Real Decreto 742/2013 en España: Normativa para piscinas y salud pública

Piscina según protocolo de real decreto 742 2013

El Real Decreto 742/2013 es una normativa en España que establece los requisitos técnico-sanitarios para las piscinas. Tiene como objetivo principal promover la salud y prevenir enfermedades relacionadas con su uso. La normativa se aplica a todas las piscinas, excepto aquellas reguladas por el Real Decreto 1341/2007.

Se establecen criterios para la calidad del agua y del aire, y se obliga a disponer de un Protocolo de Autocontrol de Piscinas. El Ministerio de Sanidad es responsable de proporcionar información y recursos relacionados.

Qué es el Real Decreto 742/2013 en España

El Real Decreto 742/2013 es una normativa que establece los criterios técnico-sanitarios que deben cumplir las piscinas en España. Este decreto se basa en la Ley General de Sanidad y la Ley General de Salud Pública, y tiene como objetivo principal promover la salud y prevenir enfermedades relacionadas con el uso de las piscinas.

Antecedentes y justificación

El Real Decreto 742/2013 surge como respuesta a la necesidad de unificar criterios y actualizar la normativa a los conocimientos científicos y técnicos actuales. Asimismo, busca asegurar el cumplimiento de las bases de la gestión de la calidad del agua en las piscinas. Para su elaboración, se llevaron a cabo consultas a los sectores afectados, a las comunidades autónomas y al Consejo de Consumidores y Usuarios.

Objetivos y alcance de la normativa

normativa cumplirEl Real Decreto 742/2013 tiene como objetivo principal proteger la salud de los usuarios de piscinas en España. Para lograrlo, establece criterios técnico-sanitarios que deben ser cumplidos tanto en piscinas públicas como privadas. La normativa se aplica a todas las piscinas, excluyendo aquellas que están reguladas por el Real Decreto 1341/2007, el cual regula la calidad de las aguas de baño.

El alcance de esta normativa abarca aspectos relacionados con la calidad del agua y del aire en las piscinas.

 

  • Establece parámetros y valores paramétricos que deben ser cumplidos para garantizar una adecuada calidad del agua, siguiendo las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud y con el fin de proteger la salud pública.
  • Se establecen parámetros básicos para la calidad del aire en las piscinas cubiertas, con el objetivo de evitar riesgos para la salud de los usuarios.
  • El Real Decreto 742/2013 establece la obligación de que el titular de la piscina disponga de un Protocolo de Autocontrol de Piscinas. Este protocolo, que debe estar actualizado y disponible para el personal de mantenimiento y la autoridad competente, garantiza el cumplimiento de los criterios sanitarios establecidos y establece los controles y medidas correctoras a llevar a cabo.

Criterios técnico-sanitarios para piscinas en España

El Real Decreto 742/2013 establece criterios técnico-sanitarios que deben cumplir las piscinas en España, con el objetivo de garantizar la salud de los usuarios. Esta normativa define diferentes tipos de piscinas y establece las características y parámetros que deben cumplir cada una de ellas.

Tipos de piscinas incluidas en el Real Decreto

  • Piscinas públicas: aquellas que son de acceso público, ya sea de forma gratuita o mediante pago.
  • Piscinas privadas de uso colectivo: aquellas ubicadas en comunidades de propietarios, hoteles, campings u otros lugares de acceso restringido.
  • Piscinas privadas de uso individual: aquellas ubicadas en viviendas particulares.

Características y parámetros a cumplir

piscina limpiaEl Real Decreto establece los criterios específicos que deben cumplir las piscinas según su tipo. Entre las características que se deben tener en cuenta se encuentran el dimensionamiento, el sistema de depuración, la seguridad, la accesibilidad y las condiciones de uso. Además, se definen los parámetros relacionados con la calidad del agua y del aire.

En cuanto a la calidad del agua, se establecen valores paramétricos que deben cumplirse para garantizar la salubridad del agua de las piscinas. Estos valores se basan en recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud y tienen como objetivo prevenir enfermedades y proteger la salud de los usuarios.

Por otro lado, la normativa también establece parámetros básicos para la calidad del aire en las piscinas cubiertas. Esto se debe a la importancia de mantener un ambiente saludable y prevenir riesgos para la salud de los usuarios, como irritación de las vías respiratorias o alergias.

Protocolo de Autocontrol de Piscinas

El Real Decreto 742/2013 establece la obligación para el titular de la piscina de disponer de un Protocolo de Autocontrol de Piscinas. Este protocolo es fundamental para garantizar el cumplimiento de los criterios técnico-sanitarios y salvaguardar la salud de los usuarios.

Obligación del titular de la piscina

El titular de la piscina, ya sea una piscina pública o privada, tiene la responsabilidad de contar con un Protocolo de Autocontrol actualizado y accesible para el personal de mantenimiento y la autoridad competente.

Este protocolo es una herramienta indispensable que permitirá asegurar el cumplimiento de los criterios sanitarios establecidos por la normativa. Asimismo, facilitará la aplicación de los controles y medidas correctoras necesarias en caso de detectarse alguna irregularidad.

Funciones y contenido del protocolo

El Protocolo de Autocontrol de Piscinas tiene como función principal establecer los procedimientos y acciones necesarios para garantizar la seguridad y calidad del agua en las piscinas.

Entre los elementos que deben estar presentes en el protocolo se encuentran:

  • Identificación y descripción detallada de la piscina.
  • Procedimientos de mantenimiento del agua, tales como el control del pH, la desinfección adecuada y los controles periódicos de calidad.
  • Protocolo de limpieza y desinfección de las instalaciones y equipos.
  • Registros relacionados con las actividades de control y mantenimiento.
  • Medidas correctoras a seguir en caso de incumplimiento de los parámetros establecidos.

Además, es fundamental que el protocolo incluya la formación adecuada del personal de mantenimiento, así como el establecimiento de un plan de acciones ante situaciones de emergencia o incidentes en la piscina.

Calidad del agua en las piscinas

La calidad del agua en las piscinas es un factor fundamental para asegurar la salud de los usuarios. El Real Decreto 742/2013 establece parámetros y valores paramétricos que deben ser cumplidos, basados en recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud y motivos de salud pública.

Parámetros y valores paramétricos establecidos

Los parámetros y valores paramétricos establecidos por el Real Decreto son clave para evaluar y mantener la calidad del agua en las piscinas. Estos parámetros incluyen, entre otros:

  • real decreto 742 2013 pH: El valor de pH del agua debe estar dentro del rango de 7,2 a 8,0. Cuando los valores estén fuera del rango se determinará el Indice de Langelier que deberá estar entre – 0,5 y + 0,5. Cuando los valores estén por debajo de 6,0 o por encima de 9,0 se cerrará el vaso hasta normalización del valor.
  • Temperatura: La temperatura debe estar entre 24ºC y 30ºC. Se cerrará el vaso cuando supere los 40ºC.
  • Transparencia: Que el desagüe del fondo sea bien visible.
  • Potencial REDOX: Valor paramétrico entre 250 y 900 mV.
  • Cloro libre: El nivel de cloro libre debe estar entre 0,5 y 1,5 mg/L, para garantizar la desinfección adecuada del agua.
  • Turbidez: La turbidez del agua, que indica la claridad, debe ser menor a 5 UNF. Cuando los valores superen 20 UNF se cerrará el vaso hasta normalización del valor.

Desinfectante residual

Se debe establecer un nivel mínimo de desinfectante residual para asegurar la continua desinfección del agua.

  • En cloro libre residual debe estar entre 0,5 y 2 mg/l. Si llegase a superar 5 mg/l se cerrará el vaso hasta normalización del valor paramétrico.
  • En cloro combinado residual no debe superar 0,6 mg/l. Si se supera 3 mg/l se cerrará el vaso y se intensificará la renovación del aire.
  • Cuando se utilice bromo como desinfectante, el valor paramétrico debe estar entre 2 y 5 mg/l. En caso de superar 10 mg/l se cerrará el vaso y se intensificará la renovación del aire.
  • Cuando se utilice ácido isocianúrico el valor no debe superar los 75 mg/l. En caso de superar 150 mg/l se cerrará el vaso.
  • En caso de usar otro desinfectante, las condiciones vendrán condicionadas por lo que indique la autoridad competente.

Indicadores microbiológicos

  • La presencia de escherichia coli indica la presencia de contaminación fecal acuática. El límite está en 0 unidades por 100 ml.
  • La presencia de pseudomonas aeruginosa puede causar infecciones y cuenta con un límite de 0 unidades por 100 ml.
  • Por último el valor de legionella spp debe ser menor que 100 ufc/l.

Estos parámetros son cruciales para prevenir la proliferación de bacterias, virus y otros microorganismos en el agua de las piscinas, y así evitar posibles enfermedades y riesgos para la salud de los usuarios.

Medidas en caso de incumplimiento

En caso de que se detecte un incumplimiento en los parámetros y valores paramétricos establecidos, se deben llevar a cabo una serie de medidas para proteger la salud de los usuarios. Estas medidas incluyen:

  • Investigación de las causas del incumplimiento: Es fundamental identificar las causas del incumplimiento y tomar acciones correctivas.
  • Implementación de medidas correctoras: Se deben aplicar las medidas necesarias para restablecer la calidad del agua, como ajuste de los niveles de desinfectante o pH, limpieza y tratamiento del agua.
  • Informar a los usuarios: En caso de que exista un riesgo para la salud de los usuarios, se debe informar debidamente sobre la situación y las medidas que se han tomado.

Estas medidas son cruciales para garantizar la seguridad y protección de los usuarios de las piscinas, promoviendo un entorno saludable y libre de riesgos.

Calidad del aire en las piscinas cubiertas

La calidad del aire en las piscinas cubiertas es un aspecto fundamental a tener en cuenta para asegurar la salud y el bienestar de los usuarios. En este sentido, el Real Decreto 742/2013 establece parámetros básicos a cumplir con el objetivo de evitar riesgos y garantizar un ambiente seguro y saludable dentro de estas instalaciones.

Parámetros básicos a cumplir

En cumplimiento de la normativa, es necesario mantener un adecuado nivel de ventilación en las piscinas cubiertas. Para ello, se establecen ciertos parámetros que deben ser cumplidos:

  • Humedad relativa debe ser menor al 65%.
  • Temperatura ambiente: La temperatura seca del aire en piscinas climatizadas se mantendrá 1ºC o 2ºC por encima de la temperatura del agua del vaso, excepto en casos de hidromasaje.
  • Control de CO2: Se deben implementar mecanismos de monitoreo y control de los niveles de dióxido de carbono presentes en el ambiente. La concentración de CO2 en el aire de piscinas climatizadas no debe ser mayor a 500 ppm en volumen del CO2 del aire exterior.

Estos parámetros son indispensables para mantener una buena calidad del aire y prevenir la exposición a sustancias que puedan afectar la salud de los usuarios y del personal encargado del mantenimiento.

Prevención de riesgos para la salud

La prevención de riesgos para la salud es un objetivo clave en el Real Decreto 742/2013. En el caso de las piscinas cubiertas, se deben adoptar medidas para minimizar la presencia de agentes que puedan resultar perjudiciales para la salud de las personas.

Entre estas medidas se encuentran:

  • Control de temperatura y humedad: Se debe garantizar que tanto la temperatura del aire como la humedad se encuentren en rangos óptimos para evitar la proliferación de microorganismos y garantizar el confort de los usuarios.
  • Mantenimiento de sistemas de filtración y desinfección: Se deben llevar a cabo procedimientos periódicos de limpieza y desinfección de los sistemas de ventilación y filtración del aire para asegurar su correcto funcionamiento y la eliminación de posibles agentes contaminantes.
  • Educación y concienciación: Es fundamental fomentar la concienciación entre los usuarios y el personal de las piscinas cubiertas sobre la importancia de mantener una buena calidad del aire y adoptar hábitos saludables.

Responsabilidad y fuentes de información

Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social

El Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social es la entidad responsable de la normativa y regulaciones relacionadas con el Real Decreto 742/2013 en España. A través de su página web oficial, proporciona información actualizada y detallada sobre los criterios técnico-sanitarios que deben cumplir las piscinas en el país.

Buscador de información y enlaces temáticos

El Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social ofrece un buscador de información que facilita la consulta de aspectos concretos del Real Decreto 742/2013. Este buscador permite acceder de manera rápida y sencilla a los contenidos específicos relacionados con las piscinas en España.

Además, a través de su página web, el Ministerio proporciona enlaces a otras fuentes de información temáticas relevantes. Entre estas se encuentran la Biblioteca y Publicaciones del Ministerio, donde se pueden encontrar documentos y recursos adicionales sobre el Real Decreto 742/2013 y otros aspectos relacionados con la salud y la calidad del agua en las piscinas.

 

Real Decreto 742/2013 punto por punto

Artículo 1. Objeto

El Real Decreto 742/2013 establece estándares para la calidad del agua y aire en piscinas, protegiendo la salud de los usuarios contra riesgos físicos, químicos o microbiológicos.

Este real decreto tiene por objeto establecer los criterios básicos técnico-sanitarios de la calidad del agua y del aire de las piscinas con la finalidad de proteger la salud de los usuarios de posibles riesgos físicos, químicos o microbiológicos derivados del uso de las mismas.

Artículo 2. Definiciones

En este artículo se encuentran las definiciones de los términos que van a encontrarse en el Real Decreto. Se puede encontrar los diferentes tipos de piscina que existen y su definición. Además, muestra definiciones de los vasos, el titular y los sistemas de tratamiento. 

Artículo 3. Ámbito de aplicación

El Artículo 3 del Real Decreto 742/2013 establece las aplicaciones de la normativa en piscinas en España, especificando requisitos para piscinas públicas y privadas. Se detallan condiciones para piscinas de uso privado tipo 3A y 3B, mientras que se excluyen piscinas naturales, vasos termales o mineromedicinales de su ámbito de aplicación.

Se excluyen del ámbito de aplicación de este real decreto: a) Las piscinas naturales. b) Los vasos termales o mineromedicinales.

Artículo 4. Actuaciones y responsabilidades

El Artículo 4 del Real Decreto 742/2013 establece que el titular de la piscina debe notificar su apertura a la autoridad competente, operar la piscina cumpliendo con normativas y medidas de vigilancia, mantener un registro electrónico de autocontrol e incidencias, y seguir una guía proporcionada por la autoridad para el diseño del programa de autocontrol o vigilancia sanitaria.

3. El titular de la piscina deberá registrar los datos relativos al autocontrol y situaciones de incidencias e incumplimiento, con las medidas correctoras adoptadas, preferentemente en soporte informático.
4. La autoridad competente pondrá a disposición de los titulares, una guía adecuada a su
territorio para el diseño del programa de autocontrol de piscinas o en su defecto, un
programa de vigilancia sanitaria de las piscinas para su ámbito territorial.

Artículo 5 Características de la piscina

El Artículo 5 establece que los nuevos proyectos de construcción de piscinas deben cumplir con normativas específicas, como el Código Técnico de la Edificación, y el titular de la piscina debe asegurar que las instalaciones prevengan riesgos para la salud y mantengan la salubridad.

El titular de la piscina deberá velar para que sus instalaciones tengan los elementos adecuados para prevenir los riesgos para la salud y garantizar la salubridad de las instalaciones.

Artículo 6 Tratamiento de agua

El Artículo 6 asegura que en las piscinas, los tratamientos del agua deben garantizar su calidad según las normativas, incluyendo filtración y desinfección. Prohíbe aplicar productos químicos directamente en la piscina, salvo en situaciones excepcionales con cierre previo y sin nadadores presentes.

Los tratamientos químicos no se realizarán directamente en el vaso. El agua deberá circular por los distintos procesos unitarios de tratamiento antes de pasar al vaso.

Artículo 7. Productos químicos utilizados para el tratamiento del agua del vaso.

Las sustancias usadas para tratar el agua de las piscinas deben cumplir con estándares específicos, según las normativas del Real Decreto 1054/2002 y el Reglamento (CE) n.º 1907/2006 (REACH). En nuevas piscinas o modificaciones, la dosificación de estas sustancias debe realizarse mediante sistemas automáticos o semiautomáticos.

En el caso de nuevas piscinas o de modificación constructiva del vaso, la dosificación de las mezclas o sustancias señalados en el apartado 1 y 2, se realizará con sistemas automáticos o semiautomáticos de tratamiento, sin perjuicio de lo dispuesto en el segundo párrafo del artículo 6.3.

Artículo 8. Personal.

Sobre el personal de la instalación

El personal para la puesta a punto, el mantenimiento y la limpieza de los equipos e instalaciones de las piscinas deberá contar con la formación requerida y necesaria para la actividad que desempeña dentro del mismo, siempre y cuando sean actuaciones operativas y que pudieran incidir sobre la calidad del agua de la piscina.

Artículo 9 Laboratorios y métodos de análisis

Los laboratorios que analizan el agua de piscinas deben tener un sistema de garantía de calidad. Si no tienen acreditación, deben validar los procedimientos de análisis, y los kits utilizados deben cumplir con estándares como UNE-ISO 17381. Los titulares de las piscinas deben tener los procedimientos escritos de los métodos de análisis utilizados.

El titular de la piscina deberá disponer de los procedimientos escritos de los métodos de análisis in situ utilizados para la cuantificación de los parámetros y los límites de detección o de cuantificación.

Artículo 10 Criterios de calidad del agua y aire

El agua de la piscina debe estar libre de sustancias y organismos dañinos, cumplir con los requisitos del anexo I, y contener desinfectante residual. El aire en áreas cubiertas no debe representar riesgos para la salud, cumpliendo con los requisitos del anexo II.

1.El agua del vaso deberá estar libre de organismos patógenos y de sustancias en una
cantidad o concentración que pueda suponer un riesgo para la salud humana, y deberá
cumplir con los requisitos que se especifican en el anexo I. El agua del vaso deberá contener desinfectante residual y tener poder desinfectante.
2. El aire del recinto de los vasos cubiertos o mixtos y en las salas técnicas, no deberá
entrañar un riesgo para la salud de los usuarios y no deberá ser irritante para los ojos, piel o mucosas y deberá cumplir con los requisitos que se especifican en el anexo II.

Artículo 11 Control de calidad

El titular de la piscina debe realizar controles regulares de parámetros de agua y aire según los anexos I y II, incluyendo controles iniciales, de rutina y periódicos. En piscinas cubiertas, se asegurará la renovación del aire y se realizarán controles correspondientes. Se deben colocar puntos de toma de muestra representativos, y el titular debe tener un protocolo de autocontrol que abarque tratamiento del agua, mantenimiento, limpieza, seguridad y buenas prácticas. Ante riesgos potenciales, la autoridad competente puede requerir ajustes en el protocolo para salvaguardar la salud de los usuarios.

El titular de la piscina deberá disponer de un protocolo de autocontrol específico de la piscina, que siempre estará en la propia piscina a disposición del personal de mantenimiento y de la autoridad competente, debiendo actualizarlo con la frecuencia necesaria en cada caso. Este protocolo de autocontrol deberá contemplar, al menos, los siguientes aspectos:

a) Tratamiento del agua de cada vaso.

b) Control del agua.

c) Mantenimiento de la piscina.

d) Limpieza y desinfección.

e) Seguridad y buenas prácticas.

f) Plan de control de plagas.

g) Gestión de proveedores y servicios

Artículo 12. Situaciones de incumplimiento.

Si se incumplen las normativas del anexo I, II o III, el titular de la piscina debe investigar y corregir la situación de inmediato, informando a la autoridad competente si es necesario. Después de corregir el incumplimiento, se realizará una comprobación, y en situaciones críticas, el vaso se cerrará hasta que los valores se normalicen.

El vaso deberá ser cerrado al baño, hasta que se normalicen sus valores, al menos, en las siguientes situaciones:

a) Cuando el titular o la autoridad sanitaria considere que existe de forma inminente un riesgo para la salud de los usuarios.

b) Tras el control de rutina y/o periódico cuando se presenten las condiciones de cierre del vaso contempladas en el anexo I.

c) Cuando en el agua del vaso haya presencia de heces o vómitos u otros residuos orgánicos visibles.

Artículo 13 Situaciones de incidencia

Si se detecta una situación de incidencia según el anexo V, el titular debe investigar y tomar medidas correctoras y preventivas, informando a la autoridad competente, que notificará al Ministerio de Sanidad en un plazo máximo de un mes mediante medios electrónicos.

La autoridad competente deberá notificarlo, en el plazo máximo de un mes, al Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad. La notificación se realizará por medio electrónico o comunicación electrónica a través de la página web del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad y contendrá la información descrita en el anexo V.

Artículo 14 información al público 

El titular de la piscina debe proporcionar información accesible y visible para los usuarios, incluyendo los resultados de los controles, situaciones de incumplimiento, medidas correctoras, información sobre productos químicos, prevención de accidentes, la presencia de socorristas y normas de uso de la piscina.

Artículo 15 Remisión de información

Este artículo trata de la notificación de los datos al sistema de información SILOE. 

Las piscinas de uso público definidas en el artículo 2 punto 2, deberán notificar los datos relativos al anexo IV del año anterior, en el sistema de información SILOE (https://siloe.sanidad.gob.es), antes del 30 de abril de cada año. En el caso de no variar la información de la piscina relativa a las partes A y B del anexo IV, su notificación será, al menos, cada 5 años.
La autoridad competente, definida en el artículo 2 punto 11, velará para que la administración local y los titulares de las instalaciones cumplan con lo descrito en el punto 1.

Artículo 16 Régimen sancionador

Aplicación de sanciones por incumplimiento de la normativa:

 

Sin perjuicio de otra normativa que pudiera resultar aplicable, el incumplimiento de las disposiciones de este real decreto podrá dar lugar a la aplicación de las sanciones establecidas en la Ley 14/1986, de 25 de abril, General de Sanidad y en la Ley 33/2011, de 4 de octubre, General de Salud Pública.

Ver Real Decreto 742/2013 online

Autocontrol Piscinas se encargará de realizar todos los trámites de adecuación del Protocolo Autocontrol Piscinas inicial ante la Autoridad Competente de Inspección, Consejería de Sanidad de la CC.AA correspondiente, necesarios para el cumplimiento de la normativa vigente.

Como resultado de esta actuación, la situación de su piscina de uso público quedará perfectamente regularizada.

 

Comparte este artículo

Artículos relacionados