Tipos de Cubiertas para piscina. ¿Cuál te interesa más?

Tipos de cubiertas para piscina ALT

Cada vez son más las personas que desestiman vaciar el agua de sus piscinas una vez terminado el verano y deciden eliminar la estacionalidad en su utilización prolongando su disfrute todo el año con la instalación de una cubierta.

Además de ampliar la utilización de nuestro vaso más allá de los meses de verano, las cubiertas, son una solución importante a la hora de reducir el coste de mantenimiento y climatización hasta en un 50%, ya que evitan la evaporación del agua de la piscina, que la superficie de la misma se ensucie y que conserven mejor una temperatura óptima para el baño, con el consiguiente ahorro energético en el uso de las depuradoras y los sistemas de climatización, respectivamente.

Debido a un efecto invernadero, filtran los rayos solares y acumulan el calor bajo la cubierta, aumentando hasta 10 grados la temperatura del agua, lo que hace innecesario instalar aparatos adicionales para calentar el vaso.

Tipos de cubiertas para piscina según su estructura

Las cubiertas para piscina son estructuras fabricadas en aluminio, aleación de aluminio o madera que se adaptan a todas las medidas y formatos. Además las hay telescópicas, móviles, de tipo globo y murales o fijas, en cualquier caso, siempre dotadas de mecanismos que permiten abrirlas fácilmente sin ningún esfuerzo. Vamos a ver una breve descripción de las mismas.

Cubiertas telescópicas para piscina: Están formadas por varios módulos que van encajando unos dentro de otros al deslizarse, con unas pequeñas ruedas o sobre raíles, en una estructura fija de aluminio. Los paneles suelen estar fabricados en polimetacrilato o policarbonato y pueden ser ahumados, transparentes o completamente opacos, aunque siempre reciben un tratamiento anti UV para proteger el interior.

Con la cubierta telescópica, la piscina exterior se puede utilizar todo el año, sin ningún inconveniente vinculado a la estación o el tiempo. Es posible ampliar la superficie, englobando, además de la piscina, la terraza o una parte del jardín, disfrutando todo el año de ese espacio relajante.

Cubiertas de techo móvil para piscina: Se caracterizan porque la parte superior puede extraerse o desplazarse tanto manual como automáticamente. Es conveniente retirarlas cada cierto tiempo para renovar el oxígeno del interior y evitar la condensación del agua.

Además, la cubierta móvil es el modo más seguro de prevenir situaciones peligrosas, impidiendo el acceso de niños y animales.

Cubiertas de globo para piscina: Son estructuras de tipo hinchable formadas por una lona que se mantiene con la presión correcta para que se quede siempre tensa. Garantizan la estanqueidad gracias a unos tirantes que la sujetan firmemente al suelo.

Cubiertas murales para piscina: Se trata de estructuras que pueden plegarse completamente durante el verano y mantenerse fijas en invierno. Se diferencian del resto en que el techo puede retirarse de forma independiente a los murales laterales, lo que amplía las posibilidades del baño.

Tipos de cubiertas para piscina según el material de construcción

Estructura en aluminio: El aluminio es un material usado con profusión en la construcción de cubiertas para piscinas debido a sus ligereza, resistencia y resistencia a a corrosión.

La mayor parte de la estructura de estas cubiertas está realizada con perfiles de aluminio y paneles de policarbonato alveolar. Las ventajas de esta solución son la ligereza y la predisposición a ocupar grandes espacios.

Estructura en aleación de aluminio: Las aleaciones de aluminio, como el anticorodal, tienen un peso específico, una elevada resistencia a la corrosión y son fácilmente maleables. La densidad de las aleaciones de aluminio es igual a un tercio de la del acero, lo que permite maniobrar con comodidad la cubierta. La posibilidad de mover los módulos individuales sin el empleo de guías de deslizamiento, y el hecho de contar con las paredes en plexiglás, otorgan un elevado nivel estético y funcional, reduciendo sensiblemente los costes.

Estructura de madera: Gracias a los diversos acabados de la madera, esta cubierta se integra en el entorno a la vez que revaloriza el aspecto exterior de la estructura. Este material, empleado durante décadas en la construcción, conjuga estética, solidez y durabilidad.

Mucho más resistente mecánicamente que  los otros materiales, la madera laminada encolada posibilita una personalización mayor. La cubierta puede ser telescópica, o fija con paneles de policarbonato alveolar o de resina acrílica transparente.

Asesoramiento profesional en cubiertas para piscina

Tras ver este resumen de la gran variedad de cubiertas para piscinas que podemos encontrar en el mercado, en el momento que decidamos instalar una en nuestra casa será necesario analizar diversos elementos y dejarse asesorar por los profesionales para encontrar la estructura que más convenga acorde con, por ejemplo, el espacio que se disponga, las condiciones climáticas de la zona o la utilidad real que se le quiera dar para proteger la piscina en cualquier  estación del año, sólo para cubrirla durante la época invernal, para evitar accidentes fuera de temporada, etc.

Todas ellas están, además, pensadas para no requerir de un mantenimiento especialmente complicado, aunque conviene, por ejemplo, limpiarlas de manera regular con productos respetuosos, sobre todo en su estructura.


Accede a nuestro directorio de empresas de cubiertas de piscinas y encontrarás a los mejores profesionales especializados en España. Puedes solicitar presupuesto de forma gratuita y sin compromiso: Directorio de Empresas de Piscinas.

Comparte este artículo

Artículos relacionados