento y con las Instrucciones Técnicas Complementarias que regulan los niveles de calidad, seguridad y defensa del medio ambiente en estas instalaciones.

2. Cuando existan restaurantes, bares, cafeterías o instalaciones similares, éstas deberán ubicarse fuera de ia zona de baño y con suficiente delimitación y separación de los vasos de la piscina, a fin de garantizar la debida limpieza e higiene. Estas ¡nsíaiaciones precisarán para su funcionamiento la tramitación del expediente de apertura que exija la reglamentación vigente, con independencia del de la piscina.

SECCIÓN 3
De los servicios

Artículo 20

1. Todos los servicios e instalaciones incluidos en el recinto de la piscina deberán cumplir los requisitos sanitarios y de seguridad en lo relativo a construcción, disposición de sus elementos e idoneidad de los materiales.
2. Los locales deberán disponer de buena ventilación. Los materiales de los paramentos verticales y horizontales serán impermeables, sin entregas angulares y de fácil limpieza y desinfección. Los suelos serán antideslizantes y contarán con sistemas de evacuación que eviten encharcamientos.

Artículo 21

— Toda instalación deberá proyectarse, adecuarse,en su caso, de manera que ningún bañista pueda tener acceso a las zonas de estancia y de baño sin haber pasado previamente por los vestuarios.

Artículo 22

— Los servicios y las instalaciones incluidas en el recinto de la piscina estarán diseñados de forma que no se dificulte o impida su utilización a personas minusválidas, de acuerdo con la Ley 13/1982, de 7 de abril, de Integración Social de los Minusválidos.

Artículo 23

1. En todas las piscinas existirán vestuarios y aseos con una superficie adecuada al aforo máximo del recinto. En función de dicho aforo habrán de disponer, como mínimo, de los siguientes elementos:
— Una ducha y un lavabo por cada 50 personas o fracción. En las piscinas cubiertas deberá disponerse de agua-caliente.
— Un retrete y dos urinarios por cada 75 varones o fracción y un retrete por cada 40 mujeres o fracción, todos ellos provistos de dispositivos de descarga automática.
A estos efectos se considerará que el aforo máximo de la piscina está compuesto por igual número de varones que de mujeres. Los lavabos dispondrán de dosificador con jabón líquido y de toallas de un solo uso o secador automático. Los retretes estarán provistos de protarrollos con papel higiénico.
2. En cualquier caso, el número y dotación de los servicios deberá garantizar que la demanda de su utilización no influya negativamente en las condiciones higiénico-sanitarias de los mismos.

Artículo 24

1. Los vestuarios, de uso exclusivo para bañistas, contarán con dos accesos independientes, uno para entrada y salida de personas calzadas y vestidas en ropa de calle y otro para salida y entrada de personas con indumentaria de baño. En las piscinas de complejos polideportivos se podrán considerar como vestuarios cualesquiera otras estancias de utilización colectiva, siempre que tengan fácil acceso a los vasos y cumplan las condiciones higiénico-sanitarias citadas en este artículo.
2. En los vestuarios existirán armarios de material inoxidable de fácil limpieza, desinfección ventilación, o bien guardarropa común atendido, que dispondrá de colgadores o bolsas guardarropa que, en caso de no ser desechables, serán lavados y desinfectados después de cada uso.
3. El régimen de utilización de los vestuarios y aseos estará contemplado en las normas internas de funcionamiento de las instalaciones, a las que hace referencia el artículo 40 de la presente normativa.
4. Todo el área deberá limpiarse y desinfectarse diariamente.
5. El área se desinsectará con productos autorizados, obligatoriamente antes del comienzo de la temporada en las piscinas al aire libre y una vez cada seis meses en las piscinas cubiertas de funcionamiento permanente. No obstante, la autoridad sanitaria podrá ordenar la desinsectación de las instalaciones cuando lo estime necesario.
6. En algún caso muy concreto, como es el de alojamientos turísticos o comunidades de vecinos, en el que las viviendas suelen estar próximas a la piscina, se podrá permitir, previa solicitud al Servicio Territorial de Sanidad y Bienestar Social correspondiente, la inexistencia de vestuarios, no así la de aseos que será inexcusable en todo caso.
7. En el caso de campamentos de turismo dotados de piscina, se podrán considerar como vestuarios y aseos aquellos propios del establecimiento, siempre y cuando estén ubicados en las proximidades de la piscina y cumplan con los requisitos higiénico-sanitarios aplicables.

SECCIÓN 4.a
Socorrismo

Artículo 25

 1. Toda piscina de uso público deberá contar, al menos, con la presencia de un socorrista. El número de socorristas que deba tener cada piscina estará en función de la suma total de metros cuadrados de lámina de agua de todos sus vasos, sin contar los de chapoteo, de acuerdo con la siguiente escala:
— Piscinas con menos de 1.500 metros de lámina de agua: un socorrista.
— Piscinas con más de 1.500 metros cuadrados de lámina de agua: el numero mínimo de socorristas será fijado por el Servicio Territorial de Sanidad y Bienestar Social.
2. En el supuesto de que la separación física existente entre los vasos no permitiera una vigilancia eficaz y completa de los mismos, será obligatoria la presencia de un socorrista en cada uno de ellos.
3. Los socorristas deberán ser expertos en técnicas de salvamento, reanimación y prestación de primeros auxilios y realizarán sus funciones con una presencia continuada en la piscina durante todo el tiempo en el que las instalaciones permanezcan abiertas al público.
4. A efectos de determinar la experiencia mencionada en el apartado anterior, será requisito indispensable la posesión de algún titulo, diploma, certificado o equivalente, expedido por autoridad competente de cualquier organismo, institución de carácter oficial 0 legalmente reconocida al efecto, Federación deportiva etcétera que certifique y garantice los mencionados conocimientos.

Comprar silla para socorrista 

Artículo 26

1.En todas las piscinas deberá existir un local destinado a la prestación de primeros auxilios, ubicado en lugar adecuado, de fácil acceso para camillas, independiente y bien señalizado. Estará dotado al menos con el material que se relaciona en el Anexo 1 y dispondrá inexcusablemente de lavabo con agua corriente. El socorrista estará a cargo tanto de la utilización y renovación del material, como de ponerlo a disposición del sanitario que se desplace en visita de urgencia o que circunstancialmente se encuentre en el recinto.
2. Será obligatorio que en toda piscina exista al menos un teléfono para la comunicación con el exterior. En sus proximidades, en lugar bien visible, estará expuesta la dirección y el numeró de teléfono del puesto de ambulancia más cercano a la piscina, que sea utilizable para el traslado de personas accidentadas a un centro sanitario.

CAPÍTULO IV
Del agua

SECCIÓN 1.
Características generales

Artículo 27

— El agua de alimentación de los vasos procederá de la red de distribución pública. La utilización de agua de distinto origen precisará el informe favorable del Servicio Territorial de Sanidad y Bienestar Social.

Artículo 28

— El agua circulante en pediluvios y duchas, así como la del resto de instalaciones generales, deberá proceder directamente de la red de distribución de agua potable. Nunca podrá pertenecer al circuito de regeneración propio de los vasos y su eliminación se realizará, junto con el agua de desagüe, a la red de alcantarillado general.

Artículo 29

El agua de alimentación de los vasos deberá ser filtrada, desinfectada y desinfectante y cumplirá las siguientes condiciones:
— No tendrá olor ni sabor desagradable (excepto los mínimos inevitables, característicos del sistema de tratamiento).
— No será irritante para los ojos, piel y mucosas.
— No será perceptible la presencia de sólidos en suspensión, espumas, aceites o grasas.
— Su temperatura, en las piscinas cubiertas, estará comprendida entre 24° C y 28° C y se fijará de acuerdo con el uso del vaso.
— Sus condiciones físico-químicas y bacteriológicas deberán encontrarse dentro de los límites establecidos en el

Comprar medidores de temperatura

Anexo II

SECCIÓN 2.1
Tratamiento

Artículo 30

1.El agua contenida en los vasos de la piscina, durante el funcionamiento de ésta, deberá estar renovándose continuamente, bien por recirculación, bien por entrada de agua nueva, previa depuración de la misma en cualquier caso.
2. El agua de los vasos deberá ser renovada con un aporte de agua que garantice que los parámetros relacionados en el Anexo II se encuentran dentro de los límites establecidos en el mismo, así como que su nivel es el necesario para un adecuado funcionamiento de los rebosaderos. Bajo ningún concepto se efectuarán operaciones de vaciado, aunque sean parciales, en horario de apertura al público.
Toda piscina dispondrá de sistemas automáticos de renovación y regeneración del agua.

Artículo 31

1. Las bocas de entrada de agua a los vasos serán diseñadas de forma que se consiga una homogeneización completa y un régimen de circulación uniforme del agua contenida en aquellos.
2. La entrada de agua de alimentación a los vasos deberá disponer de dispositivos antirreflujo que impidan el paso del agua desde el vaso a la red de suministro.
3. El paso del agua del vaso a la depuradora deberá hacerse mediante rebosadero perimetral continuo, debidamente protegido. El rebosadero limitará el nivel máximo del agua, evacuará la película superficial de impurezas y, en su caso, servirá de asidero a los usuarios.

Artículo 32

El tiempo de recirculación, con depuración de toda la masa de agua, deberá ser el fijado por la normativa aplicable y,
en cualquier caso, deberá garantizar la calidad sanitaria del agua de los vasos.

Artículo 33

En cada vaso deberán instalarse dos contadores de agua o caudalimetros, uno a la entrada del agua.de alimentación del vaso y otro después del tratamiento de depuración, para registrar los volúmenes de agua diariamente renovada y depurada.

Artículo  34

1. El agua recirculada y el de nueva aportación deberá ser sometida a tratamiento mediante procedimientos físicos o químicos, incluyendo un sistema de desinfección, durante todo el tiempo en el que la piscina permanezca abierta al público.
2. Los productos que se utilicen para él tratamiento del agua deberán contar con las correspondientes autorizaciones sanitarias.
3. La ozonización irá siempre acompañada de la adición de un desinfectante compatible, con efecto residual.
4. Los productos químicos empleados-para el tratamiento sistemático del agua no se añadirá nunca directamente a los vasos. Será imprescindible disponer de un sistema de dosificación automático que funcione conjuntamente con los sistemas de alimentación y recirculación. Sólo en casos de emergencia; siempre y cuando se efectúe fuera del horario en el que la piscina permanezca abierta al público, podrá permitirse la dosificación manual, cuando sea imprescindible como tratamiento de cobertura y corrector.
5. Deberán mantenerse las máximas precauciones en lo concerniente al almacenaje y manipulación de los productos, que en ningún caso serán accesibles a los usuarios.

Comprar dosificadores piscina

Artículo 35

 Durante todo el tiempo en el que la piscina no se encuentre en funcionamiento, cada uno de sus vasos, a excepción de los de chapoteo, deberá ser dotado de un sistema que garantice la imposibilidad de que pueda producirse la caída de personas en su interior.

CAPÍTULO V
Del personal encargado de las instalaciones

Artículo 36

1. En tanto la piscina permanezca abierta al público, deberá haber una persona responsable del establecimiento, que ostente la representación de la entidad titular. Tendrá a su cargo el buen funcionamiento de las instalaciones y servicios y la observancia de las disposicines legales de aplicación.
2. Para el cuidado y vigilancia de las piscinas, la atención de sus servicios, así como para responsabilizarse de control diario de la calidad del agua de los vasos, el personal deberá estar técnicamente capacitado.
3. Los operarios deberán estar provistos de traje de trabajo con distintivo del establecimiento y dispondrán de caretas cuando hayan de, manipular doro-gas.
4. En todas las piscinas deberá existir un Libro de Reclamaciones a disposición de los usuarios, tal y como establece el artículo 52.1 del Reglamento de Espectáculos Públicos y Actividades Recreativas,— aprobado por RealDecreto 2816/1982.

Artículo 37

1. Al menos dos veces al día, una antes de la apertura de la piscina y otra en el momento de máxima concurrencia de usuarios, deberán realizarse, en cada uno de los vasos, las determinaciones siguientes:
— Cloro libre residual
— Ph
— Turbidez.
Cuando en la desinfección se utilicen otros compuestos distintos al cloro, los parámetros a controlar vendrán definidos en el informe sanitario que al respecto emitirá el Servicio Territorial de Sanidad y Bienestar Social.
2. En las piscinas cubiertas se controlará también la temperatura del agua, la del ambiente y el grado de humedad relativa del aire.
3. Todas las piscinas contarán con los medios,, reactivos e instrumental necesarios para realizar los controles a ios que se hace referencia en los apartados 1 y 2 de este artículo.

Comprar medidores de PH

Comprar turbidimetros 

Artículo 38

1. Cada establecimiento dispondrá, con carácter obligatorio, de un Libro de Registro Oficial, cuya diligencia de apertura será efectuada por los técnicos del Servicio Territorial de Sanidad y Bienestar Social al tiempo de expedir el informe sanitario favorable mencionado en los artículos 5.° y 6.° de la presente normativa.
2. En el Libro de Registro se anotarán diariamente y para cada vaso los resultados de las determinaciones mencionadas en los apartados 1 y 2 del artículo 37, así como los siguientes datos:
— Lectura de los contadores, con detalle de los metros cúbicos de agua depurada y renovada.
— Utilización de desinfectantes (cantidad y tipo).
— Cuantas incidencias u observaciones de interés sanitario se estime oportuno (lavado de filtros, vaciado del vaso, fallos del.sistema depurador, etc.).
3. La ausencia o falseamiento de estos datos será responsabilidad directa del personal mencionado en el artículo 36.1 y subsidiaria de la empresa o entidad titular, que estará obligada a conocer en todo momento dichos resultados y a tomar medidas en consecuencia.
4. El Libro de Registro estará siempre a disposición de las autoridades sanitarias y será visado por las mismas en cada visita de inspección.

CAPÍTULO VI
De los Usuarios

Artículo 39

Toda piscina tendrá un aforo máximo, entendido éste como la capacidad máxima de usuarios que puede alojar simultáneamente el recinto, y vendrá determinado por la suma de las superficies. de lámina de agua de todos los vasos existentes en el recinto.

En piscinas al aire libre se admitirán tres usuarios por cada dos metros cuadrados de superficie de lámina de agua y en piscinas cubiertas un usuario por cada metro cuadrado. En ningún caso deberá permitirse la utilización simultánea de la piscina por un número de usuarios superior al aforo máximo de la instalación.

Artículo 40

Toda piscina deberá tener expuestas, tanto a la entrada del recinto como en su interior y en lugar bien visible, unas normas higiénico-sanitarias destinadas a los usuarios. El texto de las mismas deberá contener, como mínimo, las siguientes o parecidas recomendaciones:
— Utilice la ducha y el pediluvio antes y después de cada baño.
— No ensucie el agua con prácticas antihigiénicas.
— Deje fuera del recinto a. los animales de compañía.
— Si padece o sospecha enfermedad infectocontagiosa, especialmente cutánea, evite su propagación no bañándose.
— Evite juegos y prácticas peligrosas. Respete el baño y la estancia de los demás.
— Sí se baña después de comer, de realizar ejercicio físico intenso o tras una exposición prolongada al sol, entre despacio en el agua.
— Es aconsejable el uso de zapatillas de baño en aseos y vestuarios.
— Si tiene el cabello largo es conveniente usar gorro de baño.

CAPÍTULO VII
Infracciones y Sanciones

Artículo 41

El incumplimiento de lo dispuesto en el presente Decreto podrá ser objeto de sanción administrativa con arreglo a lo previsto en la Ley General de Sanidad, artículos 32 y siguientes, y demás disposiciones sanitarias vigentes, previa instrucción del oportuno expediente administrativo por el órgano competente, y sin perjuicio de las responsabilidades civiles, penales o de otro orden que pudieran concurrir.
No tendrá carácter de sanción el cierre preventivo temporal de la piscina por el hecho de ser necesario para preservar la salud del usuario o por incumplimiento de requisitos para su instalación hasta que se ajuste a lo que prevé este Decreto, subsanándose los defectos o cumpliendo los requisitos exigidos por razones higiénicos-sanitarias. En caso de intervención de la autoridad judicial, las medidas cauteleras administrativas que hubieran sido adoptadas para preservar la salud y seguridad de los usuarios se mantendrán en tanto dicha autoridad se pronuncie al respecto.

DISPOSICIÓN ADICIONAL ÚNICA

Las previsiones contenidas en este Decreto se entienden sin perjuicio del ejercicio de sus competencias por parte de otras Administraciones y de la concurrencia de  otras normas de pertinente aplicación al sector, en particular las contenidas en el Reglamento de Espectáculos Públicos y Actividades Recreativas, aprobado por Real Decreto 2816/1982, de 27 de agosto.

DISPOSICIONES TRANSITORIAS

Primera.— Lo dispuesto en la presente normativa será de obligado cumplimiento para todas aquellas piscinas que vayan a construirse con posterioridad a su entrada en vigor, así como para las obras de remodelación o ampliación de las ya existentes. Aquellas piscinas que hayan obtenido la Licencia de apertura o de construcción con anterioridad a la entrada en vigor de la presente normativa, dispondrán de los siguientes plazos para la adaptación de sus instalaciones a lo establecido en la misma, contados a partir del día siguiente al de su entrada en vigor:
— Tres años, para lo dispuesto en los artículos 1.1.2 (características de los vasos) 1.4 (desagüe) 12 (escaleras) 13 (paseo o andén) 14 (pediluvios y canalillo lavapiés perimetral) 26.1 (local de primeros auxilios) 30 (renovación del agua) 31 (rebosaderos) 32 (tiempo de recirculación y 33 (contadores de agua).
— Cuatro años, para lo referente al contenido de los artículos 16 (piscinas cubiertas) 19.2 (restaurantes, bares…) 21 (accesos) 22 (adaptación de las instalaciones a-los minusválidos) 23 (dotación aseos) y 24.1 (vestuarios).
Segunda.— La Dirección General de Salud Pública y Asistencia podrá informar favorablemente el funcionamiento de aquellas piscinas que excepcionalmente no pudieran cumplir alguno de los requisitos estructurales mencionados en este Decreto, cuando ello sea compatible con la protección de la salud de los usuarios.

DISPOSICIONES FINALES

Primera.— Se faculta al Consejero de Sanidad y Bienestar Social para dictar cuantas disposiciones sean necesarias para el desarrollo y ejecución de la presente normativa.
Segunda.— El presente Decreto entrará en vigor al día siguiente» de su publicación en el «Boletín Oficial de Castilla y León».

Valladolid, 22 de octubre de 1992.
El Presidente de la Junta de Castilla y León,
Fdo.: JUAN JOSÉ LUCAS JIMÉNEZ
El Consejero de Sanidad,  y Bienestar Social,
Fdo.: JOSÉ MANUEL FERNÁNDEZ SANTIAGO

Decreto 177-92 Piscinas Castilla y León

En Autocontrol Piscinas te ayudamos a cumplir con todas las exigencias del Real Decreto 177-92 Piscinas Castilla y León. Somos especialistas en la redacción e implantación de Protocolos de Autocontrol en toda España y elaboramos los informes que exige el Ministerio de Sanidad al final de cada temporada de baño (SILOE) .

Puedes ponerte en contacto con nosotros o solicitar presupuesto gratis y sin compromiso. Estaremos encantados de ayudarte.

continuar leyendo
Nombre de la Empresa

Normas piscinas comunitarias Madrid

Normas piscinas comunitarias Madrid. Las piscinas comunitarias tienen que cumplir una serie de exigencias para garantizar la seguridad de los bañistas. Estas exigencias se aplican a las comunidades de vecinos con piscina que tengan más de 30 viviendas y localizadas en la Comunidad de Madrid.

Al mismo tiempo los usuarios de la piscina deben cumplir también una serie de obligaciones para garantizar el buen uso de la zona común. En este post vamos a hacer referencia a todas las normas y obligaciones que  establece la Comunidad de Madrid para poder abrir las piscinas de forma segura.

Exigencias Normas piscinas comunitarias Madrid

  • Disponer de un socorrista con conocimientos en primeros auxilios siempre presente durante el horario de baño. En el caso de piscinas que midan entre 500 y 1.000 m² o que tengan dos piscinas y la separación entre una y otra no permita una vigilancia eficaz, deberá haber dos o más socorristas.
  • Contar con elementos para ayudar al rescate, como perchas y salvavidas.
  • Tener un botiquín en un lugar visible y señalizado, así como un teléfono y un listado visible con información de servicios de urgencia.
  • Si las piscinas miden en su totalidad entre 500 y 1.000 m², deben contratar a un ATS/DUE o un médico de forma permanente. Si miden más de 1.000 m², las dos figuras son obligatorias de forma permanente. En ambos casos, se debe disponer del material necesario para asistir a un herido, si se da la situación.

La propia piscina y los elementos de su alrededor tienen que ajustarse a estos requisitos:

  • Tener expuestas las normas de régimen interno de uso de la piscina en lugar visible.
  • La altura máxima para las piscinas de adultos debe ser máximo de tres metros. La de las piscinas infantiles para menores de seis años no puede superar los 0,60 metros.
  • Los trampolines están prohibidos. Solamente se permite la instalación de toboganes, que no molesten, que no tengan juntas o solapas que puedan dañar al usuario y que estén situados en zonas debidamente acotadas.
  • Debe haber aseos diferentes para cada sexo, con agua corriente potable, dosificador de jabón, toallas mono uso o secador de manos y papel higiénico.
  • Para acceder a la zona del vaso, se debe pasar obligatoriamente por piletas con duchas.
  • En total debe haber un mínimo de dos duchas alrededor de la piscina.
  • El paseo que rodea la piscina tiene que medir al menos un metro de ancho, así como estar construido libre de impedimentos y con materiales antideslizantes, ya que está pensado para andar con los pies descalzos. No se permiten canalillos o lavapiés alrededor de la piscina
  • La zona de la piscina tiene que tener papeleras y ceniceros distribuidos por todo el recinto, en una cantidad adecuada para el número habitual de asistentes.
  • El almacén de productos químicos y la instalación de tratamiento de agua estarán en lugares inaccesibles para el usuario.

Para el mantenimiento y funcionamiento de la piscina, es necesario:

  • Una persona técnicamente capacitada, que sea responsable del correcto funcionamiento de la instalación.
  • Un Libro de Registro Oficial, a disposición de los usuarios, donde se anoten dos veces al día datos como el PH, el desinfectante utilizado, la lectura del contador de agua depurada, etcétera.
  • Depurar el agua de los vasos a diario y de forma continua al menos durante el horario de apertura, con los procedimientos adecuados.
  • Tener los puntos de sistema de aspiración por fondo, si los hay, debidamente protegidos para evitar accidentes.
  • Cuando la piscina no esté en funcionamiento, el vaso tiene que estar cubierto o vallado para evitar que se estropee y que alguien pueda caerse en él.
  • Es obligatorio vaciar los vasos totalmente al menos una vez en la temporada.

Normas piscinas comunitarias Madrid. Obligaciones para el usuario: 

  • Ducharse antes de entrar en la piscina
  • No comer en la zona de baño, entrar con calzado de calle o introducir animales.
  • No se puede utilizar la piscina cuando no esté presente el socorrista, es decir fuera del horario de apertura.

Fuente: Madrid.org

Más información y ayuda Autocontrol Piscinas

Puede ampliar toda esta información sobre Normas piscinas comunitarias Madrid consultando el Decreto 80/1998 y el Real Decreto 742/2013 por el que se establecen las condiciones higiénico sanitarias para las piscinas de uso colectivo.

Para cualquier necesidad en tu piscina, puedes ponerte en contacto con nosotros o solicitar presupuesto gratis y sin compromiso. Estaremos encantados de ayudarte.

continuar leyendo
SILOE Piscinas

SILOE Piscinas

1. ¿QUÉ ES EL SILOE PISCINAS?

El SILOE Piscinas es un sistema de información sanitario, sustentando por una aplicación informática a través de Internet, que recoge datos sobre las características de las piscinas de España y la calidad del agua de sus vasos. Fue desarrollado por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad con la entrada del Real Decreto 742/2013, de 27 de septiembre, por el cual se establecen los criterios técnico-sanitarios de las piscinas en España.

Puede acceder a la aplicación a través del siguiente enlace: https://siloe.msssi.es/siloeWeb/alta/muestreo.do tenga en cuenta que para poder acceder necesita un certificado digital.

2. ¿QUÉ TIPO DE PISCINAS DEBEN REGISTRARSE EN LA APLICACIÓN SILOE?

  • Piscinas de tipo 1: aquellas donde la actividad relacionada con el agua es el objetivo principal, como en el caso de piscinas públicas, de ocio, parques acuáticos o spas.
  • Piscinas de tipo 2: aquellas que actúan como servicio suplementario al objetivo principal, como en el caso de piscinas de hoteles, alojamientos turísticos, camping o terapéuticas en centros sanitarios, entre otras.

3. OBLIGACIONES PARA TITULARES Y/O GESTORES DE PISCINAS

Este sistema ya está activo y como titular y/o gestor de su piscina, por un lado, debe solicitar el alta de la piscina en el sistema y, por otro, debe introducir los resultados anuales al finalizar la temporada, en los que deberá recogerse:

Parte A: instalación

  •          Provincia
  •          Municipio
  •          Localidad
  •          Código Postal
  •          Dirección postal
  •          Coordenadas geográficas
  •          Denominación de la piscina
  •          Tipo de piscina
  •          Agua de alimentación
  •          Tipo de vaso

Parte B: tratamiento del agua de los vasos de la piscina

  •          Filtración
  •          Superficie filtrante
  •          Velocidad de filtración máxima
  •          Desinfección
  •          Floculantes
  •          Corrector de PH
  •          Otros tratamientos

Parte C: Muestreos por vasos

  •          Temporada: apertura-cierre
  •          Parámetros:
    •   Nº de muestreos realizados
    •   Nº de muestreos conformes con los valores paramétricos
    •   Valor medio, valor máximo, valor mínimo
    •   Unidad
    •   Nº de días con incumplimiento en la temporada

4. ¿CÓMO PUEDE AYUDARTE AUTOCONTROL PISCINAS?

Autocontrol Piscinas es un departamento de consultoría que desde 2007 se encuentra integrado por profesionales de seguridad y sanidad especializados en piscinas.

En Autocontrol Piscinas te ofrecemos la solución a cualquier problema relacionado con SILOE y con el Protocolo de Autocontrol, contacta con nosotros si necesitas dar de alta a tu piscina o subir tus datos anuales a la aplicación, nos encargaremos de todo para que no tengas ninguna dificultad en el cumplimiento de la normativa.

Además hemos creado una App disponible en todo tipo de dispositivos (ordenador, móvil, tablet…) y configurable para todo tipo de instalaciones con piscina (hoteles, casas rurales, picinas municipales, centros deportivos, centros terapeúticos…) que automatiza los controles que exige la legislación 742/2013 y permite la subida del informe SILOE a la página del Ministerio de Sanidad de forma automática. Si quieres saber más acerca de su funcionamiento pincha en el siguiente enlace: App SILOE Autocontrol Piscinas

Solicita presupuesto

continuar leyendo