Descubre con Emotion Training los beneficios del entrenamiento en la piscina

Beneficios del entrenamiento en la piscina ALT

Aunque el verano ha llegado a su fin no hay que dejar de disfrutar de la piscina ni de practicar ejercicio en ella. Los expertos en salud de Emotion Training coinciden en que la población que se ejercita en medio acuático consigue una serie de resultados muy beneficiosos a nivel orgánico. Entra y descubre cuáles son.

El primero de los beneficios del entrenamiento en la piscina es un aumento de la resistencia cardiopulmonar, estimula la circulación sanguínea ya que la acción térmica del agua de la piscina sobre el cuerpo produce una activación del sistema circulatorio y la presión del agua ejercida sobre el organismo estimula el retorno sanguíneo. También ayuda a mantener una presión arterial estable ya que ésta disminuye al sumergirse en el agua como consecuencia de los efectos de la presión hidrostática, y en cuanto al sistema respiratorio facilita la eliminación de secreciones bronquiales.

Reduce el riesgo de enfermedades cardiovasculares

Del mismo modo se ha comprobado que se reduce el riesgo de enfermedades cardiovasculares, que existe un desarrollo de la mayor parte de los grupos musculares, gracias a la resistencia que ofrece el agua que permite que se trabaje toda la musculatura del cuerpo en general, fortalece los tejidos articulares previniendo posibles lesiones, pues en el agua se mejora la movilidad articular y la amplitud del recorrido articular debido a la ingravidez soportada en el vaso de la piscina, así como la presión constante y uniforme ejercida por el agua.

Esto convierte a las piscinas en un medio ideal para realizar los entrenamientos personales. Adentrándonos en los entrenamientos, el efecto del ejercicio físico en el medio acuático permite:

Un trabajo de resistencia muscular idóneo ya que las fuerzas de empuje y tracción permiten estimular la musculatura de forma concéntrica y excéntrica durante el movimiento. La actividad de hacer ejercicio sin impactos y la implicación de todos los grandes grupos musculares son dos importantes factores a tener en cuenta que hay que sumar a la lista, ya que se reduce el riesgo de lesión, aportando seguridad y facilidad para personas que por distintos motivos no realizan ejercicio en seco.

Clave para la salud de la espalda

También el trabajo de la postura corporal, las posiciones horizontales, tan comunes en el medio acuático, así como el fenómeno de ingravidez, supone una descarga extraordinaria de la columna vertebral, al mismo tiempo que la necesidad de mantener la postura ayudará a la tonificación adecuada de toda la musculatura corporal.

Además los estudios explican las mejoras en el equilibrio en el trabajo de piscina pues se estimulan las vías nerviosas y se reducen los procesos dolorosos y problemas posturales, pues el medio acuático posee unas propiedades físicas propias del agua como la flotabilidad, viscosidad, presión, ausencia de estrés gravitacional en las articulaciones y músculos que facilita la participación en los ejercicios de equilibrio, los cuales serían más complejos de realizar en tierra.

Relaja y alivia tensiones

Si tenemos estrés y tensión acumulada el ejercicio físico en piscina alivia tensiones, gracias al efecto relajante que provoca la actividad realizada en el agua de la piscina, la relajación muscular permite mantener un tono adecuado pues nos relaja la excesiva tonicidad muscular de la tarea diaria, ya que la experimentación en situaciones de ingravidez, enriquecerán la capacidad de movimiento, y mejorarán los patrones motores. El trabajo en este medio produce una relajación que incide en la consecución de un nivel óptimo de equilibrio psicológico.

Por tanto a nivel mental, el entrenamiento en el medio acuático también posee beneficios, pues mejora el desarrollo psicomotor, a través de la coordinación, y la armonía en los movimientos, trabajando así la coordinación mente-cuerpo y teniendo repercusiones positivas en el entrenamiento del control del propio cuerpo (acciones voluntarias), genera estados de ánimo positivos, ya que la ingravidez producida en la inmersión es la principal causa positiva sobre la relajación de los músculos que se transmite, indiscutiblemente, a la psicología del individuo y su estado de ánimo

Como vemos, si tenemos una piscina nuestros entrenamientos podremos conseguir objetivos poderosos, además nuestras sesiones podrán ser más dinámicas, completas e interesantes.

Si ademas contamos con material deportivo acuático, nuestros entrenamientos serán mucho mas eficientes. Comprar material deportivo acuático 

Con el entrenamiento en piscina apuestas por la innovación. emotiontraining.es/

Comparte este artículo

Artículos relacionados