Garantizando la Seguridad en Piscinas: Normativas y Barreras de Protección

Seguridad-en-piscinas

La seguridad en las piscinas es una preocupación prioritaria, especialmente cuando se trata de proteger a los más vulnerables de los riesgos de ahogamiento.

Las regulaciones establecidas en la Sección SUA 6 del Código Técnico de Edificación proporcionan pautas claras sobre la obligatoriedad de las barreras de protección y sus características específicas.
Barrera-de-proteccion-para-piscinas

Obligatoriedad de las Barreras de Protección

Según la Sección SUA 6, es imperativo que las piscinas cuenten con barreras de protección adecuadas en áreas donde el acceso de los niños a la zona de baño no esté controlado.

Estas barreras deben impedir el acceso al vaso, a menos que sea a través de puntos específicos con elementos practicables que dispongan de sistemas de cierre y bloqueo.

Directrices para la Implementación de Medidas de Seguridad Infantil en Piscinas

El objetivo principal es garantizar que los niños pequeños no puedan acceder sin supervisión a la piscina cuando no está en uso, ya sea debido al horario o la temporada.

Para lograr esto, es necesario implementar medidas físicas que restrinjan el acceso desde cualquier área común del edificio (ya sea dentro o fuera, incluyendo áreas ajardinadas alrededor de la piscina) hacia la piscina. Esto puede lograrse mediante puertas cerradas o mediante barreras de protección específicas.

En el caso de piscinas de uso público, como piscinas municipales o de establecimientos turísticos, si todo el recinto se cierra cuando la piscina no está en uso, no es necesario instalar barreras adicionales alrededor de la piscina.

Consideraciones sobre el Diseño y Colocación

Independientemente de la elección entre puertas de acceso controladas desde el edificio o barreras específicas cercanas al vaso de la piscina, se requiere que existan elementos físicos que limiten el acceso no autorizado en períodos fuera de uso.

Además, se deben evitar materiales que no sean resistentes al agua y asegurar que el diseño y la colocación de las barreras no representen peligros adicionales.

Características Constructivas Cruciales

Las barreras de protección deben cumplir con las siguientes características fundamentales:

  1. Altura mínima de 1,20 m y resistencia a fuerza horizontal: Las barreras deben ser al menos de 1,20 metros de altura y deben ser lo suficientemente fuertes para resistir una fuerza que se aplique horizontalmente en el borde superior de la barrera de 0,5 kilonewtons por metro (0,5 kN/m).
  2. Sin puntos de apoyo entre 30 cm y 50 cm sobre el suelo o la línea de la escalera: En el espacio que va desde los 30 cm hasta los 50 cm sobre el nivel del suelo o la línea de inclinación de una escalera, no deben haber puntos en los que una persona pueda apoyarse, incluyendo salientes horizontales que sobresalgan más de 5 cm.
  3. Sin salientes horizontales mayores a 15 cm entre 50 cm y 80 cm sobre el suelo: Entre los 50 cm y 80 cm sobre el suelo, no debe haber salientes que tengan una superficie horizontal mayor a 15 cm de profundidad.
  4. Sin aberturas que permitan el paso de una esfera de 10 cm de diámetro, excepto en los escalones: Las barreras no deben tener espacios que puedan ser atravesados por una esfera de 10 cm de diámetro, con la excepción de las aberturas triangulares en los escalones que forman la huella y la contrahuella, siempre que la distancia entre el límite inferior de la barandilla y la línea de inclinación de la escalera no sea más de 5 cm.

Cumplimiento Normativo

Es esencial que las piscinas cumplan con estas normativas para garantizar la seguridad de los usuarios, especialmente en entornos donde los niños pueden estar presentes sin supervisión.

Además, las características de las barreras de protección deben ajustarse a las exigencias del Código Técnico de Edificación y otras regulaciones aplicables.

En conclusión, las barreras de protección desempeñan un papel fundamental en la prevención de accidentes en piscinas. Siguiendo las normativas y asegurando que las barreras cumplan con las características constructivas, se contribuye a crear un entorno seguro y disfrutable para los usuarios.

Si dispones de una piscina de uso colectivo y necesitas asesoramiento sobre cómo cumplir con la normativa y el Protocolo de Autocontrol, desde Autocontrol Piscinas te asesoramos cómo hacerlo.

Comparte este artículo

Artículos relacionados